Aunque lo que el Miami HEAT ha logrado en los últimos cuatro años ha sido histórico, hay una imagen mucho más clara que define el éxito que hemos disfrutado como franquicia. Desde que tomé control del equipo en 1995 y traje a Pat Riley para dirigir Operaciones de Baloncesto, el HEAT ha llegado a los Playoffs en 16 de esas 19 temporadas, con cinco títulos de la Conferencia del Este y tres Campeonatos de la NBA coronando esas apariciones en los Playoffs. El HEAT es uno de sólo siete equipos en ganar un campeonato durante ese lapso de tiempo, y de esos siete equipos, somos uno de sólo cuatro en ganar múltiples campeonatos. Para tener una idea más exacta de nuestro récord de excelencia, consideren que de las seis franquicias establecidas alrededor del tiempo en que el HEAT se sumó a la NBA, sólo un otro equipo ha llegado a las Finales de la NBA, y sólo el HEAT ha ganado un título de la NBA.

Desde traspasos espectaculares como el de Alonzo Mourning, Tim Hardaway y Shaquille O’Neal y la selección de Dwyane Wade en el draft, todos futuros miembros del Salón de la Fama, a lograr las adquisiciones más significativas en la historia de la liga cuando conseguimos a Chris Bosh, LeBron James y a Dwyane Wade, su Miami HEAT se ha establecido como una franquicia élite de la NBA y ha mantenido un nivel constante de excelencia en el terreno, lo que define nuestro legado como una organización campeona. El hecho de que hemos hecho todo esto antes de celebrar nuestro 30mo. aniversario subraya que somos la franquicia más joven de la NBA en lograr este tipo de éxito y una entre sólo 15 franquicias de la NBA en ganar un campeonato de la NBA en los 68 años de historia de la liga. Y aunque esos logros hablan por sí solos, estoy aquí para decirles algo más: no hemos terminado; ni estamos cerca.

A Pat Riley le encanta decir que con lo que único que se puede contar en la vida es el cambio y aquellos que lo aceptan son los mejores preparados para salir exitosos. Por lo tanto, aunque los nombres en la parte de atrás de las camisetas pueden cambiar de cuando en cuando, la constante presencia del nombre “Miami” o “HEAT” en el frente, garantizan que nuestro objetivo continúa siendo el mismo: poner en la cancha un equipo competitivo capaz de luchar por el premio mayor. Como fanático del HEAT, esto es lo que ustedes esperan de nosotros. Estamos enfocados como un láser en el presente y la tarea de defender nuestro campeonato de la Conferencia del Este, en un momento en que el Este es descrito como “territorio abierto”, a la vez que nos posicionamos para tener la mayor flexibilidad y poder de maniobra en el futuro.

El núcleo que regresa, encabezado por los tres veces campeones de la NBA Dwyane Wade y Udonis Haslem, dos veces campeón y nueve veces miembro del Todos Estrellas de la NBA Chris Bosh, dos veces campeón Mario Chalmers y Norris Cole y el campeón de la NBA y favorito de los fanáticos Chris “Birdman/El Pájaro” Andersen, ha mostrado otra vez su compromiso de ganar haciendo lo que sea necesario para el beneficio del equipo. Además, les damos la bienvenida a las estrellas de la NBA Luol Deng y Danny Granger, el versátil veterano y hombre fuerte Josh McRoberts, el dos veces campeón de la NCAA Shabazz Napier y excitantes jóvenes talentos como James Ennis y Justin Hamilton, quienes regresan de una impresionante actuación en las Ligas de Verano de Orlando y Las Vegas. Nuestra rotación está compuesta de jugadores versátiles y otros que salen a probar algo al resto de la liga.

Como Dwyane dijo cuando anunció su retorno al HEAT, “Yo soy un #HEATLifer” (Soy del HEAT de por Vida.) Así es como quiero que se sientan sobre su rol como fanáticos del HEAT –ustedes son del HEAT de por Vida. #HEATLifer- “dándolo todo” con nosotros en lo que seguramente va a ser una excitante temporada 2014-15 y un futuro muy brillante en el que buscaremos añadir logros a nuestros tres campeonatos de la NBA.

Micky Arison
#HEATLifer
#HEATdePorVIDA