Denton: La Comida de Su Madre Ayudó a Vucevic a Lidiar con Su Ausencia en la Cancha

Por John Denton
Traducido por Adly Santiago
31 de marzo del 2013

HOUSTON – Con breves molestias en la cabeza y sensibilidad a la luz después de sufrir una contusión cerebral la semana pasada, Nikola Vucevic del Orlando Magic fue instruido a no ver la televisión, leer o incluso enviar mensajes de texto en su teléfono durante su recuperación.

Así que Vucevic optó por un remedio infalible para sus síntomas de contusión cerebral y el aburrimiento: la comida de su madre.

La contusión cerebral de Vucevic, la cual fue resultado de un codazo de Tyler Hansbrough a la boca y la cual lo mantuvo fuera de cinco juegos del Magic, ocurrió en medio de la visita de sus padres, Borislav y Ljiljana, desde su natal Montenegro. Con poco que hacer para pasar el tiempo mientras se aclaraba su cabeza, Vucevic elaboró una lista de platos nativos de Montenegro que quería que su mamá le cocinara mientras estaba en Orlando. Eso, más que nada, le ayudó a superar la decepción de tener que perder sus primeros partidos de la temporada, dijo.

“Ella hizo un montón de comida casera y un montón de mis comidas favoritas. Le hice una lista de todas las comidas que yo quería hacer y se hizo cargo de mí”, dijo Vucevic con una sonrisa. “Mi favorito está hecho de carne de res y tiene un montón de queso (de relleno). Luego, lo enrollas y lo fríes y le pones una salsa especial. Es bastante bueno. Es una de las especialidades de donde vengo.”

Esa comida cacera hizo el truco para Vucevic, quien regresó el sábado tras perderse cinco partidos y 10 días desde que ocurrió la contusión cerebral y jugó como si él nunca había perdido un partido. Lució bien ante los Hawks de Atlanta anotando 17 puntos y 15 rebotes y jugó tan bien que el entrenador del Magic Jacque Vaughn excedió su límite de minutos y mantuvo al jugador de 7 pies en cancha durante 39 minutos. Y lo hizo mientras usaba un protector bucal, por primera vez desde que estaba en la universidad en USC.

“Estaba lo suficientemente bien para jugar por casi 40 minutos”, dijo Vaughn, cuyo Magic (19-55) se enfrentan a los Rockets (39-33) en Houston el lunes. “Es increíble. La resistencia que tiene, regresa a la alineación y nos da un doble-doble. Seguí preguntándole si se sentía bien y a ver si iba a ser honesto conmigo, y creo que él fue honesto conmigo”.

Su desempeño el sábado fue emblemático de la manera que Vucevic, a sólo 22 años de edad, ha jugado toda la temporada - algo que ha hecho de él uno de los principales candidatos a ganar el premio al Jugador de Mayor Progreso en la NBA.

Vucevic, un jugador de segundo año, es el segundo en la NBA en mejoras agarrando rebotes de la temporada pasada a esta temporada (6.7 rebotes más por partido) y está empatado en el segundo lugar en mejoras en puntuación (7.0 puntos por partido). (Sólo Omer Asik de Houston (7.3 rpp.) ha hecho una mejora más grande en rebotes, mientras que James Harden de Houston (9.2 puntos por partido) y Asik (7.0 puntos por partido) han mejorado tanto sus anotaciones). Vucevic, quien inteligentemente fue adquirido por el Magic el verano pasado en el exitoso canje de cuatro equipos que involucró a 12 jugadores en el que también participó Dwight Howard y Andrew Bynum, ocupa el tercer lugar en la NBA en rebotes por partido (11.5), quinto en promedio de rebotes defensivos ( 8.1 rebotes) y sexto en promedio de rebotes ofensivos (3.4 rpp.).

El sábado, también consiguió su 38vo doble-doble y su 15to juego con 15 rebotes en la temporada. Ha sido un modelo de consistencia para un equipo del Magic joven y claramente se ha convertido en una pieza fundamental para el Magic en el futuro.

“Sabía que podía agarrar rebotes, pero realmente no sabía si iba a pasar mi segundo año”, dijo, un tanto sorprendido por su propio crecimiento asombroso en esta temporada. “Pero tengo una buena sensación para el juego y eso ayuda.”

