American Idol: Scola conoce a Barkley

(Barry Gossage/NBAE via Getty Images)
Por: Greg Esposito, Suns.com

Versión traducida al Español por: Oscar Minan-Raffo

Una de las cosas que son únicas al trabajar en el deporte profesional, es la oportunidad de conocer a los jugadores a un nivel más personal. Como fanáticos, vemos a esta gente como especímenes físicos de quienes esperamos rindan al más alto nivel en determinado tiempo. Pero, cuando uno tiene la oportunidad de conocerlos, caemos en la cuenta que no son diferentes a las demás personas.

Este es el caso del atacante de los Suns Luis Scola.

Mientras que Luis crecía en otra parte del mundo – o al menos a 5,828 millas- distancia entre Phoenix y Buenos Aires, Argentina. El logró mantener una característica en común con muchos de los que crecieron en el Valle allá por los años 90. El era un gran fanático de Charles Barkley.

“Lo veía en los días que jugaban los Suns” recuerda con una sonrisa en la cara, Scola de 33 años. “Cuando instalamos el cable en casa por primera vez, los Suns estaban jugando las finales. Pasaron las eliminatorias completas y pude ver por TV los playoffs en su totalidad”

Mucha gente en el Valle se enamoró del encanto de Barkley fuera de las canchas y la tenacidad de su juego en ellas durante la memorable campaña de 1993, pero es difícil discutir – sin importar cuán doloroso es para los fanáticos de los Suns admitirlo- que en esa época, Michael Jordan era el favorito de la NBA. A pesar que Sir Chales obtuviera el MVP ese año, Jordan era el jugador al que la mayoría de los fanáticos admiraban a nivel nacional.

De modo que la pregunta es: cómo es que Scola hizo para unirse a la gente de los Suns que amaban al conocido: “Round Mound of Rebound”?

“Por alguna razón yo siempre quería que ganara Phoenix” afirma mientras rebuscaba en los recuerdos de su memoria de adolecente de 13 años. “Todo el mundo amaba a Michael Jordan, y yo trataba de ser diferente. A mí me gustaba Charles, él fue el MVP ese año, de modo que yo le iba a Charles”

Como si el juego de Scola: duro y tenaz, durante la temporada no fuera suficiente para hacerse querer por los fanáticos de los Suns, su aversión por Mike y el apoyo a uno de los equipos históricamente favoritos de Phoenix, le dieron otra razón para que los fanáticos se identificaran y quisieran al argentino.

Así como muchos otros hombres en los 20 o 30 años, Scola siempre quiso conocer al ídolo de su adolescencia. A pesar de haber conocido a otros grandes atletas de renombre al jugar en la liga de la NBA e internacionalmente por su país, el nunca tuvo la oportunidad de conocer a Barkley. Hasta que, ocurrió el sábado pasado en la Gala de Caridad de los Suns.

“Fue lo máximo” comentó sobre su breve encuentro con Barkley. “Tuve la oportunidad de conocer a muchos de los grandes jugadores, al jugar en la NBA, pero Charles era algo especial. Yo lo idolatraba mientras crecía. Siempre quise tener la oportunidad de decírselo y no había tenido la ocasión hasta ahora. Solo quería decírselo” repitió Scola. “ Uno nunca sabe hasta cuándo vas a jugar”

Como cuando se pinta con grandeza, siempre hay algo de miedo. El temor de conocer a alguien que ha sido ídolo por años, y que al hacerlo se quede corto con las expectativas que nos hemos construido en la cabeza. Aquellos miedos se disiparon rápidamente cuando Scola conoció a Barkley.

“El es una persona sumamente agradable” añadió Scola sobre su favorito de la infancia. “No pienso en mejores palabras, suficientes palabras para describirlo. El fue muy amable con todos. No cambió en absoluto lo que había pensado de el”

Luis Scola no es diferente que tu o que yo. Ok veamos: seguro el será un poderoso atacante de 6 pies 9 pulgadas, con un peinado al estilo de las portadas de las novelas románticas, o la cabeza de un sexy actor de Hollywood representando a un soldado romano. Pero al final de cuentas es una persona que creció alentado a los Phoenix Suns y a Charles Barkley, como nosotros. Solo que él lo hizo a miles de millas de distancia y con los anunciantes hablando un idioma diferente.