NBAE/Getty Images/Gary Dineen

La temporada 2013-2014 en el recuerdo: 25 años de NBA

Por Miguel Ángel Martín

Colaborador de Timberwolves.com

@BerkutMartin

La pasada temporada en Minnesota fue un año muy especial para los Lobos. Un año para mirar al pasado y recordar las 25 temporadas en la NBA en las que han participado los Timberwolves. Momentos llenos de pasión e ilusión que perduran hasta nuestros días.

Fue en 1989 cuando el estado de Minnesota logró por fin regresar al mundo de la NBA, después de tantos de años de ausencia, desde que los Lakers de Minneapolis abandonasen la ciudad para marcharse a California. Esta vez sería los Timberwolves los encargados de devolver el baloncesto de más alto nivel al estado de los 10.000 lagos.

En la primera temporada varios fueron los nombres que más destacaron y que pasarían a la historia de esta organización y también de la NBA.  Bill Musselman fue el encargado de ser el primer entrenador de los Lobos en la NBA. Regresaba a Minnesota después de haber entrenado a la Universidad de Minnesota desde 1970 hasta 1975. En lo que se refiere a los jugadores que defendieron los colores de los Lobos en su primera temporada destacan Sidney Lowe (que estaba en su tercera temporada cuando firmó con Minnesota), Tod Murphy, Brad Lohaus, Pooh Richardson, Tony Campbell y Sam Mitchell.

En ese primer año el balance de victorias-derrotas fue de 22-60, con una asistencia total al pabellón de los Lobos de 1.075.572 espectadores, con un partido en el que llegaron a asistir 49.551 fans. Todo ello en el Metrodome, ya que la actual casa de los Lobos lo sería desde 1990. inaugurándose el Target Center ante los Dallas Mavericks ante 19.006 fans, logrando ser nombrado sede del All Star en 1994.

Christian Laettner fue la primera gran estrella y promesa de futuro de los Lobos, después de que fuese el único universitario que formó parte del Dream Team que participó y ganó el oro olímpico en los Juegos de Barcelona en 1992. En su primera temporada en la NBA, Laettner (que provenía de Duke), promedió 18.2 puntos y 8.7 rebotes por partido, logrando terminar la temporada siendo elegido para el NBA All-Rookie Team.

Pero fue unos años más tarde, concretamente en 1995, cuando llegaría realmente el primer gran jugador de los Lobos que aspiró y logró conquistar el MVP. Kevin Garnett revolucionó la historia de la franquicia en los más de diez años en los que estuvo al frente del equipo de Minnesota.

En 2004  logró alzarse con el MVP de la temporada regular, al tiempo que llegó a los Timberwolves al mejor registro de victorias de su historia y llevar a Minnesota a sus primeras (y únicas hasta el momento) finales de conferencia de su historia. Sería ante los Lakers y serían ellos los que cortarían las ilusiones de los Lobos de verse las caras con Detroit en las finales de la NBA de aquella temporada.

Kevin Garnet abandonó Minnesota siendo el líder de la franquicia en rebotes con un total de 10.542, líder en anotación con un total de 19.041 puntos, con 47 partidos de playoffs disputados y un total de 501 victorias con el equipo. También como miembro de los Timberwolves logró ser nombrado como MVP del Juego de las Estrellas que se disputó en Atlanta en 2003.

Pero nada es eterno y su era terminó cuando marchó a Boston, donde lograría el tan ansiado anillo de campeón para su carrera. Pero si esa terminaba, otra bien distinta llegó. Kevin Love y Ricky Rubio se convertirían en las nuevas caras de los Lobos hasta la actualidad.

Kevin Love llegó a Minnesota después de que los Timberwolves eligiesen a O.J. Mayo en el draft, pero hiciesen el canje por el alero de los Lobos. Desde entonces ha promediado 17.3 puntos, logrando ser elegido para participar en dos All Star. En uno de ellos consiguió la titularidad y en otro logró vencer en el concurso de triples.

Ricky Rubio llegaría a la entidad de Minnesota después de ser elegido con el número 5 del draft del 2009, tras lograr la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008. Con esa medalla batió todos los registros de juventud de un medallista hasta ese momento y causó una sensacional impresión que le condujo a la NBA. Pero no fue hasta la temporada 2011-2012 que debutase en la liga. La pasada temporada logró batir el record de robos de balón de un jugador de los Lobos en una temporada y el record de asistencias de un jugador de la organización en un partido. Su magia le ha convertido en uno de los jugadores más queridos por los fans y en una de las imágenes de la organización.

Ahora los primeros 25 años de vida de los Lobos son historia y otro nuevo ciclo comienza para la organización. Otros 25 años que también estarán llenos de recuerdos y de grandes momentos que llenarán de alegría y satisfacción a los fans de los Lobos.

Esperemos que dentro de 25 años podamos volver la mirada atrás una vez más y comprobar que en Minnesota se sigue disfrutando del baloncesto NBA y que se hallan vivido mejores momentos incluso de los vividos en el primer cuarto de siglo de vida de esta organización.

Hasta pronto desde España.