Bienvenidos a la sección de Blog Squad en Español, una colección de artículos de opinión, de periodistas, artistas y especialistas en básquetbol alrededor del mundo, quienes han querido compartir sus pensamientos acerca de la NBA. Aquí podrás consultar las columnas de opinión de cada uno de nuestros invitados especiales.

Los puntos de vista expresados en Blog Squad en Español representan únicamente la visión de quienes escriben en ella. No representan la posición de la NBA.com/español, de la NBA o de alguno de los equipos de la liga.

Isabel Tabernero - Isabel's 2007-08 Blog Archivo
Tras cursar su carrera universitaria en la facultad de Ciencias de la Información de Sevilla, completó su formación con el máster de periodismo de El Mundo. Ha trabajado varios años en las secciones de deportes de medios locales, como el Diario de Cádiz. Después de año y medio en Marca, desde 2003 es la redactora de la Revista Oficial de la NBA.


Un toque de atención
Publicado por Isabel Tabernero. Febrero 16 2010
Rondo ha tomado las responsabilidades en muchos momentos de la campaña, ha dado la sensación en varias ocasiones de ser el único que buscaba desesperadamente la victoria.
NBAE/Getty Images


Rajon Rondo va camino de convertirse en el mejor jugador de los Celtics de la temporada. No es una broma. El base, que apenas supera los dos millones de dólares este campeonato, está resultando más rentable que Pierce y sus 20 millones, Garnett y sus 19 y Ray Allen y sus 16 y medio. También está siendo el más polémico. Apenas unos días antes de que fuera confirmado como uno de los reservas del Este para el All Star declaró que no sentía la química en los Celtics como en la Liga 07-08, la del último anillo verde. "No siento la misma química ni camaradería que entonces, que era una locura. Y hay que hacer lo que sea para que vuelva", soltó. Si su entrenador, Doc Rivers, quitó importancia a las palabras del base, estas fueron directamente censuradas por Kevin Garnett: "No queremos a nadie que nos señale con el dedo, queremos que todo el mundo sea responsable y que hable lo que quiera... dentro del vestuario".

Rondo ha enfadado a uno de los pilares del 'Big Three', a un veterano, un jugador que no tiene pinta de consentir que el base de cuarto año se salte la jerarquía y dé la nota antes de tiempo, quizá apuntando en público la clave de los problemas que es evidente que los Celtics están teniendo este año. Aunque el '9' aporte un soplo de aire fresco a un equipo bien necesitado de juventud, y aunque Rondo tenga mucho que ver con las 32 victorias que llevan los verdes esta temporada. Y para las aspiraciones de Boston, son pocas.

Boston acumulaba, justo antes del All Star, 11 triunfos menos que los líderes de la Liga, los Cavaliers, siete menos que los segundos, los Magic, y uno menos que Atlanta, terceros. La 'crisis' se agudizó en el mes de enero, con balance negativo de 8 derrotas y 6 victorias, y muchas de ellas ante rivales directos por el título, como Lakers y Orlando. Todo esto, en la mejor temporada de este base de 23 años, que es el líder de la Liga en robos de balón y sólo es superado en asistencias por nombres de la talla de Steve Nash, Deron Williams y Paul. Todo esto, garantizando cerca de 15 puntos por noche (lo que tiene mérito teniendo por delante a tiradores consumados como Allen o Pierce), y metiendo más de lo mitad de lo que intenta (53% de acierto en tiros de campo).

Aunque aún tiene lagunas en su juego, como se aprecia en los tiros libres (64,2% este año) o las pérdidas de balón (3 por noche), los Celtics tienen mucho más que agradecer que censurar a este jugador de 1,85 y 78 kg de peso. Ha tomado las responsabilidades en muchos momentos de la campaña, ha dado la sensación en varias ocasiones de ser el único que buscaba desesperadamente la victoria y es el más en forma del equipo, por edad y por ganas.

Si la pájara inesperada de Boston tiene más que ver con la edad que las ganas, con la relajación por el anillo ya ganado o por una cuestión de físico o inferioridad, es algo que se podrá analizar mejor tras el fin de la Liga regular. Lo que sí se puede analizar ahora, objetivamente, es que este equipo sí ha perdido química, sí juega peor y sí, todavía está a tiempo para arreglarlo. La elección de su líder, el de la pista, fue intentarlo saltándose los galones. Un toque de atención, a tiempo, puede que funcione.



