Scola recibe la visita de compatriota argentino

El año 2002 el mundo del baloncesto cambió. Sucedió en el Campeonato Mundial de la FIBA (Federación Internacional de Baloncesto por sus siglas en ingles) en Indianapolis. Por primera vez en la historia, un equipo conformado por jugadores de la NBA fue vencido por otro país. Ese fue el equipo argentino quien contaba entre sus jugadores a un poderoso atacante, nada menos que el gigante de los Suns Luis Scola. Adelantándonos en el tiempo, una década más tarde Scola continua representando a Argentina en partidos internacionales. Durante los Juegos Olímpicos del 2012 en Londres, Scola y compañía terminaron en la cuarta ubicación de dicha competición.

Desde ese 2002, Argentina ha producido una manada de jugadores para la NBA, además de lograr resultados estelares a nivel internacional. Argentina capturo la medalla de oro Olímpica en los Juegos de Atenas del 2004, la de bronce en Beijing y el oro en el 2011 durante el Campeonato de Las Américas de la FIBA.

La generación de jugadores a la que pertenece Scola es conocida como la Generación Dorada “Golden Generation” (como se le conoce en inglés) del baloncesto argentino. Otros miembros de esta generación incluyen al jugador de los Spurs Manu Ginobili, Carlos Delfino del equipo de Houston, al ex atacante de los Bulls Andrés Nocioni y al ex central de los Spurs Fabricio Oberto. Recientemente, el entrenador en jefe de Argentina, Julio Lamas visito a Scola y pasó unos días con él en la ciudad de Phoenix. Los compatriotas tuvieron oportunidad para hablar de cómo van las cosas con el jugador y su nuevo equipo, así como planificar para la nueva temporada internacional que comenzará en el verano.

“El trata de ver cómo nos encontramos, cómo estamos jugando y cómo nos sentimos en general” manifiesta Scola. “Tratamos de encontrar un tiempo disponible en nuestros horarios, de modo que podamos estar juntos y de ese modo revisar el plan para el verano, y al mismo tiempo chequear como nos sentimos física y mentalmente” Las visitas son una manera elaborar un plan de modo que los argentinos puedan mejorar sus oportunidades de jugar mejor en el verano. Al visitar a Ginobili en San Antonio, Delfino en Houston y al atacante de los Knicks Pablo Prigione en Nueva York, Lamas puede aprender más sobre sus jugadores en términos de sus nuevas habilidades y tendencias en sus equipos de la NBA.

Culminadas las visitas a sus estrellas de la NBA, Lamas viajará a Europa y a Sudamérica para ver a sus otros jugadores, miembros de la selección nacional argentina. El viaje le permite a Lamas aprender y ponerse al día de lo que está sucediendo en el mundo del baloncesto. Lamas necesita prepararse ahora para la vida después de la generación dorada, debido a que todos han llegado o superado la barrera de los 30 años de edad. Scola cumplirá 36 años durante los Juegos Olímpicos del 2016 en Brasil, y es muy probable que aquella sea su última oportunidad de vestir la camiseta defendiendo los colores de Argentina en una competición internacional. Al menos esa es la meta de Scola.

“Estamos enfrentado nuevos desafíos” refiere Scola “Algunos de los compañeros no estarán más con el grupo, algunos están envejeciendo de modo que sus roles y participación deberán cambiar debido a que no serán tan efectivos como antes. Dadas las circunstancias vamos a tratar de juntar al mejor equipo que podamos” concluyó Scola.