Cohen: Magic Continúa Aplanando el Camino para Grandes Resultados

Por Josh Cohen
Traducido por Adly Santiago
21 de febrero del 2013

ORLANDO -- Puede ser que tenga un impacto limitado al corto plazo, pero el canje de J.J. Redick, similar al canje de Dwight Howard el pasado verano, es el tipo de transacción que en última instancia podría impulsar al Orlando Magic a conseguir el éxito supremo.

La flexibilidad financiera junto con las adquisiciones y desarrollo de talento joven es la forma en la que equipos de la NBA finalmente se convierten de equipos en reconstrucción a ser aspirantes al título.

Ahora, con Tobias Harris, jugador de 20 años de edad, con un potencial ilimitado para convertirse en un jugador valioso, juntos a Nikola Vucevic, Andrew Nicholson y Maurice Harkless quienes todavía están en las etapas infantiles de su desarrollo, Orlando se ha acumulado una gran cantidad de jugadores jóvenes alrededor de los cuales pueden construir.

Y, por supuesto, el Magic cosechará una de las primeras selecciones en el Draft de la NBA de junio de este año y tal vez el año que viene también cuando una supuesta clase estelar del draft se dará a conocer.

Pero lo que realmente va a separar a Orlando de la mayoría de los otros equipos en reconstrucción es la cantidad de espacio en el tope salarial que tendrá para lograr conseguir agentes libres en dos o tres años.

Mientras que las otras piezas en el acuerdo de Redick, entre ellos el armador veterano Beno Udrih y el campeón colegial del año pasado en Kentucky Doron Lamb, se espera que le contribuyan a Jacque Vaughn, cada uno de ellos tienen muy buenos contratos que le permitirá al Magic permanecer en buen camino dijo el Gerente General Rob Hennigan.

"Nos gusta el acuerdo con Milwaukee porque nos pareció que éramos capaces de recibir algunos jugadores que satisfacen algunas de las necesidades de nosotros y concuerdan con la línea de tiempo para armar una ventana competitiva", dijo Hennigan.

"Estamos siendo oportunista", agregó. "Tenemos que mirar todo con una perspectiva más amplia. Creemos en todo lo que estamos haciendo. Creemos en la investigación que hacemos."

Sin duda fue una decisión difícil el canjear a Redick, quien ha mejorado continuamente desde que fue seleccionado por el Magic en el 2006. Pero teniendo en cuenta que iba a ser un agente libre sin restricciones este verano y con la expectativa de que buscará conseguir un contrato por valor de hasta $10 millones por temporada, ese precio para Redick era demasiado empinado para descarrilar el camino de crear algo equilibrado y sostenible.

"Con el panorama de la liga de la manera que es y todas las reglas como están, tienes que ser estratégico y reflexivo y prudente en cuanto a la forma de construir tu equipo y gastar tu dinero", dijo Hennigan.

Puede ser difícil ver la luz al final del túnel y de cómo se verá en última instancia, pero el Magic ha establecido un canal muy excepcional que con el tiempo se completará con las piezas correctas para conseguir formar un equipo contendiente.

Si examinas algunos de los actuales equipos de primera en la NBA, te darás cuenta de que estas franquicias no se evolucionaron en candidatos al título de la noche a la mañana.

Miami, por ejemplo, pasó un par de años liberando un montón de espacio en el tope salarial para unir eventualmente a LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh en el 2010, cuando todos eran agentes libres.

Oklahoma City se llenó de un conjunto de selecciones gratificantes en el draft, como Kevin Durant, Russell Westbrook y Serge Ibaka, y después de algunos años de preparación todo ese talento joven surgió en uno de los mejores equipos de la liga.

No hay una sola manera precisa para construir un equipo de primera, por lo que toda la flexibilidad en el tope salarial podría ser una gran ventaja para Orlando.

Pero a medida que el Magic continúa en este viaje, es imprescindible, como se comprobó con el canje de Redick el jueves, que no se puede dejar que las emociones interfieran con metas a largo plazo.

"Entiendo las emociones por las que uno pasa cuando alguien a quien apoyas es cambiado", dijo Hennigan. "Nuestro trabajo consiste en eliminar esa emoción y enfocarnos en decisiones que son en el mejor interés de la organización. Usted tiene que ser estratégico, reflexivo y prudente en cuanto a la forma de construir tu equipo y gastar tu dinero. Estamos tratando de ser muy metódicos".

Es importante tener en cuenta que cada vez que Orlando ha estado en una reconstrucción, se ha recuperado de ello con éxito.

Después de su temporada de expansión en 1989 y unos años de desarrollo de jugadores jóvenes, Orlando llegó a las Finales de la NBA en 1995. Se tomaron decisiones con calidad durante el draft (por ejemplo: Shaquille O'Neal, Penny Hardaway, Nick Anderson, Dennis Scott) e hizo fichajes favorables de agentes libres (por ejemplo, Horace Grant).

De nuevo se sobrepuso a una renovación relativamente corta cuando logró firmar a Howard y Jameer Nelson en el 2004 a través del draft y utilizó una cantidad sustancial en el tope salarial para adquirir a Rashard Lewis en el 2007 para llegar una vez más a las Finales en 2009.

La costa está limpia para el Magic para salir una vez más de esta reconstrucción. Y cuando lo hagan, todos se darán cuenta que el acuerdo de Howard el pasado mes de agosto y el canje de Redick fueron esenciales en este proceso.

Nota: El contenido de esta página no ha sido revisado o aprobado por el Orlando Magic. Todas las opiniones expresadas por John Denton son suyas y no reflejan las opiniones del Orlando Magic o de su personal de Operaciones de Baloncesto, socios o patrocinadores.




Sigue el Twitter oficial del Orlando Magic en español aquí