El Equipo de Entrenamiento Físico de los Suns introduce Tecnología de los Superhéroes!

(Traducido al Español por: Oscar Minan Raffo)
Publicado en: Febrero 20, 2013

Es perfectamente adecuado ver a los jugadores de los Suns caminando con una vestimenta que los hace muy parecidos a Iron Man (El Hombre de Acero). Muy similar al superhéroe de Marvel Comics. Y es que el equipo de entrenamiento físico de los Suns está usando la tecnología, de modo que puedan sacar más ventaja de sus oponentes. Para todos aquellos que no están familiarizados con Iron Man, el es el superhéroe que tiene un aparato circular pegado a su corazón, el mismo que es la fuente de su poder. De modo similar, el equipo de entrenamiento físico de los Suns está usando unos uniformes de entrenamiento de spandex, los cuales tienen pegado un aparato también circular en el área del corazón, dicho aparato se encarga de medir su rendimiento.

Luego de probarlo durante la última temporada, los Suns invirtieron en el sistema de entrenamiento llamado Zephyr. Este sistema consiste en un aparato que se utiliza para monitorear y recoger información importante y valiosa para el equipo de entrenamiento físico, de modo que puedan tener compilar valiosos datos sobre los niveles de aptitud física de los jugadores. Además los Suns han añadido a un Consultor especialista en rendimiento y recuperación: Tyler Wallace al equipo de entrenamiento físico de modo que pueda supervisar el nuevo sistema. Wallace tiene hondas raíces con uno de los más modernos equipos de entrenamiento de la NBA, gracias a su puesto en la Academia Nacional de Medicina Deportiva, una organización que ha trabajado íntimamente con los Suns a lo largo de los años.

“Nos enfocamos básicamente en tres elementos en particular” explico Wallace “Monitoreamos la carga fisiológica –es decir cómo es que trabaja el corazón durante la práctica- la carga en general y la intensidad que los jugadores están poniendo en la parte mecánica. La parte mecánica se enfoca en la carga de trabajo en las piernas y la velocidad eventual. Los datos de esos tres elementos son coleccionados y como consecuencia se produce un algoritmo que refleja un valor referente a la práctica. Producto de ello, el equipo de entrenamiento físico puede deducir: la intensidad total durante el entrenamiento emitido por cada jugador y el efecto total del entrenamiento en el cuerpo.

Los datos pueden ser coleccionados a través del disco que se parece al que usa el Iron Man, el cual esta insertado en la camiseta a la altura del corazón o a través de una cinta. La mayoría de los jugadores del equipo prefieren utilizar la cinta. “Una vez que obtenemos toda la información, podemos hacer una recomendación desde el punto de vista: preventivo, de recuperación, condicionamiento y fuerza por cada jugador de modo individual, de modo que no ocurra un sobre entrenamiento en cada una de esas categorías” informo Wallace.

Para los que juegan menos minutos, el sistema es usado en el gimnasio (en el área de pesas) y en el campo cuando el entrenador de promoción de jugadores, busca asegurarse que los muchachos estén en la cima de sus condiciones. Además le permite al equipo de entrenadores predecir dos elementos: fatiga y calambres, de modo que pueden bajar el número de lesionados. “Creo que también puede calcular los supuestos que teníamos anteriormente, aunque todavía no hemos explorado esa parte en profundad” continuo Wallace y añadió “Nos ayuda tremendamente a obtener datos objetivos sobre que tan fuerte está trabajando cada jugador y en consecuencia permite tomar las medidas necesarias desde el ángulo de la medicina deportiva, fuerza y condicionamiento físico.

La tecnología que Zephyr proporciona es de última generación. Originalmente, Zephyr fue usado en el ejército y recientemente ha sido adoptado por el deporte profesional. Los Suns están solo a la mitad de su primera temporada utilizando esta información en las prácticas. Mientras tanto, durante los juegos los Suns usan un sistema de monitoreo de seis cámaras desarrollado por STATS Inc, en el US Airways Center, el que se encarga de medir y rastrear las distancias y el ritmo cardiaco.

Todas estas estadísticas son compiladas y analizadas luego de considerar el tipo fisiológico de cada jugador. Los resultaros muchas veces son sorprendentes para los jugadores. En ocasiones un jugador entra al campo de entrenamiento con mucha energía, sin embargo los datos pueden indicar al equipo de entrenamiento que el jugador está más cansado de lo que el mismo piensa. En ocasiones ocurre lo opuesto. Estas estadísticas arrojan también el tipo cardiovascular de cada jugador. Por ejemplo el delantero de los Suns, Michael Beasley puede resistir mucho más trabajo cardiovascular que un jugador promedio. Esto se convierte en un reto para el equipo de entrenamiento físico: elevar el ritmo cardiaco de Beasley, ya que él puede entrenar por días enteros. Tomando esto en consideración, el equipo designa un tipo de entrenamiento que es especial y especifico para él y para su nivel de condicionamiento.

“No es el mismo juego o práctica donde comienzas, te detienes, cortas y cosas por el estilo” confiesa Wallace y agrega “Es más interesante desde una perspectiva más completa, al buscar reproducir el mismo tipo de nivel de actividad en un entrenamiento. También favorece en el largo plazo de modo que se puede programar para las temporadas bajas” Gracias a Zephyr el equipo técnico ha confirmado muchos de sus supuestos en cuanto a entrenamiento y aptitud física. Sin embargo la utilización de esta tecnología se encuentra en sus etapas iniciales y por ahora han conseguido llegar a revelar solamente la punta del iceberg.

“Todavía no hemos descubierto la receta secreta” comento Wallace “Pero nos produce una información muy valiosa que ayuda al sistema de entrenamiento que poseemos, que dicho sea de paso es muy bueno. Siempre buscamos lo siguiente, lo más nuevo en innovación y tecnología, así como otras herramientas y modalidades que puedan darnos más beneficios y que nos sean de gran utilidad para nuestros propósitos” sentencio.