O'Quinn Recuerda el Pasado Año, Continúa Mejorando su Juego

Por John Denton
Traducido por Adly Santiago
10 de julio del 2013

ORLANDO – Como si los recuerdos de hace un año no estaban ya inundando de nuevo al centro del Orlando Magic Kyle O'Quinn, su madre, Regina, ha estado allí para ayudar con recordatorios por mensajes de texto.

Ha pasado un año desde que O'Quinn jugó su camino en la lista de jugadores del Magic y logró construir una carrera en la NBA. Se presentó en la Liga Profesional de Verano de Orlando en el 2012 como una selección de segunda ronda sin garantías contractuales y, aparentemente pocas posibilidades de ganar incluso una invitación al campo de entrenamiento.

Pero al igual que lo hizo durante un torneo mágico de la NCAA con Norfolk State y una actuación reveladora en el Torneo Invitacional Portsmith para los aspirantes al draft, O'Quinn se hizo querer por el Magic con su ética de trabajo incansable, conocimiento del baloncesto y su capacidad de sacarle el máximo provecho a sus talentos en el baloncesto.

Así, con el Magic de vuelta en La Liga Profesional de Verano de Southwest Airlines en Orlando esta semana, O'Quinn no podía dejar de recordar lo ocurrido el año pasado cuando superó sus nervios y trabajó febrilmente para establecerse como un jugador de la NBA. Y su madre, Regina, y su padre, Tommie O'Quinn, han estado allí con su hijo mientras recuerdan lo ocurrido, acordándose de lo lejos que ha llegado en el plazo de un año.

“Mi mamá siempre me recuerda (de hace un año). Me enseñó los ejercicios de práctica antes del draft del año pasado, y cuando ella estaba viendo el draft (hace tres semanas) ella me envió un mensaje de texto acerca el draft del año pasado”, dijo O'Quinn con una sonrisa. “Entonces, cuando los comerciales de la Liga de Verano comenzaron a llegar en la televisión me dijeron que hace un año estaban pidiendo el paquete de NBA para poder verme. Así que me mantiene al día.

“El año pasado fue un año muy largo, pero quiero decir, 'Gracias a Dios', por permitirme conseguir este año (en la NBA),” O'Quinn dijo mientras estaba exhalando con un gran suspiro de alivio. O'Quinn apenas se ha conformado en simplemente hacer la NBA, trabajando todo el verano en su cuerpo y su lanzamiento para poder jugar un papel más importante en el Magic la próxima temporada. O'Quinn tomó dos semanas de descanso después de su temporada de novato, y ha estado desde entonces en el gimnasio y en la pista todos los días durante el entrenamiento con los entrenadores para mejorar su sentido del juego.

Ese trabajo ha dado sus frutos con un juego un poco más sólido durante la liga de verano al O'Quinn promediar 9.0 puntos, 7.7 rebotes, 2.7 asistencias y 1.3 bloqueos en tres juegos para el Magic (1-2). Orlando, quien tuvo el miércoles libre, desperdició una gran ventaja el lunes y se mantuvo así de nuevo el martes.

O'Quinn dijo que su dedicación al trabajo en la temporada baja para mejorar su fuerza y mejorar su juego le ha permitido abrir los ojos una vez más en la liga de verano. “Quiero decir que me he puesto un montón de trabajo con (el entrenador) Joe (Rogowski) de Fortaleza y Acondicionamiento. Y he trabajado para aprender los juegos de la NBA con los entrenadores pasando por situaciones similares a las de los juegos”, dijo O'Quinn. “Para mí, se trata de trabajar para ser capaz de conseguir anotar constantemente el tiro en suspensión a media gama.