El artículo 35
Publicado por Isabel Tabernero. Enero 24 2010
Esta temporada, por fin, ha explotado, y ha empezado a dejar claro que lo suyo es dominar entre los grandes.
NBAE/Getty Images


Melo, LeBron, Wade, Bosh... Juntos llegaron a la Liga y juntos revolucionaron esta competición que tuvo que dejar sitio inmediatamente a las nuevas súperestrellas. La NBA lo agradeció y los aficionados enseguida encontraron en ellos a los ídolos jóvenes a los que venerar. Fue una gran noticia para el baloncesto que se diera tanta calidad en una misma promoción, la Generación'03. El problema es que después de ellos... apenas ha habido debutantes que hayan estado a su altura. Aunque si no se tiene en cuenta la cantidad de jugones, sino la calidad, tampoco estuvo tan mal. Tirando sólo de memoria y poniendo como baremo la categoría de súperestrella hay un par de nombres que son dignos sucesores de Melo y compañía. Se trata de Dwight Howard (Draft 2006), que, por su carácter mediático, su físico increíble, su calidad superior en la cancha y sus méritos deportivos, pertenece a ese club al que entraron directamente los señalados de la Generación 2003. El hecho de que la pasada temporada consiguiera llevar a sus Magic hasta las Finales le hizo merecedor de esa categoría y le convirtió en uno de los jugadores que hoy en día hacen grande esta Liga.

El otro no puede presumir de los méritos deportivos de Supermán, ni de su carácter mediático. Ni siquiera le avala un físico espectacular, como el de Howard. Es un jugador de los de antes, que no tiene nada y lo tiene todo, que parece haber nacido sólo 'para' jugar al baloncesto y convertir este deporte en arte. Se trata, como el lector ya sabrá, de Kevin Durant (Draft 2007), un tipo al que, sinceramente, parece que se le 'arrincona' un poco en el grupo de los grandes.

No hace ruido, no mete la pata y juega un equipo en el que hasta el nombre es novato. No, no es un jugador especialmente mediático. Sólo es especialmente bueno. Y de ahí su consideración de jugón. Eso sí, de vez en cuando, sólo de vez en cuando, se hace notar a lo americano. Lo hizo el año pasado en el All Star de rookies frente a sophomore, cuando batió el récord de puntos en este tipo de encuentros y dijo al mundo NBA que él tendría que haber jugado el auténtico partido de las estrellas, que ese era su sitio.

Esta temporada, por fin, ha explotado, y ha empezado a dejar claro que lo suyo es dominar entre los grandes: no se ha perdido ningún partido hasta el momento, juega 40 minutos por noche, roza los 30 puntos, tiene buenos porcentajes de tiro, coge 7 rebotes, 3 asistencias, más de un robo y casi un tapón. Y todo esto, en su tercer año en la Liga, en la franquicia donde debutó hace dos años y medio, tras ser elegido con buen ojo por los Sonics por delante del que, probablemente, vaya a ser la decepción de la década como número uno del Draft, Greg Oden.

Y todo esto, haciendo crecer a un equipo joven y sin tirón aparente: el récord de los Thunder hasta el momento puede parecer insulso, 24-18, pero si se tiene en cuenta que ya ha mejorado el balance total de victorias de la pasada campaña (23), y por supuesto, el de la de su debut (20) entonces la cosa cambia.

Por lo demás, por lo que se ve de él, no hay mucho que hablar, sino más bien mirar y aprender. En tres años ha aprendido a hablar poco y a jugar mucho, se ha dado cuenta de que su clase no está al alcance de muchos y de que con ella gana los partidos en la mejor Liga del mundo. Y eso, en tiempos de 'showman' que saben ser pero no estar, se agradece.

Por lo demás, poco más qué decir. Se puso en homenaje a un entrenador suyo fallecido el número 35. Y si l genio de Montes creo en su día el artículo 34 para Shaquille O'Neal, bien podría en estos días haberle puesto, si pudiera, a este otro genio el 35, el artículo '35'.

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.



Lo que me sigue gustando...
Publicado por Isabel Tabernero. Diciembre 15 2009
Me gusta que Dirk Nowitzki siga tirando de talento.
NBAE/Getty Images


Lo que me sigue gustando... Echar un vistazo a la tabla de clasificación y ver que Boston y Orlando están ahí, con permiso de los Cavaliers, protagonizando una lucha poderes en el Este y diciéndole al mundo NBA que esta era es suya, y ver también que en el Oeste Lakers van muy en serio con las aspiraciones de revalidar el título, y que Denver también reivindica sus opciones de optar al sueño.

