Sigue la buena racha ante los Blazers

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com 

Tremenda victoria la que lograron los Sixers ante los Blazers (101-81), confirmando el excelente inicio de temporada que está teniendo Philadelphia. Un inicio de temporada en el que ya se acumulan 10 triunfos, algo que resulta verdaderamente importante para los 76ers, ya que el número 10 es muy simbólico para el proceso de reconstrucción de los Sixers en estos años.  

Tan solo se lograron 10 triunfos en el 2016, siendo un punto de inflexión en el camino hacia la cima de la NBA, que han emprendido estos Sixers, tan solo 10 triunfos tenían la pasada temporada los Sixers tras los meses de noviembre y diciembre y 10 fueron los triunfos en el mes de enero, que encendieron la llama de la fe en este equipo. 

Ahora y tras un comienzo trepidante, los Sixers tienen un balance de 10 triunfos y tan solo 7 derrotas, lo que hace pensar que las cosas se están haciendo bien y que los Sixers pueden cumplir en un futuro cercano, las expectativas sobre ellos creadas. 

En lo referente al partido ante Portland, comentar primero que frente a los Blazers siempre están el halo del recuerdo de aquellas finales frente a los Blazers del 77, de triste recuerdo para los fans de Philadelphia, al ser la primera de las tres finales que perdieron los Sixers de aquella época, liderados por el mítico Julius Erving. 

Pero este encuentro no tuvo mucha historia desde el principio. Los Sixers comenzaron exultantes el encuentro y dieron un golpe sobre la mesa, queriendo demostrar que la victoria no se escaparía. Un parcial de 16-0 (algo que no se veía desde el 30 de Octubre de 2013, cuando los Sixers comenzaron con un 19-0), colocó el partido en una gran situación para los locales. 

Los Blazers no fueron capaces de anotar ninguna canasta, hasta casi llegados a los cinco minutos finales. Siete minutos sin anotar en el comienzo del partido, que le dieron a Philadelphia la oportunidad de poder poner tierra de por medio y cimentar una ventaja suficiente para poder asegurar un nuevo triunfo. 

Más sangrante para los Sixers podría haber sido el primer periodo, si los 76ers no hubiese tenido un lapso de cuatro minutos sin anotar en el tramo final, pero finalmente los 12 puntos logrados de renta en el primer cuarto fueron suficientes para poder amargar la victoria, administrando ventajas que llegaron a estar 24 puntos favorables a los Sixers. Finalmente se venc por una diferencia de 20 puntos, como ya ocurriese en el anterior partido ante los Jazz. 

El líder del equipo ante los Blazers fue Joel Embiid, sin lugar a dudas. En 30 minutos, el pívot africano de los Sixers destrozó a los Blazers con 28 puntos, con un 11-19 en tiros de campo (1-3 en triples) y 5-5 en tiros libres. Una sensacional actuación que se vio completada con un total de 12 rebotes (3 en ataque y el 9 defensivos), para alcanzar un nuevo doble-doble para uno de los pilares fundamentales del futuro de los Sixers. 

El otro gran pilar de ese futuro, tampoco decepcionó y terminó el encuentro con 16 puntos anotados, gracias a un 8-20 en tiros de campo, y un 0-2 en tiros libres. Sin embargo, no fueron los 16 puntos su mejor baza, sino que además estuvo a puntos de lograr de nuevo un triple-doble. 

Condujo a la perfección a los Sixers en el partido, logrando repartir 9 asistencias y reboteando en 8 ocasiones (siempre en defensa), con lo que se quedó de nuevo muy cerca de alcanzar el gran objetivo de conseguir las míticas cifras del triple-doble. 

El resto de jugadores del quinteto titular rozó o superó los dobles dígitos en anotación y estuvieron sobrios en un partido sin problemas para Philadelphia. Robert Covington que se quedó en 9 puntos con un 3-11d e tiros de campo y 2-8 en triples, además de capturar 10 rebotes. Dario Saric terminó el partido con 11 puntos y un 3-10 en tiros de campo, habiendo capturado 7 rebotes. Mientras que J.J. Redick logró también 11 putos con un 4-10 en tiros de campo y un 3-6 en triples, unido a 5 rebotes, para completar su estadística. 

El jugador que más destacó del banquillo de Philadelphia fue T.J. McConnell, que terminó el encuentro con 13 puntos y un 5-7 en tiros de campo, unido a 7 asistencias repartidas, convirtiéndose en el máximo exponente de la banca de los Sixers. Además de McConnell también destacaron los 7 puntos de Timothe Luwawu-Cabarrot (3-6 en tiros de campo), los 4 puntos de Amir Johnson (2-4 en tiros de campo) y los 2 puntos de Furkan Korkmaz, que fue repescado de los Sevens de la liga de desarrollo y que jugó 2 minutos, anotando dos tiros libres en este partido. 

El gran momento de forma ha llevado a los Sixers a estar cerca de terminar noviembre en puesto de playoffs y a estar a tan solo un triunfo del segundo puesto de la conferencia Este, en este igualado inicio de temporada. 

La siguiente cita será frente a Orlando en el Wells Fargo Center. Otra oportunidad de seguir dando pasos de gigantes en esta temporada, que cada vez tiene más pinta de ser muy especial en Philadelphia. 

Hasta pronto desde España.