Cohen: En una Misión para Abrir Espacio en el Tope Salarial

Por Josh Cohen
Traducido por Adly Santiago
10 de agosto del 2012

Es hora de pensar en el futuro.

Eso no siempre es fácil de hacer en el mundo de los deportes.

Hay un deseo inquebrantable de ganar ahora. Está en la naturaleza competitiva de cada persona.

A veces, sin embargo, una reconstrucción y un cambio de imagen progresivo es necesario para alcanzar el objetivo final. Es plausible, el objetivo es ganarlo todo, no sólo ganar algunas veces.

Especialmente en la NBA donde la arquitectura del equipo es sin duda más interesante e importante que el desarrollo de jugadores, a menudo es imprescindible el crear una estrategia en torno a la flexibilidad financiera en el futuro.

El canje de Dwight Howard el viernes no fue en realidad acerca de los bienes tangibles - en otras palabras, las piezas recibidas por el Magic - sino más bien se trató de la posibilidad de conseguir algo de valor en unos pocos años.

Claro, Arron Afflalo es un jugador sólido y Moe Harkless tiene muchas ventajas. Pero, el segmento imperceptible de la oferta que hace el canje entre cuatro equipos tolerable, tal vez, está más relacionado con la economía.

El espacio en el tope salarial es una parte integral de la formación de un equipo aspirante al título.

Miami es el modelo y Orlando ha estado en ese camino antes.

Exactamente una década antes de que el Heat creara su “Big Three”, el Magic se aseguró a un dúo dinámico (T-Mac, G. Hill) y casi montó su propio trío fantástico (T. Duncan).

Nunca es una garantía, por supuesto. A veces los jugadores estrellas que son agentes libres desprecian una oportunidad que al parecer es surrealista, o deciden que el cambio no es la mejor resolución. Esto fue lo ocurrido con Duncan.

Después de esta próxima temporada, el Magic no tendrá obligaciones financieras de más. El último año del contrato de Hedo Turkoglu está parcialmente garantizado, al igual que es el de Al Harrington, quien también fue adquirido en el canje de Howard.

Probablemente no es necesariamente ventajoso el despejar espacio significativo en el tope salarial para el próximo verano, cuando los mejores agentes libres disponibles (además de Howard, Chris Paul y Andrew Bynum) probablemente serán Monta Ellis (opción de jugador), Josh Smith y David West.

Muchos están llamando al 2014 una recreación del 2010, teniendo en cuenta que LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh todos pueden convertirse en agentes libres de nuevo. Pero seamos honestos por un momento, después de ganar un título, me parece un poco exagerado creer que se desmantelaría del núcleo de Miami en dos años.

Por lo tanto, el año de oro, el año en el que el Magic puede tener la posibilidad de volver a tener otro año lleno de talento como en el 2000, es el año 2015.

Sé que parece una eternidad a partir de ahora. Sé que es difícil seguir siendo paciente. Pero, en la NBA, por lo general toma unos pocos años después que comienza la reconstrucción para volver a ser un aspirante al título.

Además de cualquiera de las buenas selecciones en el draft que Orlando obtenga durante el próximo par de años, el Magic podría ser el destino para la próxima cosecha grande de talento con experiencia.

Déjame mencionar algunos nombres atractivos: LaMarcus Aldridge, Kevin Love, Rajon Rondo y Marc Gasol. Todos ellos posiblemente se pueden obtener tres veranos a partir de ahora cuando el Magic estará en posición de regresar competir por el campeonato.

Tal vez para el año 2015, Orlando tendrá suficiente espacio en el tope salarial para firmar a tres de esas estrellas como el Heat fue capaz de hacer con James, Wade y Bosh.

Sabemos que en el pasado, cuando el Magic tiene suficiente espacio en el tope salarial, lo logran. En 1994, Orlando logró firmar a Horace Grant para formar una de las mejores alineaciones de los últimos 20 años. En el año 2000, se negociaron firmas y canjes para lograr adquirir a McGrady y Hill (las lesiones le impidieron llegar a las expectativas). En 2007, Rashard Lewis fue agregado al equipo y ayudó a llevar al nuevo equipo del Magic a las Finales de la NBA en 2009.

Orlando es un lugar muy deseable. Hay un clima cálido durante todo el año, no hay impuesto estatal y el equipo juega en el mejor escenario de todos los deportes profesionales.

Seguro que parece razonable pensar que después de lograr conseguir buenas selecciones en el draft durante los próximos años para unirse con algunos de los jugadores jóvenes como Afflalo, Harkless y Andrew Nicholson, Orlando tendrá el talento para convencer a jugadores estrellas para que hagan del Centro de la Florida su nuevo hogar.

Escucha, la NBA trabaja en un ciclo. Ningún equipo, incluyendo a los Lakers, quienes fueron normales durante la mayor parte de los años 90 y de nuevo inmediatamente después de que Shaquille O'Neal fue cambiado en el 2004 y los Celtics, quienes antes de adquirir a Kevin Garnett y a Ray Allen en el 2007 fueron uno de los peores equipos de la liga, pueden ser dignos de un campeonato cada temporada.

El objetivo es liberar suficiente espacio en el tope salarial y en el momento perfecto, atacar furiosamente mediante la firma de una colección de talento All-Star. De esa forma es que muchos equipos van de ser ordinarios a excepcionales en un período relativamente corto de tiempo.

Nota: El contenido de esta página no ha sido revisado o aprobado por el Orlando Magic. Todas las opiniones expresadas por Josh Cohen son suyas y no reflejan las opiniones del Orlando Magic o de su personal de Operaciones de Baloncesto, socios o patrocinadores.

Select a radio button to answer the following poll question.
Does the thought of the Magic signing multiple All-Star caliber free agents in a few years motivate you?:
Does the thought of the Magic signing multiple All-Star caliber free agents in a few years motivate you?
View Results