Pero aún me gusta más cómo Steve Nash ha vuelto a levantar el vuelo de Phoenix, jugando bien, ganándose, inevitablemente, las simpatías de muchos por esa forma de ser, por esa forma de hacer jugar. Me gusta que Dirk Nowitzki siga tirando de talento y de orgullo herido para que nadie se deje llevar por esa sensación de que la mejor época de estos Mavs ya se fue, ya pasó.

Me gusta levantarme por la mañana y ver que llegan chicos nuevos que asombran al mundo. Me gustan los 55 puntos de Brandon Jennings, me gusta que Rajon Rondo reparta 14 asistencias y que Sergio rentabilice 9 minutos con 9 pases, que Marc haga magia en los Grizzlies y que en el ranking de máximos anotadores, encontrarme con dos Kevin (Durant y Martin) en el top 5. También me gusta que no me decepcionen los veteranos: que Kobe ejerza su dominio ganándole un partido en las narices a Wade y que lo celebre con los brazos en alto, a lo Jordan, me gusta que Gerald Wallace ose disputarle a Howard el liderazgo en el rebote, que Nash, cómo no, regale más canastas que nadie en esta Liga y que Ray Allen roce el cien por cien de eficacia en tiros libres.

Me gusta, me encanta, que Pau Gasol sea ahora mismo el tercer jugador más eficaz de la Liga, las rachas de victorias recién acabadas de los Lakers y la que aún duraba de los Celtics, que los Hawks hayan ganado diez partidos más de los que han perdido y que el único equipo de la Liga que no suma ni una derrota en casa sea Phoenix.

Y me gusta Joakim Noah. Sí, sólo por decirle a LeBron que así no se va por la vida tras su enésima estupidez en la cancha. Qué falta de clase.

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.



Sorpresas más, sorpresas menos
Publicado por Isabel Tabernero. Noviembre 10 del 2009

Su talante de 'superstar' eterno no, no sorprende.
NBAE/Getty Images


Que los Lakers y los Celtics tendrían un gran comienzo se presuponía. Que lo tendrían los Suns, no. Pero la campanada inicial la han dado los Cavaliers, que con sus dos estrellas en forma se han pegado un batacazo en los primeros partidos digno, si no de preocupación, al menos de mención. La misma que se llevan los Nets sin Carter, con cero de siete en el momento de escribir este artículo, el único que no había ganado ni un partido aunque sin nada que envidiar a los de siempre: Knicks, Minnesota y Memphis, con tan sólo un triunfo en los primeros siete u ocho partidos.

Estos equipos no nos dan ninguna sorpresa, aunque sí algunos de sus jugadores, como Marc Gasol, con números del crack que es, que siempre es: 15.4 puntos, 12 rebotes, 1.6 tapones, 1.7 asistencias y espléndidos porcentajes. No sé si llegan a ser los números de 'all star ' que dicen algunos, pero son números de star, en cualquier caso.

El que sí sigue yendo de 'all star' es Bryant, con 41 puntos en tres de los cinco últimos encuentros, todos victorias y con buenos porcentajes. Tras ganar el cuarto anillo en verano dijo a los periodistas que no quería pensar en un quinto, que el cuarto le había costado mucho. Ahora sí que parece que está ya pensando en él... y en el título de MVP. Sorpresa ninguna la suya, que ha puesto el listón muy alto. Como tampoco, para mal, la de Iverson suplente y que se quita de enmedio, la de Calderón siempre cumplidor o la de Sergio con segundos en pista, en vez de minutos, aunque lleve el uniforme 'king'. En realidad, sorpresa, la de Artest dando ejemplo, asistencias y ayudando a los Lakers a ganar sin regalar problemas a cambio. Eso sí que no me lo esperaba.

P.D. Kareem Abdul-Jabbar tiene leucemia. Sorprende y entristece, claro. Pero no lo hace que utilice su enfermedad para animar a los que la padecen con una actitud optimista y vital que él, bien lo sabe, puede servir de ejemplo a muchísimos. Él siempre será un 'all star' en todo lo que haga.

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.

El cazador de aficionados a la NBA
Publicado por Isabel Tabernero. Octubre 20 del 2009

Andrés Montes fue un comentarista extravagante y eufórico, gritón y apasionado, bonachón y simpático, extraordinario y por tanto, inolvidable
NBAE/Getty Images

Andrés Montes. No voy a descubrir a los aficionados a la NBA en España quién era este hombre que acaba de fallecer, aunque es probable que los lectores de habla hispana que vivan fuera de este país no le conozcan (o conocieran, que uno nunca sabe lo que decir en estos casos). A ellos van dirigidos unos pocos antecedentes para que entiendan de QUIÉN estamos hablando: Andrés Montes fue el narrador deportivo español en activo más carismático de la profesión por su carácter peculiar, vehemente, entusiasta, innovador e irónico.

