Harkless Sintiéndose Más Cómodo en la Cancha


Por John Denton
Traducido por Adly Santiago
15 de noviembre del 2012

ORLANDO -- En cuestión de semanas, el novato del Orlando Magic Maurice Harkless estaba comprometido en un juego de altas apuestas para lograr ponerse al día, y es cierto que la transición a la NBA estaba sacando lo mejor de él.

Después de perderse la liga de verano, el campamento de entrenamiento y toda la pretemporada después de la cirugía para reparar una hernia deportiva, Harkless trató desesperadamente de aprender el juego de la NBA en un santiamén. Para mayor complicación estaba el hecho de que tan sólo tiene 19 años - todavía un niño entre los hombres, en la realidad - y él sólo tuvo una temporada en la universidad antes de convertirse en profesional.

Los resultados fueron, bueno, predecibles. Harkless solía jugar papa caliente con la pelota, pasándola rápidamente para no cometer un error. En lugar de simplemente relajarse y dejar que sus instintos físicos y sus habilidades naturales se hicieran cargo, Harkless se obsesionó con ejecutar correctamente la ofensiva y tratando de ser perfecto con los nuevos principios defensivos que nublaban su cabeza. Como era de esperar, su juego se retrasó, su lenguaje corporal se hundió y su confianza se derrumbó.

Entonces, después de una conversación con el capitán del Magic, Jameer Nelson, y un examen de conciencia de sí mismo, finalmente todo tuvo sentido para Harkless.

Fue una agitada secuencia de baloncesto la que restauró la arrogancia de Harkless y le reafirmó a los fanáticos del Magic que el potencial del alero podría estar fuera de las listas en las próximas semanas y meses. E independientemente de cómo esta temporada resulta para Orlando, ese momento de “yo no me quitaré” de Harkless la noche del martes contra la estrella de Nueva York y su ídolo de la adolescencia Carmelo Anthony podría se recordado como uno de los mejores momentos del Magic del año.

Segundos después de que desvió uno de los canastos de Anthony fuera de las líneas, el delantero superestrella de los Knicks fue hacia el novato Magic una vez más. Harkless paró el intento al canasto una vez más con la mano izquierda y luego le arrebató el balón a Anthony cuando él lo recuperó. Más que frustrado, Anthony trató de utilizar sus 240 libras para intimidar a Harkless en un cuarto intento sólo para perder de nuevo mientras los largos brazos del delantero del Magic se opusieron con gran vigor. Ese momento no sólo puso de pie a los fanáticos del Magic ya están enamorados con el potencial Harkless; sino que también significó para Harkless que su juego de ponerse al día por fin había terminado y que había llegado a la NBA.

“Estoy seguro que él me vio que lo defendía y él pensó que iba a ser fácil, ya que soy un novato y él tiene unos kilos más que yo, pero yo estaba ahí tratando de hacerlo difícil para él”, dijo Harkless, quien puede ver su tiempo de juego y sus responsabilidades incrementar considerablemente la noche del viernes, cuando los Pistons se enfrentan al Magic en Auburn Hills, Michigan. “Es uno de los muchachos a los que admiro y ser capaz de detenerlo es una buena sensación.”

Era buena sensación para todos los asociados con el Magic, ya que finalmente consiguieron echarle un vistazo al gran potencial de un jugador que fue una de las piezas centrales del acuerdo de Orlando que involucró a cuatro equipos y 12 jugadores el pasado mes de agosto. El gerente general del Magic, Rob Hennigan estudió extensivamente a Harkless el año pasado cuando el adolescente jugó en St. John’s y Hennigan fue sorprendido por la habilidad del alero en “mantener su enfoque en el balón” y de “tener la habilidad de estar siempre en el lugar correcto.”

Él estaba en el lugar correcto la mayor parte de la noche del martes contra los Knicks ya que anotó 10 puntos en cinco de siete intentos al canasto y atrapó cuatro de sus siete rebotes en el cristal ofensivo. Y defensivamente utilizó su enorme longitud y extensión para bloquear cuatro tiros - tres de los cuales vinieron contra Anthony.

Debido a que el mejor momento de su joven carrera en la NBA fue en contra de Anthony y los Knicks, lo hizo aún más especial. Harkless creció en Queens, apoyando a los Knicks tan reciente como la pasada primavera. Con el partido siendo televisado en Nueva York, Rosa Harkless - la madre que trabajó durante años como mesera en Applebee’s para sostener a la familia - pudo ser testigo del mejor momento de la carrera profesional de su hijo y lo felicitó con una llamada después del partido. Y fue Anthony – el jugador favorito de Harkless en la NBA - quien llamó el pasado mes de junio la noche que Harkless fue seleccionado para desearle suerte en su carrera en la NBA.

