Denton: La Mejora Constante de Redick es un Testamento a su Ética de Trabajo


Por John Denton
Traducido por Adly Santiago
27 de noviembre del 2012

ORLANDO –La evolución del éxito de J.J. Redick en la cancha de baloncesto ha llegado no sólo por haber cambiado drásticamente su cuerpo y refinó su tiro, sino también porque él mismo se convirtió en un estudiante del juego.

A través de los años, Redick no ha dejado de estudiar a grandes escoltas de la talla de Reggie Miller, Ray Allen, Dwyane Wade y Manu Ginobili. Y ya que el baloncesto es un deporte de imitación, Redick ha adoptado cosas que esos grandes jugadores hacen y las añade a su propio arsenal.

Estudió cómo jugadores como Miller, Allen y su oponente del domingo, Jason Terry, se mueven sin el balón y utilizan las pantallas para conseguir tiros abiertos. Ha aprendido a utilizar su falsos intento al canasto como arma para enviar defensores volando por el aire y la forma correcta de hacer un pase de bolsillo en jugadas de pantalla y continuación estudiando video de los otros jugadores. Y se maravilla de la manera en la que Wade y Ginobili han usado impecable movimiento de los pies para poner a temblar a sus defensores y contribuir ofensivamente en una variedad de maneras.

Redick ha sido capaz de mezclar esas cosas en su propio juego hasta el punto de que ahora es considerado uno de los mejores sextos hombres de la NBA. Es natural el hacer comparaciones entre Ginobili, el Mejor Sexto Hombre de la NBA del Año en 2008, y Redick de Orlando. Los dos se enfrentarán el miércoles en la noche, cuando el Magic (5-8) y los Spurs (12-3) jueguen en el Amway Center, Redick admite que ha tomado partes del juego de Ginobili y las incorporó a su propio estilo.

“Sería un gran tipo al que puedes asimilar tu juego ya que es un jugador espectacular que ha estado en un nivel de jugador estrella por un sinnúmero de años”, dijo Redick de Ginobili. “He tomado algunas cosas de diferentes jugadores. Una cosa en la que él es genial es - y he tomado esto de Dwyane Wade también – es el salir de las pantallas y continuación. Es genial en rechazar la pantalla y en crear espacios de esa manera. Yo no soy tan creativo en pasar la pelota como él. Y su juego de pies está a otro nivel. Es algo que todos los muchachos de toda la liga intentan inmolar. (James) Harden, básicamente, tomó todos sus movimientos. (Ginobili) es un gran jugador”.

Redick, de 28 años de edad y en su séptima temporada en la NBA, se ha movido en la conversación de ser un jugador de primera esta temporada con la forma en que ha llevado al Magic en la ofensiva durante largos períodos. Está tercero en el equipo en anotación (14.8 puntos por partido) y el segundo en asistencias (5.0 asistencias por partido), mientras que también se acerca a los famosas categorías 50-40-90. Redick está anotando a un 46.2 por ciento de campo, 36.5 por ciento desde la línea de 3 puntos y 90.2 por ciento desde la línea de tiros libres. En un contexto histórico, sólo cinco jugadores en la historia - Larry Bird (dos veces), Steve Nash (cuatro veces), Reggie Miller, Mark Price y Dirk Nowitzki han logrado la hazaña 50-40-90 en una temporada.

Dijo el entrenador de Boston, Doc Rivers, el domingo en la noche antes de que Redick quemara a los Celtics por 21 puntos: “No tienen a ese único jugador en este equipo (del Magic) que usted tiene que parar cada noche, pero si tuviera que elegir uno sería a J.J. Redick. Creo que es quien los hace continuar “.

El promedio de 14.8 puntos anotados por partido de Redick es el quinto mejor promedio en la NBA entre los reservas, sólo por detrás de Jamal Crawford (18 puntos por partido) de L.A., Ramón Sesiones (16.4 puntos por partido) de Charlotte, Kevin Martins (15.7 puntos por partido) de Oklahoma City y Marcus Thornton (15 puntos por partido) de Sacramento. (El ex alero del Magic, Ryan Anderson, ahora con Nueva Orleans, está promediando 17.7 puntos por partido, pero ha sido titular en siete partidos, mientras que ha salido desde el banquillo en seis partidos). Sin embargo, ninguna de las reservas de alto puntaje por delante Redick están promediando al menos cinco asistencias por juego.

