Curtis Jerrells: La persona que empujó a Baylor en su increíble recorrido por la NCAA


Ken Rodriguez is a San Antonio native who covered his first Spurs game in 1981 for The Daily Texan, the University of Texas student newspaper. He spent 26 years in the newspaper business -- 21 of them covering sports -- before joining the marketing department at Our Lady of the Lake University in 2009. His Spurs.com column will appear every Wednesday. >> In English | Read more Ken Rodriguez Articles


>> Read more Ken Rodriguez Articles | Contact Ken



Curtis Jerrells
D. Clarke Evans/Getty
En el medio de la locura que se desató en el mes de marzo sobre Waco, una voz desde Austin le dio al basquetbol de Baylor un empujón especial. La voz, perteneciente al ex jugador de la universidad y actual Spurs, Curtis Jerrells, pedía a los Bears (los Osos, como es conocido el equipo deportivo de la Universidad de Baylor) a finalizar una racha que podría inspirar un sermón de Pascuas.

Aunque una vez se la dio por muerta, Baylor resucitó. Aunque hayan sido empañados por un asesinato y cubiertos por los pecados de la NCAA (Asociación atlética colegial nacional), los Bears encontraron salvación. También lograron hacer historia en el basquetbol cuando avanzaron por primera vez a la Elite Eight (término que se refiere a los 8 equipos que logran llegar a los cuartos de finales del torneo), con la ayuda de un catalizador que hizo todo menos vestirse con el uniforme de los Bears y meter el tiro final para ganar el partido.

En enero, luego de que Baylor le ganara en Austin al número 6 Texas, Jerrells saltó de la tribuna, se dirigió al campo de juego y lideró el tradicional apretón de manos post partido con los Longhors, como si hubiera jugado. “Estaba eufórico” recuerda el asistente técnico de Baylor, Paul Mills.

En marzo, luego de que Baylor comenzara una racha improbable en el torneo NCAA, Jerrells llamó a Mills casi todos los días, también habló con los jugadores, les dio aliento y se convirtió en el fanático más grande de los Bears.

En abril, a la semana siguiente que Baylor se quedara corto en la búsqueda de un lugar para la Final Four, Jerrells brillaba de orgullo. “Esos son mis muchachos” dijo antes de enumerar sus logros como un hermano mayor.

La conexión que tienen Jerrells y los Bears es muy fuerte. Mills lo describe de la siguiente manera: “Puedo decir con total honestidad que no hubiéramos estado en esta posición si Curtis Jerrells no hubiera sido un Baylor Bear en el año 2005”.

Baylor comenzó a reclutar a Jerrells durante el período más oscuro de su historia, luego de que el jugador Patrick Dennehy fuera asesinado, luego de que un compañero, Carlton Dotson confesara el crimen, luego de que el técnico Dave Bliss tratara de acusar (de manera errónea) a Dennehy de traficante de drogas, luego de que trampas fueran expuestas, pagos ilícitos fueran revelados y Bliss renunciara con vergüenza.

El escándalo que se desató en el 2003-04 hizo que muchos jugadores partieran para otras escuelas. El mismo año, Baylor comenzó a seguir a Jerrells, un base talentoso y un prospecto muy interesante de la secundaria Del Valle de Austin. Como un jugador de tercer año, Jerrells no se asustó de los nuevos técnicos de Baylor sino que permitió un acercamiento.

“No seguía basquetbol universitario por consiguiente no entendía completamente lo que había pasado en Baylor” dice Jerrells.

Sus amigos le informaron de todos los detalles, Jerrells también realizó su propia investigación y sacó en conclusión que Baylor tenía 5 jugadores becados, muchos jugadores que se probaban y ninguno se le asimilaba jugando como base. Por eso, le pareció que podía jugar como un estudiante de primer año de universidad y ayudar a reconstruir el programa.

Cuando Jerrells asumió el compromiso con Baylor muchas cabezas se voltearon y muchas mandíbulas cayeron. ¿Qué hizo qué? “Solo quería jugar” dice él.

Curtis Jerrells
Baylor University Photography/Matthew Minard
Eso es precisamente lo que el nuevo técnico Scott Drew quería. Tener a Jerrells en la cancha, darle la pelota y rodearlo de nuevos talentos, pero habría más penas por delante. Durante su tercer año, Jerrells perdió a su bisabuela, la mujer con la que se crió hasta que tenía 13 años. “Siempre fuimos muy unidos, después de la escuela nos sentábamos en el frente de su casa y hablábamos de cualquier cosa” dice Jerrells.

Cuando llegó a Waco en el otoño del 2005, se enteró que el NCAA había matado a Baylor con la pretemporada planeada. El golpe fue tan duro para Jerrells que tuvo en cuenta dejar la universidad. “El solo decidir si me quería quedar o no fue muy difícil” dice.

Drew convenció a Jerrells y los Bears completaron su conferencia con un récord de 4-13. Jerrells mejoró su juego, sus compañeros crecieron junto a él y en la primavera del 2008, Baylor floreció y avanzó al torneo NCAA por primera vez en 20 años.

A lo largo del camino, Jerrells se convirtió en un historiador del basquetbol de Baylor. Si, el joven que una vez confesó su ignorancia por el basquetbol universitario comenzó a desenterrar archivos de la universidad. De repente, se volvió un experto en David Wesley, Vinnie Johnson y en cada Baylor Bear que jugara en la NBA. “Era buen momento para ampliar mis horizontes y aprender” dice “uno tiene que ser un estudiante del juego”.

Jerrells terminó su carrera en el ‘09 como el tercer anotador en la historia de Baylor, integró el tercer equipo de los All-Big 12 y llevó a los Bears a las finales del Torneo Nacional por Invitación (NIT por sus siglas en inglés). Luego de un asesinato, bajas de jugadores y sanciones de NCAA, Baylor resucitó gracias a dos temporadas ganadas en cuatro años y un viaje al BIG DANCE (finales del torneo).

Mucho del crédito se debe a un personal técnico fuerte, buenos reclutas y un buen desarrollo de los jugadores, pero también se debe al liderazgo y la chispa que Jerrells mostraba. “Heredamos un lío y tuvimos que comenzar desde cero. Curtis se convirtió en el jugador más ganador en 3 años y medio en la historia de Baylor” dice Mills.

Jerrells se fue como un héroe, no salió drafteado pero permaneció en contacto especialmente con su reemplazante Tweety Carter. Jerrells llamaba inclusive luego de haber firmado con lo Spurs, luego de quedar libre, luego de convertirse en titular del equipo los Toros de Austin en la Liga de Desarrollo de San Antonio. En una ocasión, y para demostrar su gratitud, los Bears fueron a alentar a Jerrells en uno de sus partidos en Austin.

A los Spurs les gusta lo que ven en Jerrells, una ética de trabajo fuerte, una habilidad para jugar en ambos lados de la cancha. A los Bears también les gusta lo que ven, un joven que trajo vida a un programa moribundo… un alumno orgulloso que continua empujando para su equipo.