Análisis: Magic vs. Bulls (4/14/14)

Kyle O'Quinn

Por John Denton
Traducido por Adly Santiago
14 de abril de 2014

CHICAGO – Cuando el Orlando Magic se reunió por primera vez como equipo en octubre - antes de que incluso practicaran juntos en el campamento de entrenamiento - el técnico Jacque Vaughn hizo hincapié en que él quería ver una mejora significante en la forma en la que el equipo juega en casa.

Orlando hizo eso esta temporada, registrando una mejora de siete victorias en casa con un juego por jugar la noche del miércoles. También lograron conseguir varias victorias especialmente conmovedoras sobre la cancha del Amway Center, derrotando a Oklahoma City, Indiana, los Clippers de Los Ángeles y Brooklyn (dos veces).

Durante su discurso para abrir el campamento de entrenamiento la próxima temporada, Vaughn debería de abordar de manera similar la necesidad del Magic en ser mucho mejor fuera de Orlando la próxima temporada. Si son capaces de duplicar el mismo tipo de mejora en la carretera como lo hicieron en casa esta temporada, el Magic podría estar de vuelta en los playoffs el año que viene.

La porción de giras del Magic en su itinerario gracias a Dios llegó a su fin la noche del lunes en Chicago, y terminó como tantos otros partidos como visitante esta temporada. Orlando jugó bien gran parte de la noche e hizo una remontada, pero en última instancia, dejó caer el ritmo y perdió 108-95 ante los Bulls en el United Center.

Orlando (23-58) ganó en la carretera sólo cuatro veces en toda la temporada – la menor cantidad de victorias fuera de casa en la NBA esta temporada y la menor cantidad en la historia de la franquicia. Una de esas victorias llegó en Chicago el 16 de diciembre y, como resultado, fue la única victoria del Magic fuera del horario de la zona del Este durante toda la temporada. Otras tres victorias fuera de Orlando esta temporada ocurrieron en Atlanta, Charlotte y Filadelfia.

El Magic también aseguró al menos una parte de la tercera peor marca de la NBA esta temporada. Algo que en realidad podría ayudar a Orlando el 20 de mayo durante la lotería del Draft de la NBA que se utiliza para determinar el orden del draft.

Jugando por segunda vez en igual número de noches después de perder en Brooklyn el domingo, el Magic nunca lideró el lunes. Perdían por cinco después de un período, por 13 en el medio tiempo y 11 después de tres períodos. Orlando llegó a tres puntos de los Bulls en dos ocasiones en el tercer período - 64-61 y 67-64, pero luchó en anotar contra un equipo de Chicago que necesitaba la victoria.

Chicago (48-33) no pierde las esperanzas de conseguir la tercera posición en el Este, pero sería perder un desempate a Toronto (48-33) si esos equipos terminaran empate. Los Bulls cierran la temporada el miércoles en Charlotte, mientras que los Raptors juegan en Nueva York.

El ala-pívot del Magic, Andrew Nicholson pasó 56 juegos sin conseguir anotar en los dobles dígitos antes de que lograra anotar 12 puntos el domingo en Brooklyn. Llevó ese impulso a la noche del lunes, cuando hizo sus primeros cinco tiros, entre ellos dos de 3 puntos. Anotó 19 puntos en ocho de nueve disparos en 21 minutos.

Kyle O'Quinn, quien es sin duda el jugador de mayor progreso en Orlando esta temporada, logró anotar otros 20 puntos (en nueve de 11 disparos) y atrapó siete rebotes. Arron Afflalo logró anotar cinco de siete tiros y anotó 13 puntos en minutos limitados. El novato Victor Oladipo tuvo 10 puntos y cuatro asistencias, mientras que Dewayne Dedmon anotó seis puntos, nueve rebotes y logró bloquear dos tiros.

Mike Dunleavy anotó 22 puntos y encestó tres triples para los Bulls. El candidato para All-NBA, Joakim Noah, tuvo un gran desempeño con 18 puntos, 10 rebotes y siete asistencias, mientras que Carlos Boozer agregó 13 puntos y 12 rebotes.

El Magic cierra la temporada regular el miércoles por la noche en el Amway Center frente a los Pacers de Indiana. Indiana ha asegurado la primera posición en el Este con la amplia derrota de Miami el lunes en Washington y los Pacers tienen nada sustancial a jugar en la final. Los Pacers se enfrentarán a los Hawks de Atlanta, equipo en la octava posición, en la primera ronda de los playoffs.

Orlando jugó una vez más sin sus titulares Jameer Nelson (dolor de ingle) y Nikola Vucevic (lastimadura en el tendón de Aquiles). Nelson, quien se ha perdido los últimos dos partidos, espera jugar el miércoles en lo que podría ser su último partido con el uniforme del Magic después de 10 años con la franquicia. La gerencia del Magic tomó la decisión el domingo de dejar descansando a Vucevic por el resto de la temporada en lugar de arriesgarse a jugar sin haber practicado desde el 1 de abril.

Orlando vio una buena remontada al final del segundo parcial llegar a su fin cuando Tony Snell de Chicago, encestó un canasto justo antes de que terminara el tiempo para anotar. El canasto de Snell, que se produjo después de que le dieran a la pelota dos veces en el aire, le dio a los Bulls una ventaja de 57-44 al medio tiempo.

A diferencia de la noche anterior cuando intentó disparar más que pasar el balón, Oladipo parecía decidido a crear jugadas para los demás el lunes. Tenía siete puntos y tres asistencias en la primera mitad con la última asistencia siendo una jugada impresionante. Oladipo venció a su hombre y se fue la línea de base para distraer a Taj Gibson. Luego le pasó el balón a Kyle O'Quinn para una clavada.

Después de meses lidiando con un lanzamiento díscolo y problemas de confianza, Nicholson fue agresivo y buscó tiros temprano durante el partido del lunes. Logró anotar sus primeros cuatro tiros al canasto - dos de ellos de tres en tres de las esquinas y dos de ellos en tiros en suspensión. Él tenía 10 puntos al medio tiempo, consiguiendo juegos consecutivos con anotaciones en las dobles cifras por primera vez desde diciembre.

El Magic también obtuvo buenos desempeños de O'Quinn y del centro titular Dewayne Dedmon en la primera mitad. O'Quinn hizo cinco de sus primeros siete tiros, mientras que Dedmon anotó dos tiros y atrapó tres rebotes en la primera mitad.