Boston, quien todavía está aprendiendo a jugar sin Kevin Garnett y Paul Pierce, no cayó por debajo del 60 por ciento en anotaciones hasta altas horas de la noche y lanzó para un 60 por ciento para el juego. Los Celtics alcanzaron 68.4 por ciento (13 de 19) en el primer parcial e hizo 57.1 por ciento (12 de 21) en el segundo y tercer parciales. Jared Sullinger (14 puntos) hizo los primeros seis tiros de Boston, mientras que el siempre errático armador Jordan Crawford tuvo 10 asistencias y ninguna pérdida de balón. Y Avery Bradley se convirtió en el primer escolta de los Celtics en liderar al equipo en anotaciones con 24 puntos.

El centro del Magic, Nikola Vucevic anotó 15 puntos, capturó 10 rebotes y repartió cuatro asistencias en un segundo partido consecutivo. El escolta veterano Arron Afflalo, quien se encuentra en medio del mejor año de su carrera, anotó 18 puntos y repartió siete asistencias. Oladipo hizo siete de 17 tiros y anotó 17 puntos saliendo desde la banca.

El Magic regresa al Amway Center el miércoles para recibir a los Bucks de Milwaukee (2-3) a las 7 pm. Ese juego es el comienzo de otra estadía en casa de tres partidos al Magic también recibir a Dallas (sábado) y el Heat de Miami (20 de noviembre).

El partido del lunes fue el segundo en cuatro noches entre el Magic y los Celtics. Boston ganó 91-89 el viernes en Orlando cuando el Magic desperdició una ventaja de 12 puntos temprano en el partido y con una mala puntería en la segunda mitad.

Perdiendo por nueve en el medio tiempo, Orlando comenzó la segunda mitad con una gran cantidad de energía y llegó a estar tan cerca como 65-62 gracias a siete puntos de Vucevic. Pero a partir de ahí la noche sólo fue cuesta abajo para Orlando debido a su incapacidad de competir con las anotaciones Avery Bradley y detener a los Celtics en la pintura. Una carrera de Boston de 14-4 prácticamente decidió el resultado del frustrado Magic.

CLIC AQUÍ PARA CONTINUAR ANÁLISIS>>>

 




Sigue el Twitter oficial del Orlando Magic en español aquí