“Aparte de eso, se trata de unificarme con muchachos como Tobias (Harris), Drew (Nicholson), Mo (Harkless), (Doron Lamb) y (DeQuan Jones),” continuó O'Quinn. “Estamos aprendiendo uno del otro. No estábamos en la cancha juntos mucho el año pasado. A veces Mo era titular con los otros muchachos y nosotros no quedábamos en el banco o viceversa. Pero en esta liga de verano estamos juntos en la cancha y en el futuro probablemente vamos a estar juntos en la cancha”.

O'Quinn, un centro de 6-pies-10 y 240 libras, participó en 57 partidos la temporada pasada para el Magic y promedió 4.1 puntos y 3.7 rebotes. Más impresionante aún, cuando se les da más responsabilidad tuvo un buen desempeño, promediando 10.8 puntos y 7.2 rebotes en cinco partidos como titular.

Y de acuerdo con el cuerpo técnico de Magic e incluso con O'Quinn mismo, él compiló esos números la pasada temporada, mientras aprendía mientras jugaba. Después de pasar cuatro temporadas en la pequeña Norfolk State, O'Quinn tuvo que trabajar muy duro para aprender algunos de los conceptos defensivos de la NBA a la vez que tenía que defender a jugadores mucho más grandes y más fuertes. Su entendimiento del juego se ha mejorado notablemente ahora, dijo el entrenador asistente del Magic James Borrego.

“Cuando atrapa el balón ahora está un poco más cómodo, mientras que durante la temporada regular el año pasado no estaba seguro de qué hacer con la pelota”, dijo Borrego. “Ha habido momentos en los que él ha cogido la pelota y él ha estado más cómodo haciendo una jugada. Ha hecho avances, ha mejorado su tiro y ha mejorado físicamente también.”

Al recordar su mejora el año pasado durante las ligas de verano, O'Quinn recordó la época en la que tenía miedo de cometer un error. Dijo que está teniendo más oportunidades ahora, y eso es una gran razón por la cual sus asistencias y números de remate están en marcha y está más cómodo brincando y tomando tiros en suspensión.

“El año pasado, fue como: “Oh, estás en la NBA con las luces grandes y quieres salir en cancha y no cometer errores. Este año es más probando lo que sucede y probar algunas de las cosas en las que has estado trabajando”, dijo. “Si las cosas no funcionan, se regresa al laboratorio. Es como una prueba y si no funciona, regresas y trabajas en ello más.”

O'Quinn dijo que su transición de ser un pequeño jugador universitario a la NBA se hizo más fácil por el hecho de que podía apoyarse de sus compañeros más jóvenes como Harris, Harkless, Nicholson y Jones. Además, el hombre grande, desarrolló una amistad rápida con la selección de primera ronda del Magic Victor Oladipo y ha elogiado al armador novato por su ética de trabajo incansable. O'Quinn dijo que está a la espera de pasar la mayor parte del resto del verano trabajando con jugadores jóvenes de Orlando para construir química antes de la próxima temporada.

“Por lo general, con un equipo de la liga de verano, los muchachos sólo se reúnen entre sí cuando llegan al lugar. Todos hemos estado aquí todo el verano y nos conocemos”, dijo O'Quinn del joven núcleo de jugadores del Magic. “Tenemos un poco de química como grupo. ... Sé que si tomo el riesgo, Mo me va a respaldar y viceversa con todos los muchachos. Sacas el cuello por los muchachos porque sabes que van a respaldarte. Eso viene de nosotros pasar tanto tiempo juntos, jugando juntos y practicando los mismos ejercicios juntos una y otra vez”.

Nota: El contenido de esta página no ha sido revisado o aprobado por el Orlando Magic. Todas las opiniones expresadas por John Denton son suyas y no reflejan las opiniones del Orlando Magic o de su personal de Operaciones de Baloncesto, socios o patrocinadores. Sus Fuentes de información no son conocidas por el Magic y no tiene ningún acceso especial a información más allá del acceso y los privilegios que van junto con ser un miembro acreditado de los medios de comunicación por la NBA.




Sigue el Twitter oficial del Orlando Magic en español aquí