Print RSS Feeds Insider Magic Texts
Denton: El Magic Reflexiona la Derrota y la Temporada

Por John Denton
29 de mayo del 2010


BOSTON - En los minutos finales del viernes y en la primera hora del sábado, mientras el Orlando Magic trataba de descomprimir la derrota aplastante del Juego 6 contra los Celtics de Boston, los sentimientos lentamente se fueron derritiendo de frustración al caer derrotados en las Finales de la Conferencia del Este a estar asombrados ya que la temporada repentinamente llegó a su final.

Vince Carter se mantuvo prácticamente sólo y agachado en su puesto en el vestuario, al parecer sin querer salir del vestidor. J.J. Redick agarró un plato de pollo y vegetales, sin ni si quiera estar hambriento debido a la sensación de náuseas y el vacío estómago. Y entre gemidos a causa del abuso que su cuerpo recibió durante los últimos seis partidos, Jameer Nelson suspiró por sus sueños perdidos.

De repente, la noche del viernes, todo había terminado para el Magic. En primer lugar, el partido. Después las Finales de la Conferencia del Este. Y finalmente, la temporada. Y ni una persona dentro del Magic quería que se terminara – no así y no sin el trofeo de campeonato el cual el equipo estaba destinado a ganar la mayor parte de la pretemporada de 104, temporada regular y los partidos de la postemporada.

“Uno nunca está realmente listo para que termine”, dijo Nelson con los hombros caídos y una sonrisa forzada.

Pero terminó cuando el Magic no pudo lograr lo impensable y lograr un regreso del déficit de 3-0 contra los Celtics de Boston. Oh, el Magic se negó a irse en silencio, luchando para ganar Juegos 4 y 5 para amenazar a los Celtics y hacer que los historiadores de baloncesto rebuscaran los libros de récords.

Pero un equipo del Magic, el cual necesitaba otra noche perfecta, no pudo lograr conseguir una sin importar lo mucho que el centro de la franquicia, Dwight Howard, trabajó para mantener el equipo a flote hasta que fue sacado misericordiosamente del partido con 90 segundos por jugar. El resultado final – una victoria de Boston 96-84 – acabó con las buenas vibras de los últimos días y dejó al Magic en busca de respuestas.

No habrá Juego 7 de regreso en el Amway Arena ni el campeonato que el Magic estuvo asechando desde el pasado mes de septiembre. Y cuando un equipo que quería todo se quedó sin nada, se produjo un vacío.

“Este es un equipo con calibre de campeonato y al quedarnos cortos no hay victoria moral en nada”, destacó el alero del Magic, Matt Barnes. “Todos estamos muy decepcionados con nosotros mismos en este momento. Tuvimos una buena temporada, nos gustaba en donde estábamos (entrando en la serie frente a Boston), pero perder 4-2 sólo nos deja saber que no nos propusimos a lograr lo que esperábamos hacer”.

Lo que esperaban hacer, por supuesto, era volver a las Finales de la NBA y ganar el título que sólo se les escapó la primavera pasada en la derrota ante los Lakers de Los Ángeles. Para conseguir esa oportunidad esta vez, Orlando tenía que jugar un baloncesto casi perfecto en cuatro partidos consecutivos después de sorprendentemente caer en un precipicio de 0-3 al comenzar una postemporada con ocho victorias consecutivas.

Lo que le duele mucho a la mayoría del Magic y seguramente los perseguirá en la temporada baja, es que Boston fue por lo general el agresor en la serie. Boston sorprendió a Orlando con la guardia baja en el Juego 1 y fueron los Celtics quienes ejecutaron en la recta final en el Juego 2 para conseguir un dominio absoluto en la serie. El Magic fue completamente arrollado en el enfrentamiento del Juego 3, el cual resultó en una derrota de 94-71, pero volvió a conseguir respeto con una victoria en tiempo suplementario en el Juego 4 y una sólida victoria en el que resultó ser el último partido del Magic en el Amway Arena.

Pero el viernes, fueron los Celtics quienes golpearon primero y quienes golpearon con mayor frecuencia. Orlando no pudo igualar las anotaciones de Paul Pierce (31 puntos) y Ray Allen (20 puntos), y no pudo responderle a un equipo de los Celtics, los cuales simplemente jugaron mejor cada vez que tenían que hacerlo.

“Puedes volver a echarle un vistazo a lo que nuestros jugadores dijeron después de los partidos y tener dos partidos en una serie de seis en donde ellos se están cuestionando su propio esfuerzo, es demasiado”, dijo el técnico del Magic, Stan Van Gundy. “Uno no puede tener dos partidos en los que el esfuerzo es mediocre. Quiero decir, eso es simplemente inaceptable. Creo que al nuestros muchachos mirar hacia atrás en esta serie, eso va a ser lo primero por lo que se van a echar la culpa.

…En este momento, es sólo una gran decepción”.

Nelson y Howard, los dos jugadores que se mantuvieron sentados en el banco el pasado junio para ver la celebración de los Lakers cuando consiguieron el campeonato, se negaron en dejar las esperanzas de un titulo hasta el minuto final del viernes. Juntos, los dos jugadores con más tiempo jugando con el Magic, mostraron el mejor tipo de liderazgo que dos co-capitanes pueden mostrar – jugando con una enorme energía y una voluntad inquebrantable.

Pero todo lo que quedó al final fue otra lección para aprender para los dos capitanes quienes pensaron que finalmente tenían las piezas correctas a su alrededor para poder lograr sostener el trofeo de Larry O’Brien a mediados de junio.

“Es tan decepcionante, porque hemos invertido tanto en esta temporada”, dijo Nelson. “Estamos molestos por haber fallado en conseguir nuestro objetivo de ganarlo todo. Nos cavamos un hueco demasiado grande y no puedo ni siquiera expresar el nivel de dolor en el que estamos ahora. Sé que todos en este camerino dimos del todo. Nuestro equipo de entrenamiento, nuestra gerencia y nuestros jugadores pusieron todo su empeño en ello. Estamos molestos, pero ahora sólo tenemos que esperar hasta la próxima temporada para intentar hacerlo de nuevo”.

Howard, quien promedió 21.8 puntos, 10.8 rebotes y 3.0 bloqueos en la serie y mostró a lo largo de los últimos tres partidos por qué es considerado el hombre más grande en el juego actualmente, habló abatido acerca de tener que aprender las lecciones en lugar de levantar un banderín de campeonato.

El Magic abrirá una nueva era y una nueva temporada cuando se traslade del Amway Arena al deslumbrante Amway Center, el cual costó $380 millones. Howard espera que el Magic pueda hacer las mejoras necesarias, individual y colectivamente, para asegurar que el primer año en el nuevo edificio no termine como el amargo viernes en la noche.

“Es muy difícil en estos momentos, pero tenemos que aprender de nuestros errores”, él dijo. “El próximo año tenemos que tener jugadores que estén dispuestos a dar todo lo que tienen para conseguir victorias. En un partido o una serie como esta, no se trata de habilidad o talento; se trata de quien lo quiera másy quien esté dispuesto a hacerlo en una serie. Esos muchachos (de Boston) jugaron como si quisieran ganar el campeonato la serie entera. Es por eso que están en la posición que están en este momento y nosotros no”.

John Denton escribe para Orlandomagic.com. Su segmento de “Magic tras Bastidores” puede escucharse cada semana en ESPN 1080 AM. Envíe sus preguntas para el segmento “Ask J.D.” de John que aparecerá cada viernes en AskJD@orlandomagic.com.