Presentado Por

Brandon Ingram atraviesa el mejor momento de su carrera tras el juego ante los Celtics.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Brandon Ingram, un talento en franco ascenso

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

EL SEGUNDO – El partido del 3 de marzo ante Boston Celtics parece haber sido un punto de inflexión en la temporada de Brandon Ingram.

Aquella noche, que acabó con victoria abultada del clásico rival, el joven alero llegó al cuarto periodo sin haber siquiera tirado a canasta. Al final, el novato se fue en blanco, con un pálido 0/2 de cancha y apenas cuatro rebotes y dos asistencias en 26 minutos.

Quizás el pasar prácticamente desapercibido en un partido de tanto significado encendió una llama en su interior.

Estos eran sus números al finalizar dicho encuentro:

Ingram Pre Celtics

Por la razón que sea, su mejoría ha sido pronunciada desde entonces.

En ocho juegos a partir de ahí, Ingram promedia 14.5 puntos, 4.1 rebotes, 2.6 asistencias y un robo, disparando un excelente 52.1 por ciento de cancha. Todo esto liderando a los Lakers en minutos (36.8 por noche).

Los minutos aumentaron, pero lejos están de justificar tal aumento en goleo. Para eso, hay que enfocarse en su nueva puntería, que lo ha llevado a anotar en dobles dígitos en todos sus partidos desde entonces.

Ingram Post Celtics

El 72.2 por ciento en tiros en el aro es sensacional, sobre todo si se tiene en cuenta que esa misma cifra era de 46.6 hasta después del partido con Boston.

Sin embargo, Ingram cobró confianza en casi todas las facetas de su juego ofensivo – con los triples y los tiros libres siendo aún las cuentas pendientes – y también ya destaca en la media distancia y los dos largos, áreas en las que sufrió mucho toda la campaña.

¿Qué teoría se puede aplicar a este fenómeno?

LeBron James, quien lo enfrentó el domingo por la noche, tiene opinión propia.

“El chico tiene mucho talento”, observó. “Cuanto más juegue, más y más se va a ir sintiendo cómodo ahí afuera. Tiene ese juego entre medio, (y) puede manejar la bola. Tiró un par de tiros largos, y eso también le funcionó. Cuanto más tiempo le den en la cancha, más va a mejorar”.

De esto hablaba “El Rey”:

Quizás sea eso, simplemente un proceso natural de desarrollo para un chico que no abandonará la adolescencia hasta principios de septiembre.

“Creo que es la confianza general que está ganando al jugar noche tras noche”, agregó Walton.

El entrenador dijo también ya haber superado la etapa de sorpresa por la capacidad de Ingram de mantenerse en cancha durante tanto tiempo.

Lejos quedaron aquellos primeros meses del novato en los Lakers en los que muchos perdían horas de sueño pensando en su frágil condición física.

“Hubiera asumido que se hubiera chocado contra la ‘pared de los novatos’ con todo lo que ha jugado”, dijo Walton. “Ha habido algunos partidos en los que lució como que no le quedaba nada…pero ha hecho un gran trabajo de regresar”.

Esa resistencia, tanto física como mental, es la que ayuda a definir el techo del oriundo de Kinston, Carolina del Norte.

En una temporada en la que dio ventajas en la edad, el físico, los kilos y la experiencia, Ingram no solo no detiene su marcha, sino que cada vez luce mejor.

Solo basta con preguntarle a Giannis Antetokounmpo, quien tuvo asiento de primera fila el viernes por la noche.

Artículos Recientes