Análisis: Tracy McGrady es sin duda uno de los anotadores más electrizantes en la historia de la NBA. Particularmente durante sus días en Orlando, T-Mac era era invencible y tenía un motor ofensivo que casi nunca tuvo una falla mecánica.

La noche más simbólica de este atributo fue el 10 de marzo del 2004 cuando McGrady encendió a los Wizards de Washington para conseguir una marca de franquicia de 62 puntos.

Si no hubiera sido por haber fallado 10 de sus últimos 11 intentos al canasto y nueve tiros libres, es muy posible que T-Mac habría logrado lo que Kobe Bryant magistralmente logró una años más tardes cuando logró anotar 81 puntos en un partido.

CLIC AQUÍ PARA PRÓXIMO>>>

 

 




Sigue el Twitter oficial del Orlando Magic en español aquí