“Fue un poco raro y yo estaba pensando en eso antes del partido que toda mi vida era un fan de los Knicks y hasta el año pasado estaba apoyándolos para que ganaran un campeonato”, dijo Harkless mientras movía su cabeza en asombro. “Yo le decía a (el novato compañero en el Magic) Kyle (O'Quinn) en el banco que hay muchachos a los que admiras y después estás corriendo con ellos en la cancha y jugando contra ellos. Probablemente será así con un par de muchachos más con los que vamos a jugar en contra. Es sólo una sensación diferente, pero es una buena sensación.”

Lo mejor que hizo sentir a Harkless el martes - además de los cerca de 100 mensajes de texto que ha recibido de sus amigos y familia – fue el poder salir a la cancha y jugar sin pensar demasiado. En los primeros tres partidos de su carrera en la NBA, a veces parecía indeciso y paralizado por el miedo a cometer errores. Pero todo eso cambió cuando Nelson, el co-capitán del Magic, le dio la charla de ánimo que le permitió enfrentarse a Anthony de Nueva York.

“Cuando yo estoy en cancha tratando de pensar demasiado, me aleja de lo duro que puedo jugar. Cuando estoy tratando de no cometer errores y tratando de no hacer nada malo, eso no es bueno. Jugar y dejarme llevar por mis instintos es lo que suelo hacer”, dijo. “Hablé con Jameer hace un par de días y me dijo despejara mi mente y simplemente jugara tan duro como puediera.

“Los entrenadores dicen que prefieren que cometa un error jugando duro que no jugar duro. Naturalmente, yo (a veces) me remonto a mis instintos naturales en la universidad y los principios defensivos son diferentes. Cuando me canso vuelvo a eso porque eso es lo que es natural para mí. Pero una vez que te acostumbras a jugar a este nivel, todo me saldrá natural y no voy a cometer los mismos errores que yo estaba haciendo a principios de la temporada”.

Mientras que los novatos del Magic Andrew Nicholson, DeQuan Jones y Kyle O'Quinn han estado trabajando en la sede del equipo desde finales de junio, Harkless no se unió al Magic hasta el traspaso en agosto y no fue totalmente dado de alta por los médicos para competir hasta la última semana de octubre.

Pero trabajó incansablemente para tratar de ponerse al día, a menudo se quedaba horas después de la práctica para ejercicios adicionales del manejo del balón, acondicionamiento y practicar sus canastos. Es una ética de trabajo que aprendió de Rosa Harkless, su madre. El entrar finalmente a la NBA le permitió pagarle a su madre y a su abuela al permitir que su mamá renunciara a su trabajo de mesera y mudar a la familia a un apartamento mucho mejor en Queens.

“Mi mamá era una mesera de Applebee’s y no trabaja más allí”, dijo Harkless con una gran sonrisa. “Sólo estoy haciendo lo mejor que puedo para cuidar de ella porque ella ha estado trabajando duro toda mi vida. Ella me mantuvo con los pies sobre la tierra y ella es realmente independiente. Aprendí de ella a ser independiente y trabajar muy duro todo el tiempo para hacer lo que tengo que hacer.” El técnico del Magic, Jacque Vaughn intentó poner expectativas para Harkless después de un rendimiento prometedor el martes, a sabiendas de que todavía habrá un montón de altibajos contra el novato. Pero en todo caso, Harkless le demostró a su técnico que se le puede tener confianza en la cancha y el escenario de la NBA ya no es demasiado grande para él, siempre y cuando él juegue con una mente clara y una mentalidad agresiva.

Algún día, Harkless y la fanaticada del Magic podrán mirar hacia atrás al partido del martes, 13 de noviembre como el día en que el alero novato dejó de jugar para ponerse al día y comenzó a flexionar sus músculos de la NBA.

“Antes del partido yo sólo quería entrar en la cancha, olvidarme de todo lo demás y jugar fuertemente. Y parecía como si estuviera jugando mucho más libre”, dijo Harkless. “Yo sólo quiero ganar la confianza de los entrenadores y demostrarles que puedo manejar esto.”

Nota: El contenido de esta página no ha sido revisado o aprobado por el Orlando Magic. Todas las opiniones expresadas por John Denton son suyas y no reflejan las opiniones del Orlando Magic o de su personal de Operaciones de Baloncesto, socios o patrocinadores. Sus Fuentes de información no son conocidas por el Magic y no tiene ningún acceso especial a información más allá del acceso y los privilegios que van junto con ser un miembro acreditado de los medios de comunicación por la NBA.






Sigue el Twitter oficial del Orlando Magic en español aquí