Los números de Redick se comparan favorablemente con los de Ginobili, quien a los 35 años de edad se encuentra en su 11ª temporada con los Spurs. Ginobili está promediando 11.2 puntos por partido y busca crear para otros de la misma manera que Redick hace con sus 4.1 asistencias por noche.

El técnico del Magic, Jacque Vaughn, quien jugó con Ginobili y lo entrenó las últimas dos temporadas como asistente en San Antonio, no quería tener nada que ver con las comparaciones entre los dos jugadores. Después de todo, esa comparación no sería justa para ninguno de los jugadores teniendo en cuenta que Ginobili lleva mucho más en su carrera y ha sido parte de tres equipos campeones y de un equipo ganador de la medalla de oro para Argentina.

Vaughn dice que Redick podría empezar como titular para una variedad de equipos en la NBA, pero él lo utiliza saliendo de la banca - mucho de la manera en la que Gregg Popovich de San Antonio hace con Ginobili - para equilibrar el marcador en la primeras y segundas unidades.

“Creo que la dinámica fue la de buscar cuál era la alineación más eficiente para nosotros”, dijo Vaughn de su razonamiento para el uso de Redick en un papel de reserva. “Tiene más peso que el balón se dirigirá en su dirección (de Redick) con el segundo grupo y eso no es un gran secreto. Es por eso que toda la dinámica de si es titular o no está presente.”

Redick, quien fue titular en cuatro partidos, mientras que el Magic se quedó sin el armador Jameer Nelson debido a una lesión en la ingle, dijo que no le importa si empieza como titular o saliendo del banco. Sin embargo, admitió que hay una dinámica muy diferente entre los dos, debido a la diferente mentalidad que debe tener. Como titular, él es más un anotador, mientras que él es más un creador de jugadas cuando está con la segunda unidad.

Al igual que aprendió de otros grandes escoltas en la NBA, Redick está tratando de transmitir algunos de sus conocimientos al prometedor novato del Magic Maurice Harkless. Harkless, 19, por lo general se combina con Redick en ejercicios de tiro y los dos se empujan el uno al otro con competencias intensas.

Redick dijo: “Es algo que él quiere hacer y algo que ciertamente no me importa. Me gusta hacer mi trabajo y si alguien quiere unirse a mi, que así sea. Y él es alguien que tu quieres que se una a ti ya que entrena fuertemente y lo toma en serio.”

En cuanto a emular más a Ginobili y posiblemente ganar el premio como Sexto Hombre de la NBA del Año esta temporada, Redick dijo que no le gustan sus probabilidades. Él siente que ha sido pasado por alto para cosas tales como concursos de 3 puntos y premios individuales durante los años, y ni siquiera una campaña de Twitter (@RedickForThree) lo puede ayudar ahora. Su única preocupación, enfatizó, es ayudar al Magic a ganar.

“He perdido la esperanza en eso. Escucha, si no me iban a invitar cuando conseguí el mejor porcentaje (de 3 puntos) de mi carrera el año pasado y (el Juego de Estrellas) fue en mi ciudad ... he perdido la esperanza”, Redick dijo de su porcentaje de 41.8 en triples anotados la pasada temporada. “Francamente, creo que nunca voy a conseguir ese tipo de reconocimiento y eso está bien. Lo mío es tratar de averiguar cómo podemos ganar juegos de baloncesto. Ese ha sido mi enfoque y cualquier frustración que he tenido es porque hemos perdido. No me importa ser titular o salir de la banca ni nada de eso. Para mí, en cualquier papel que tenga voy a tratar de ayudar a ganar”.

Nota: El contenido de esta página no ha sido revisado o aprobado por el Orlando Magic. Todas las opiniones expresadas por John Denton son suyas y no reflejan las opiniones del Orlando Magic o de su personal de Operaciones de Baloncesto, socios o patrocinadores. Sus Fuentes de información no son conocidas por el Magic y no tiene ningún acceso especial a información más allá del acceso y los privilegios que van junto con ser un miembro acreditado de los medios de comunicación por la NBA.




Sigue el Twitter oficial del Orlando Magic en español aquí