Nuevo comienzo: Sandy Brondello espera un nuevo bebé y nuevas responsabilidades


Ken Rodriguez is a San Antonio native who covered his first Spurs game in 1981 for The Daily Texan, the University of Texas student newspaper. He spent 26 years in the newspaper business -- 21 of them covering sports -- before joining the marketing department at Our Lady of the Lake University in 2009. His Spurs.com column will appear every Wednesday. >> In English | Read more Ken Rodriguez Articles





(D. Clarke Evans/NBAE/Getty Images)
Sandy Brondello tiene un perfil único en la WNBA. La entrenadora de 41 años de las Silver Stars está embarazada. Ella es la mujer que hace jugadas de básquet y planes de familia con su marido y entrenador asociado, un hombre por el quien una vez ella jugó en Alemania.

Olaf Lange también posee un perfil sorprendente. Es el niño maravilla que se convirtió en entrenador de un equipo de basquetbol femenino a los 16 años y quien transformó a Brondello en una tiradora letal de 3 puntos, se enamoró, contrajo matrimonio, tuvo un hijo junto a ella y luego comenzó a entrenar a su lado.

Juntos forman una combinación de esposos y entrenadores fuera de lo común. Una pareja que pronto se encontrará haciendo malabares para combinar pañales y tabillas. Esperan su segundo hijo para mayo, no mucho después que comience la temporada de básquet. “Estoy muy entusiasmada” dice Brondello.

Brondello no sabe si dará a luz mientras el equipo se encuentre de local o visitante, pero está segura que las Silver Stars no sufrirán su ausencia. ¿La razón? Su marido asumirá sus responsabilidades como entrenador principal.

“Hace 5 años que estoy con las Silver Stars y Olaf hace 3 que se encuentra en el equipo, las jugadoras ya nos conocen y están acostumbradas a nuestra forma de trabajo” dice Brondello.

El director general Dan Hughes nombró recientemente a Brondello para que lo reemplazara como entrenador principal, también ascendió a Lange y predice que la transición de entrenadores va a resultar tan suave como un susurro.

“Los dos tienen una química extraordinaria” dice Hughes. “Los he visto, van a ser muy divertidos de observar”.

El reciente ascenso de Brondello a entrenadora principal completa un recorrido inverosímil en el basquetbol… recorrido que comenzó en los campos de caña de azúcar de Australia. La hija de un trabajador de caña de azúcar que creció en una granja cerca de la Gran Barrera de Corales. De niña, Brondello jugaba al rugby con sus revoltosos y fuertes hermanos. Estos choques la hicieron más fuerte y le ayudaron a convertirse en una atleta sin miedo y acostumbrada a jugar de manera física.

En la granja, su padre colgaba un aro de basquetbol en un tanque de agua. Las barras de metal del tanque le hacían difícil realizar bandejas. Las rocas en el pasto le impedían que dribleara, por lo tanto Brondello se convirtió en una jugadora de recibir y tirar.

Lange ha visto el aro, las piedras y las maravillas. Desde una cancha primitiva se volvió una jugadora de básquet de primera clase. “Es increíble” dice Lange.

En 1998, Brondello participó en el primer equipo olímpico australiano, a eso se le sumaron tres participaciones más. Llevó a los australianos a dos medallas de plata, una de bronce y se convirtió en la mejor jugadora nacional. En 1992, se unió al equipo del club alemán BTV Wuppertal y en 1995 Lange se convirtió en su entrenador. Un año después lograron que su equipo ganara la Copa Europea, mientras su romance florecía. “Cuando el amor te golpea, te golpea” dice Brondello. Por un tiempo ellos escondieron su relación. “Fuera del equipo, nadie sabía que éramos una pareja. Él me exigía más que a nadie y todos pensaban que me regañaba demasiado” dice Brondello.

Fue como un paseo de montaña rusa estar en Alemania. Un año fueron celebrados como campeones, otro año el equipo presentó bancarrota y no podían cobrar ningún cheque. “Pasamos por malos y buenos tiempos” dice Lange.

El ascenso desde el continente australiano continúo en la WNBA. Brondello firmó con las Detroit Shock y jugó en el Juego de las Estrellas inaugural de la liga. Aunque midiera 5 pies 7, Brondello ponía bloqueos en jugadoras del poste bajo, defendía de una manera aguerrida y desarrolló un tiro de 3 puntos mortal.

“Ella es, según mi punto de vista, una de las mejores jugadoras que ponen bloqueos” dice Lange. “Hay una fotografía de ella cuando le pone un bloqueo a Margo Dydek que mide 7 pies 2. Se ve a Sandy a la altura de la cintura de Margo, es una de las fotos más graciosas que he visto”.

Luego de 5 temporadas en la WNBA, Brondello se retiró como una de las mejores tiradoras de 3 puntos (41 por ciento) en la historia de la liga. Se casó y se convirtió en la asistente del entrenador de las Silver Stars en 2005 mientras su marido entrenaba un equipo en Liberty University.

No pasó mucho tiempo hasta que Brondello mostrara su afinidad para entrenar. Ella tomaba notas, realizaba informes de scouting (búsqueda de talentos) y se conectaba con las jugadoras. Cuando Lange llegó en 2007, los dos congeniaron con Hughes y las Silver Stars llegaron a su primera experiencia de playoff.

Todas las Stars como Becky Hammon y Sophia Young ciertamente ayudaron, pero Hughes dirá que recibió una gran asistencia de Brondello y Lange.

“La influencia más grande de Sandy es Olaf” dice Hughes. “No son copias de carbón, son diferentes, son como un rompecabezas. Hay una mitad de este lado y la otra mitad del otro lado. Cuando se juntan las dos piezas, tienes una escena completa”.

La foto familiar se está desarrollando. El pequeño Brody Max de 3 años está esperando una hermanita y pasa su tiempo en el gimnasio. “Ya habla de basquetbol, dentro de muy poco dibujará jugadas” dice Brondello.

La mamá de Brody se encuentra escribiendo otro capítulo en su interesante historia de vida. La niña que comenzó a jugar al basquetbol en una cancha de pasto a los 9 años, ahora está planificando su primera temporada como entrenadora principal de un equipo WNBA. Brondello, como dije anteriormente, tiene un perfil único. Se está preparando para tener un bebé y un nuevo equipo, todo en el mismo mes.



>> Read more Ken Rodriguez Articles | Contact Ken