Fomentar Alegría


Ken Rodriguez is a San Antonio native who covered his first Spurs game in 1981 for The Daily Texan, the University of Texas student newspaper. He spent 26 years in the newspaper business -- 21 of them covering sports -- before joining the marketing department at Our Lady of the Lake University in 2009. His Spurs.com column will appear every Wednesday. >> In English | Read more Ken Rodriguez Articles


>> Read more Ken Rodriguez Articles | Contact Ken



Simpatizantes de los Spurs aplauden a su equipo acompañados de sus bebés adoptivos temporales

En una multitud de hinchas fanáticos de los Spurs en el AT&T Center, George y Pat Cook sobresalen en la sección 226 inclusive cuando están sentados. George es un abuelo de 69 años con un niño adoptivo temporal de un mes durmiendo en sus brazos. Pat es una abuela de 68 años con una niña adoptiva temporal de 8 meses descansando en su regazo.

Con entradas que les permiten ir a los partidos de toda la temporada, los Cook traen a una familia de cuatro todos los partidos de local y no dejan de alentar a los jugadores, gritarle a los árbitros y volverse locos después de jugadas excepcionales.

“El ruido no le hace nada a los bebés” dice Pat. “Si decimos GO SPURS GO, la niña de 8 meses sonríe y aplaude. Puede que duerma por un cuarto, pero cuando está despierta siempre está feliz. El niño de un mes ni siquiera se da cuenta que está en un partido, duerme todo el tiempo”.

En la sección 226 los Cooks han hecho una conexión especial con muchas otras personas, como si hubieran creado una familia política. Los compañeros de asientos hablan seguido con ellos. Los hinchas de los asientos vecinos entretienen a los bebés. Los acomodadores les sonríen y les preguntan cada vez que llevan a un nuevo niño adoptivo.

“Nos hemos hecho amigos de gente que se interesa por nuestros bebés tanto como lo hacemos nosotros” dice George.

Desde que compraron los asientos para toda la temporada en la temporada 2006-07 los Cook trajeron más de 20 niños adoptivos temporales a los partidos de los Spurs. La mayoría de ellos tenían menos de 2 años y se los consideraban adictos a las drogas al nacer. “Ellos solo necesitan de amor y estructura para florecer. La mayoría son adoptados, lo que resulta mejor para ellos, ya que los quita del círculo en el cual sus padres se metieron”.

Los Cook decidieron convertirse en padres adoptivos temporales antes de que casi cada uno de los Spurs hubiera nacido. Antonio McDyess tenía 2 años cuando George y Pat llevaron su primer hijo adoptivo a la casa. Tim Duncan tenía 10 meses y Manu Ginóbili todavía se encontraba en la panza de su madre.

En febrero de 1977, George era un analista en sistemas en Fort Sam Houston y Pat era una maestra de escuela de los domingos con dos hijas pequeñas en casa. Pat había dejado su empleo como enfermera y buscaba algo para hacer cuando una conversación con una madre en la escuela, la llevo hacia una nueva aventura.

“Íbamos a ser padres adoptivos temporales por un año” dice ella.

Un año se convirtió en dos, luego en tres y sin darse cuenta llegó el cuarto. Más de tres década después, los Cook cuidaron de 175 niños adoptivos y pueden dar detalles de cada uno de ellos. Cuando un niño es adoptado, los Cook les entregan a los nuevos padres un libro de bebé y un álbum con fotos. Para Navidad, George y Pat decoran su árbol con adornos especiales, cada uno con fotos de los niños que han pasado por su casa.

“Cuando regresan a visitarnos, dejamos que vean su adorno. Muchas veces no tienen idea de cuál les pertenece y tenemos que mostrárselo” dice Pat. Muchos de los niños adoptados se mantienen en contacto con ellos. Algunos vuelven a la casa y les presentan sus propios hijos a los Cook. Algunos de ellos fueron a la universidad. La primavera pasada, los abuelos de 4 niños George y Pat, recibieron una invitación para la graduación de la secundaria de niñas mellizas que habían estado en su casa.

“Su padre es un pedíatra y les está yendo muy bien” dice George.

Ser padres adoptivos temporales es muy gratificante aunque también desgarrador según dicen los Cook. En una oportunidad recibieron solo 30 minutos de aviso antes de que alguien viniera a recoger uno de los niños. “Lo mejor en estos casos es ser flexible. El estado puede venir en cualquier momento. Uno llora mucho cuando es un padre adoptivo temporal” dice Pat.

Cuando eran más jóvenes, George y Pat tuvieron hasta 4 niños a la vez a su cuidado. Ahora que se están acercando a los 70, cuidan de uno o dos niños por vez. Los Cook cuidan de estos bebés tal como lo hicieron con sus propias hijas (ahora 40 y 36 años). La única diferencia es que Denise y Elizabeth nunca disfrutaron de las entradas de sus padres a los partidos de los Spurs.

Cuando los niños adoptivos crecen, George y Pat van a tener muchas historias para compartir. Ellos se saludaron con los jugadores que entraban a la cancha, conocieron a David Robinson y Avery Johnson, se tomaron fotos con Bruce Bowen y Matt Bonner y consiguieron autógrafos de Sean Elliott y otros más.

“Vamos a comprar las entradas para la próxima temporada de nuevo” dice Pat.

En las alturas del AT&T Center, en la primera fila de su sección, los Cook observan como los Spurs batallan contra New Orleans más abajo. Cuando Manu Ginóbili penetra y realiza una bandeja pasada, ellos muestran su apreciación como nadie lo hace en este edificio. Sonríen y les dan palmaditas a las pequeñas cabecitas de sus bebés vestidos de pies a cabeza en negro y plateado.