Los Sixers empiezan diciembre con victoria

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com

Los Sixers comenzaron bien el mes de diciembre, al vencer a los Pistons (108-103) en el primer partido del último mes del año. Tras haber caído en Boston, los chicos de Brett Brown querían reencontrarse con la victoria y lo lograron ante los fans de Philly, en un partido que comenzaron con mucha fuerza y sabedores de la importancia de vencer a los Pistons (14-8). Ahora Detroit está a tan solo un triunfo de Philadelphia (13-9), consolidando la posición de los Sixers, dentro de los mejores del Este.

El partido comenzó con fuerza para los Sixers, que terminaron el primer cuarto con siete puntos de ventaja y con 32 puntos anotados… toda una declaración de intenciones. Pero fue en el segundo cuarto cuando los locales quisieron dar por sentenciado el partido. Otra vez Philadelphia logró superar la treinta de puntos (31-22), llegando a colocar la ventaja en torno a la veintena de puntos y acabando la primera parte con 16 puntos de ventaja.

Todo parecía encarrilado, pero los partidos son muy largos y el tercer periodo se hizo muy cuesta arriba para los 76ers. Poco a poco Detroit iba logrando reducir la ventaja, hasta estar muy cerca de los Sixers. Fue entonces que apareció Robert Covington y sus triples para impedir que los Pistons lograsen ponerse por delante en el marcador, a mediados del tercer periodo.

Pero finalmente Detroit logró empatar primero (80-80 al término del tercer cuarto) y ponerse por delante después. Sin embargo, los Sixers supieron administrar mejor los últimos instantes del partido y dejaron casi sentenciado el partido, cuando a menos de dos minutos se colocaron con ocho puntos de ventaja. El resto fue historia, con los Pistons acertados desde el perímetro para dar emoción hasta el final, y los Sixers acertados desde la línea de tiros libres, para asegurar la victoria número 13 de la temporada.

De este modo, los Sixers vencen por segunda vez en la temporada a los Pistons, siendo clave la faceta reboteadora de los Sixers en ataque, que sumaron un total de 17 rebotes ofensivos (además de 30 rebotes defensivos), lo que generó segundas oportunidades vitales para la victoria.

Ben Simmons, que acababa de ser nombrado como mejor novato de la Conferencia Este, no tuvo su mejor partido y apenas miró el aro, dedicándose sobre todo a repartir juego. Así pues, termino el partido con tan solo 5 puntos y un 2-6 en tiros de campo, además de haber sumando 10 rebotes y haber repartido 6 asistencias.

La ausencia de anotación de Simmons, la suplió Joel Embiid, que terminó el partido con 25 puntos y un 7-21 en tiros de campo, además de 11-12 en tiros libres, dejando constancia de la férrea defensa a la que fue sometido, y de la que salió bien parado.

También sumó 10 rebotes (5 en ataque y 5 en defensa), con lo que su actuación se asemejó a la que tuvo ante los Pistons en Detroit, aunque en aquella ocasión estuvo más acertado, al anotar 30 en tan solo 15 lanzamientos. Además logró vencer su duelo particular ante Andre Drummond, que fue eliminado por faltas y que terminó el partido con 14 puntos y un 4-8 en tiros de campo (los líderes de los Pistons terminaron siendo Tobias Harris con 27 puntos y Reggie Jackson con 25 puntos).

Otro jugador de los Sixers que también destacó en el partido fue Robert Covington, que junto con Joel Embiid, terminó siendo el máximo anotador del equipo, gracias a un 8-19 en tiros de campo y un 6-13 en triples. Recuperó su acierto desde más allá de la línea de tres puntos, en un momento clave para el equipo, siendo fundamental para que el partido no se rompiese a favor de los Pistons, en el tercer cuarto. Además capturó 8 rebotes y repartió 3 asistencias, por lo que se quedó cerca del doble-doble.

También J.J. Redick y Dario Saric estuvieron a la altura de lo que de ellos se esperaba, para alcanzar la victoria. En los momentos más intensos del final del partido, aparecieron y los 18 puntos de Redick (6-10 en tiros de campo) y los 17 puntos de Saric (6-11 en tiros de campo), se notaron ante la ausencia anotadora de Simmons.

El banquillo de los Sixers, en esta ocasión, tan solo pudo aportar 18 puntos, siendo Jerryd Bayless el mejor de los suplentes, logrando 9 puntos (2-9 en tiros de campo) y destacando también los 6 puntos de Amir Johnson (3-6 en tiros de campo) y los 3 puntos de Timothe Luwawu-Cabarrot (1-3 en tiros de campo).

La siguiente cita de los Sixers será el lunes, de nuevo en casa, y con los Phoenix Suns como rivales. Una nueva oportunidad de alcanzar la victoria y consolidar a los Sixers entre los mejores del Este.

Hasta pronto desde España.

@Sixers_Espanol

Related Content