En los últimos años había llegado al gran público porque era el encargado de retransmitir en abierto los partidos de fútbol por televisión pero su carrera, su fama, su genialidad, la desarrolló y explotó en otro campo del deporte, minoritario en España, la NBA. Desde finales de los noventa y hasta hace pocos años retransmitía junto a Antoni Daimiel, otro periodista de gran prestigio, los partidos de madrugada... y a esas intempestivas horas forjó su leyenda. El pasado viernes fallecía inesperadamente en su domicilio de Madrid y su muerte ha provocado un shock en muchos, muchísimos, incontables, aficionados españoles o residentes aquí.

Hasta aquí los antecedentes necesarios para que los seguidores ajenos a las retransmisiones españolas comprendan la figura de Andrés y, si les interesa el tema, busquen en Internet los miles de videos de este comentarista extravagante y eufórico, gritón y apasionado, bonachón y simpático, extraordinario y por tanto, inolvidable. Sin embargo, los que le conocen no necesitan que nadie presente al tipo negro de pajarita y americana, al narrador chillón que exasperaba a muchos con su forma de retransmitir los partidos de fútbol... pero que resultó adictivo entre los fans de la NBA (en los últimos tiempos también cantó los logros de la selección española de basket). Los que han llorado, lamentado, o sufrido con la repentina pérdida de Montes tampoco necesitan leer más columnas-homenaje porque ya ha habido muchas, y muy buenas, desde aquí recomiendo dos, las que más me han gustado, una es una crónica, a lo Montes, y la otra es una columna escrita nada más conocerse la noticia, muy emotiva. Ellos no necesitan que nadie les diga lo genial que era este tipo, lo diferente de su forma de hacer periodismo o lo hondo que caló entre los aficionados.

Tampoco es necesario que nadie les recuerde que un partido entre Memphis y Atlanta de los primeros años de Pau en la Liga hubiera resultado soporífero sin sus gritos de madrugada, más efectivos que el despertador más potente, sin sus filosofadas con Daimiel sobre los menús más recomendables, los músicos más excelentes, las películas inolvidables y en general, sus opiniones, siempre respetuosas y siempre tirando de humor, sobre cualquier tema, tuviera o no que ver con el baloncesto. No había censura, y eso, a las cuatro de la mañana un lunes en un partido de tres horas con cien mil tiempos muertos, como mínimo, se agradece y cuando no lo tienes, lo aprecias más.

Los fans no tienen por qué leer más anécdotas, que bastante tienen ya con las que recuerdan ellos, ni que les vuelvan a repetir las mejores preguntas al aire (mis favoritas: ¿Por qué eres tan bueno McGrady?', '¿por qué todos los jugones sonríen igual?), sus sentencias ('Hago lo que quiero, cuando quiero y como me da la gana) o sus motes ('Mr. Catering' y 'Cristal de bohemia' me gustaban a mí). Siempre te hacía, como mínimo, esbozar una sonrisa. Una de las últimas, que no fue una sonrisa, sino una carcajada, la solté yo con sus histriónicos y emotivos gritos de 'Espartaaaaaaaaaaco' durante la final del pasado Europeo de Polonia. Ahora que lo pienso, hubo cierto deje sentimental de Montes en pleno partido: España ganaba casi de 30 y en plena narración se le escapó "Pues oye, no está nada mal, mi último partido va a ser un oro...' se decía entre sorprendido y emocionado. Adelantaba una noticia que unos minutos más tarde confirmaría al despedirse con su clásico (y ahora irónico) 'La vida puede ser maravillosa'. Lo que uno no podía imaginarse era que esa despedida sería para siempre. Los aficionados a Montes y a la NBA no necesitan que nadie les diga lo que duele hoy esa despedida. A los que conocían de sobra al en su día cazador de adeptos para la NBA, disculpas por un texto que no ha aportado nada nuevo. pero a los que no saben quién es, me alegro de haberles presentado a un monstruo de la comunicación. Tendrían que haberlo conocido...

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.