Vucevic fue el único jugador del Magic en participar en los primeros 68 juegos de esta temporada, pero tuvo que ser honesto consigo mismo la semana pasada cuando comenzaron los dolores de cabeza después de una fea derrota en Indiana. A pesar de recibir un codazo de Hansbrough en la boca luchando para agarrar un rebote, Vucevic se quedó en el juego. Pero después, le mencionó los dolores de cabeza al entrenador atlético principal del Magic Keon Weise.

Y cuando Vucevic salió a practicar un poco antes del juego una noche después en Nueva York y le molestaron las luces en el Madison Square Garden - salió de la cancha después de sólo un par de minutos - Weise y los médicos del Magic comenzaron a evaluarlo por una contusión cerebral.

“Me golpearon y recibí un codazo de Hansbrough, pero realmente no me preocupó y quería seguir jugando. Después del partido, tuve un pequeño dolor de cabeza, pero no era realmente malo. Luego, la mañana siguiente, cuando me desperté se puso peor”, recordó Vucevic. “Mayormente fue dolor de cabeza y sensibilidad a la luz. Estaba muy sensible a la luz.

“Nunca había tenido (una contusión cerebral) antes. No tenía miedo, pero sólo quería asegurarme de que todo se fuera y de que todo estaba bien antes de regresar”, continuó Vucevic. “Es la cabeza, así que tienes que cuidar de ella. El entrenador y los médicos hicieron un gran trabajo, asegurándose de que todo estaba bien para yo regresar”.

La contusión hizo que Vucevic tuviera que seguir el protocolo de la NBA por lesiones en la cabeza. Tenía que estar libre de todos los síntomas antes de poder reanudar los entrenamientos sin contacto como montar una bicicleta estática, correr en una maquina de ejercicios y practicar en cancha sin contacto.

Eso también significó perderse el tan anticipado juego de Orlando contra Miami el pasado lunes, cuando el Heat extendió su racha ganadora a 27 partidos. Vucevic había sido una espina en el costado del Heat durante toda la temporada, anotando 21 puntos y atrapando un récord de franquicia de 29 rebotes contra Miami en diciembre y logrando anotar 25 puntos y 21 rebotes más sobre ellos en un partido en Miami a principios de mes.

En medio de todo el tiempo de inactividad, Vucevic se mantuvo alejado de la televisión, los mensajes de texto y su i-Pad. En cambio, él saboreó el sabor de casa, consumiendo un montón de comida de su madre.

“Mis padres estaban en la ciudad, así que tuve la oportunidad de pasar tiempo con ellos. Pero prefiero estar en la cancha con mis compañeros”, dijo con franqueza. “Fue muy frustrante. Yo estaba muy aburrido porque no podía hacer nada. Ellos me dijeron que no podía ver la televisión, no podía leer y no podía enviar mensajes de texto. No es que yo no podía hacer esas cosas, pero si lo hacía podría haber frenado la recuperación del cerebro de manera que hice las cosas correctas. Y era frustrante ver a los muchachos (del Magic) jugando duro y yo quería estar ahí para ayudarles a ganar. Es lamentable, pero ahora estoy de regreso”.

Vucevic espera terminar la temporada fuerte y luego usar un verano de trabajo duro para hacer otro gran paso en su mejora como jugador. Pasará algo de su receso de temporada jugando en el torneo Eurobasket de Montenegro, pero el resto lo utilizará para lograr preparase mejor para hacer otro gran salto la próxima temporada.

“Definitivamente voy a pasar mucho tiempo en el gimnasio para conseguir ser más rápido, más explosivo y más (movilidad lateral). Creo que va a ayudar mucho mi juego”, dijo. “Después trabajaré en los movimientos en la pintura y conseguir un par de movimientos que pueda usar el año que viene. Y defensivamente quiero mejorar, ver videos y aprender ángulos. Así que será un gran verano para mí.”

Nota: El contenido de esta página no ha sido revisado o aprobado por el Orlando Magic. Todas las opiniones expresadas por John Denton son suyas y no reflejan las opiniones del Orlando Magic o de su personal de Operaciones de Baloncesto, socios o patrocinadores. Sus Fuentes de información no son conocidas por el Magic y no tiene ningún acceso especial a información más allá del acceso y los privilegios que van junto con ser un miembro acreditado de los medios de comunicación por la NBA.




Sigue el Twitter oficial del Orlando Magic en español aquí