Print RSS Feeds Insider Magic Texts

Savage: Sangre, Sudor y Lágrimas

Por Dan Savage
30 de julio del 2010


ORLANDO - Esta temporada baja ha sido de sangre, sudor y lágrimas para Ryan Anderson.

Literalmente.

El delantero del Magic, quien está a punto de entrar en su tercera temporada en la NBA, acaba de salir de la sala de entrenamiento del RDV Sportsplex con sangre goteándole de la frente. Había estado trabajando intensamente todo el día y finalmente la fatiga lo alcanzó. Durante una sesión de levantamiento de pesas en la tarde, se golpeó con una pesa en la parte superior de su nariz cortándole la parte baja de su frente.

Y mientras ese incidente podría obligar que algunos jugadores dejen de entrenar, Anderson no le prestó atención y continuó con su tercera sesión de entrenamiento del día, boxear en un gimnasio local.

Después de todo, se ha convertido en un hábito para Anderson en esta temporada baja tomar parte en una vigorosa rutina de entrenamiento de tres destrezas al día, la cual incluye, levantamiento de pesas, tiros al canasto y varios entrenamientos cardiovasculares.

“Estoy tratando de trabajar para fortalecerme y ser más rápido”, él explicó. “El próximo año va a ser un gran año para todos, así que sólo quiero estar lo más preparado posible”.

El jugador de 22 años de edad tiene mucho que lograr antes de que comience la temporada del 2010-11 de Orlando, incluyendo desarrollar su cuerpo físicamente para que lo ayude a luchar con algunos jugadores más fuertes en su posición.

Es una valiosa lección que aprendió de dos de sus compañeros de equipo, J.J. Redick y Marcin Gortat.

Anderson observó la mejora en rendimiento de los dos jugadores experimentados a lo largo de su carrera después de dedicarle los veranos al entrenamiento. Tiene la esperanza de que participando en una rutina similar conseguirá resultados similares.

“Con respecto a J.J., definitivamente quiero seguir su ética de trabajo”, dijo Anderson. “Y Marcin, él no jugó en ningún momento y de repente tiene un gran año y consigue un contrato grande. Todo a consecuencia de que trabajó fuertemente y se fortaleció durante el verano”.

Mientras que el talentoso joven del Magic tiene todavía dos meses más para continuar desarrollándose, es evidente a simple vista que ya ha mejorado su físico.

“Su cuerpo ha cambiado dramáticamente desde el final de la pasada temporada”, dijo el entrenador de fortaleza y acondicionamiento, Joe Rogowski. “Con dos meses restantes, estamos muy optimistas en donde va a lograr estar físicamente”.

Orlando espera que el desarrollo de Anderson en la sala de entrenamiento dé lugar a algo más que una mejora física. Ellos creen que también conseguirá un aumento en su confianza.

“Si él mejora su cuerpo, le ayudará a su confianza”, explicó el Presidente de Operaciones de Baloncesto, Otis Smith. “Y mientras juegue con más confianza el técnico tendrá más confianza en él y lo pondrá a jugar un poco más. Como un muchacho joven, sólo está rayando la superficie de lo que creo que va a lograr ser”.

A pesar de que comenzó la temporada pasada jugando a un nivel extremadamente alto, la confianza y el rendimiento de Anderson estuvo ligeramente en duda después de ver que sus minutos en la cancha disminuyeron al regresar el titular delantero “All-Star”, Rashard Lewis.

Durante los seis partidos en los que fue titular durante la ausencia de Lewis, Anderson anotó a un 46.4 por ciento de campo y un 43.6 por ciento del centro, mientras que logró 15 puntos por partido. Anotó un 42.9 por ciento desde la pintura y 35.5 por ciento desde la línea de tres puntos, mientras que anotó siete puntos por partido en el papel de reserva, constantemente cambiante, el resto del camino.

Sin embargo, no está en la naturaleza de Anderson quejarse de la consistencia de los minutos jugados. En cambio, está concentrado en trabajar fuertemente durante esta temporada baja, para así poder contribuir sin importar su papel.

“Con este equipo, ya que tenemos tanto talento, ya que somos tan buenos y tenemos mucha profundidad, y ya que estoy jugando detrás de Rashard Lewis sé (que va a ser difícil)”, dijo Anderson. Así que sólo voy a luchar por la mayor cantidad de minutos que me sea posible jugar, porque siento que puedo aportar mucho al equipo”.

Anderson es ahora aun más valioso para el Magic en la cancha mientras se dirige a su segundo año bajo el sistema de Stan Van Gundy. Él admite que le tomó algún tiempo ajustarse no sólo al estilo y personalidad del técnico, sino también a sus planes de juego defensivo.

“Es diferente jugar una defensiva de equipo completo”, dijo Anderson. “En la mayoría de los equipos cuando tú estás jugando defensa tú no tienes a un hombre cómo Dwight en el centro en el que puedes confiar mucho que te ayude. Nuestras rotaciones están realmente establecidas alrededor de Dwight y eso me tomó un poco para ajustarme”.

Pero en su segundo año con Orlando, él espera que eso cambie.

“Este año va a ser mucho más fácil y voy a encajar mucho más rápido”, explicó. “A medida que sigues, y al jugar más, el juego empieza a ponerse más lento y creo que eso es lo que va a pasar”.

El Presidente de Operaciones de Baloncesto del Magic está totalmente de acuerdo.

“Él es capaz de hacer más”, dijo Smith. “Esperamos de él una gran mejora”.

Con la dedicación que Anderson ha mostrado en esta temporada baja, no se debe esperar menos.