De Nuevo en Juego


Ken Rodriguez is a San Antonio native who covered his first Spurs game in 1981 for The Daily Texan, the University of Texas student newspaper. He spent 26 years in the newspaper business -- 21 of them covering sports -- before joining the marketing department at Our Lady of the Lake University in 2009. His Spurs.com column will appear every Wednesday. | In English


>> Read more Ken Rodriguez Articles | Contact Ken



Fue un simple tiro, un tiro de 16 pies de distancia. La pelota dejó las manos de Tim Duncan y salió hacia el aro. Ni siquiera tocó el vidrio, cayó sobre la red y la gran ovación me llevó a un tiempo atrás.

Me llevó de nuevo al partido 6 de las finales de la NBA del año 2003. De nuevo al último partido de David Robinson vistiendo la camiseta de los Spurs. De nuevo a mi último partido como columnista deportivo. Los hinchas de pie, la historia se respiraba en el aire, la ovación que explotaba en todos lados.


Ronald Martinez/NBAE/Getty
Eso es lo que recuerdo de cuando los Spurs ganaron su segundo campeonato en el AT&T Center y eso es lo que viví cuando Duncan, en el partido contra los Houston Rockets, convirtió el tiro que lo llevó a sumar 20.000 puntos en su carrera.

Fue como vivir un déjà vu. Cuando los Spurs le ganaron a New Jersey Nets tuve que decir adiós a un trabajo que anhelaba desde tercer grado. Después de 21 años cubriendo más eventos deportivos de los que puedo recordar, me mudé al mundo de las noticias. No fue una decisión fácil, pero era definitiva y creía que nunca volvería.

Sin embargo, me encontré comenzando una columna para Spurs.com en el sector de los periodistas para el hito de Duncan. ¿Cómo tuvo mi carrera semejante giro? En resumidas cuentas, una economía colapsada, cuatro alarmas de incendio y un inesperado regalo de Halloween.

Explicaré todo esto a continuación, pero primero volvamos la historia de fondo. Cuando los Spurs comenzaron sus playoffs en el 2003, el periódico San Antonio Express News me ofreció una columna en Metro y si bien al principio rechacé la oferta, después cambié de opinión. La nueva columna me permitiría dejar de viajar, disfrutar fines de semana con mi mujer y ser un padre involucrado.

Esa fue la parte buena de dejar los eventos deportivos, aunque también hubo una mala. Comentar sobre el gobierno municipal nunca fue tan divertido para mí como opinar sobre el básquetbol y eso se dejaba ver. Un amigo me lo dejó bien claro cuando dijo: "me caías mejor cuando te dedicabas a los deportes".

La verdad es que yo también me gustaba más cuando estaba relacionado con los deportes. Por eso mismo es que para el día del padre del 2007 dediqué una columna en honor al jugador de los Spurs, Bruce Bowen. Traté de alejarme del juego, pero el juego nunca se alejó de mí.

Adelantemos al año 2009. Una economía vacilante hizo que el periódico Express-News dejara a 130 personas cesantes. En el primer día de la primavera me quedé sin trabajo y el primero de abril (sin mentir) encontré otro, uno en marketing en la Universidad de Nuestra Señora del Lago (OLLU por sus siglas en inglés). Un incendio en el 2008 causó más de 15 millones de dólares en daños y OLLU necesitaba a alguien que ayudara a levantar su perfil y difundir las buenas noticias luego del incendio. El incremento de las inscripciones y las generosas donaciones permitieron que la universidad estuviera prácticamente libre de deudas.

Una ventaja de mi trabajo era que me daba tiempo libre para buscar otras oportunidades como escritor. En el otoño, llamé a la Prensa Asociada (Associated Press) y pedí trabajo como escritor independiente. El 31 de Octubre me asignaron el partido de los Spurs contra Sacramento.

Había pasado mucho tiempo desde que había visto al técnico Gregg Popovich y es por eso que cuando comenzó la conferencia de prensa me hizo una pregunta: "¿Qué estás haciendo aquí?"


D. Clarke Evans/NBAE/Getty
"Decidieron resucitarme"-le dije. "Es Halloween".

Con motivo de mantener la noche temática, Manu Ginobili aplastó a un murciélago, se lavó las manos con gel esterilizador, recibió una receta de inyecciones contra la rabia y apareció en Sportcenter. ¡Qué juego! El golpe de Ginóbili al murciélago se volvió todo un éxito en YouTube, al punto que sus 13 puntos quedaron solo como una postilla en la victoria de los Spurs.

Luego de ese partido vino un encuentro fortuito, de casualidad me encontré con un directivo del equipo al momento que dejaba el AT&T Center. Lo que siguió fue la primera conversación de las muchas que tendríamos sobre Spurs.com. Y aquí estoy ahora, escribiendo una columna semanal que será una mezcla de comentarios, artículos e historias de interés público.

En esta temporada impredecible y llena de altibajos, mis ojos tienden a fijarse en el número 20, tal como lo hicieron en el 2003. Ginóbili puede pasarse la pelota por la cintura, hacer un amague hacia la izquierda luego ir a la derecha, elevarse y (rodeado de defensores) conseguir anotar de alguna manera. Hoy, puede que él haga 0 de 10 en sus tiros, que de un mal pase en los segundos finales, que se tire de cabeza sobre la fila de camarógrafos para salvar la pelota y realice la jugada del partido.

A los 32 años, Manu todavía hace magia. Mi jugada preferida esta temporada fue su asistencia con una mano de faja, mientras caía fuera del campo de juego, a DeJuan Blair en el partido contra Minnesota. La jugada fue tan espectacular que ESPN hizo una corrección en el aire. El 30 de diciembre, el día siguiente al partido Spurs-Timberwolves y luego de que cadena televisiva mostrara las mejores jugadas de la década de la NBA, un presentador en el estudio reconoció que el pase de Ginóbili había sido mejor.

Luego de haber dejado mi trabajo en el área de deportes, pagué para ver jugar a Ginóbili, pero ahora con una de las mejores ubicaciones en el estadio no lo tengo que hacer más.

¡Qué bien se siente estar de vuelta!