Un vistazo a la NBA en domingo de reflexión europea
Publicado por Isabel Tabernero. Septiembre 15 del 2009

¡Iverson ficha por los Grizzlies! Pensé que nunca iba a leer una noticia así.
NBAE/Getty Images

Ahora que los españoles no vivimos buenos tiempos baloncestísticos con nuestra selección (nada irremediable, tampoco, que aún queda mucho Europeo) prefiero echar un vistazo en este domingo de reflexión polaca a ver cómo van las cosas en la Liga para desconectar del (crispante) campeonato que está haciendo hasta ahora la roja. La NBA se prepara para el Año I después del anillo de Pau (el primero) con noticias importantes y alguna, nostálgica.

- Iverson ficha por los Grizzlies... ¡Iverson ficha por los Grizzlies! Pensé que nunca iba a leer una noticia así. Sabiendo que 'The Answer' no va a optar ni por asomo al título este año (porque el contrato es por una temporada) en este equipo, y que el destino es de los más impopulares de la NBA, se me ocurren varias reflexiones: uno, Iverson ya sólo juega por la pasta; dos, los equipos con aspiraciones a ser campeón ya no creen que él tenga las respuestas que necesitan; tres, habrá muchos más aficionados este año en el FedEx Forum, el peor en asistencia el año pasado. Allí coincidirá con Marc, que ya se convirtió en su año rookie en uno de los pesos pesados del conjunto 'grizzlie', así que trabajarán codo a codo por luchar que Memphis, al menos, entre en Playoffs. Eso es una buena noticia para Marc y para sus seguidores españoles... pero en serio, ¿Iverson a los Grizzlies? El mundo se está volviendo loco.

- Bowen se retira. En jugador que en los últimos siete años se ha perdido tres partidos en Liga regular (de 574 posibles), que ha contribuido activamente a la consecución de tres anillos en la era Duncan, que nunca tuvo unos números que hicieran justicia con su impresionante labor defensiva, que sumó 550 partidos consecutivos de titular, que siempre jugaba con los límites de la legalidad y que en Playoffs acababa volviendo siempre loco al rival. 'Perro de presa', le llamaban, 'Bruce Lee' es otro apodo suyo, que me gusta más. Lo deja a los 38 años, tras doce de profesional y muchas polémicas que se pueden revivir en youtube. Puede que a este enemigo de las estadísticas no le echen mucho de menos los que más le han sufrido, que han sido muchos, pero para mí es un clásico NBA, uno de los buenos, el que dice adiós. Y será raro que Duncan intente el asalto a su quinto anillo sin Bowen a su lado.

- Ron Artest sustituye a Ariza y ayudará al trío garantizado (Kobe-Pau-Odom, por este orden) a luchar por el anillo, al alcance también este año. No me gusta la marcha de Trevor ni tampoco la llegada de Artest, por mucho que Phil Jackson se crea con mano izquierda suficiente como para manejar al alero. Artest no es del estilo de estos Lakers así que pese a él, y no gracias a, veo a los Lakers muy cerquita del anillo esta temporada también. Los aficionados a Pau queremos aún más protagonismo este campeonato, si es que eso es posible.

Hay más cosas que comentar: LeBron a los Knicks, Wade a Chicago, Bosh (¿?). La Generación 2003 no parece querer seguir en el mismo sitio y apuesta por el mercado de verano. Vince Carter refuerza a los Magic, el otro gran candidato al título en la Liga 09-10, ya no tan lejana. Shaquille O'Neal hará lo propio en los Cavaliers, el otro principal referente del Este con permiso de los Celtics. Y más, las típicas sanciones, salidas de tono de un -dicen- enloquecido Stephon Marbury. La NBA se mueve, se remodela, cambia, se renueva. Y lo que viene me gusta.

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.

Flashbacks (2)
Publicado por Isabel Tabernero. Junio 9 del 2009

El glamour no sólo lo pusieron las estrellas de Hollywodd, también las cheerleaders angelinas.
NBAE/Getty Images

La sonrisa -de postín- de las glamourosas cheerleaders californianas, enfundadas en trajes de brillantina el segundo partido, fiesta dominical... y de los Lakers. El emotivo saludo de Kareem Abdul Jabbar a la grada tras verse en el viodeomarcador del STAPLES, respondiendo al calor del aplauso, de casi un minuto, haciendo hasta una reverencia. La imagen de Stan Van Gundy al terminar el encuentro entre bastidores, pasando entre los periodistas con su maleta a cuestas totalmente desapercibido, solo y abatido. El triple esfuerzo de Jack Nicholson: desestabilizar al entrenador de los Magic (lo logró), condicionar el criterio de los árbitros con respecto a Bynum (si no lo logró, casualmente se mostraron menos permisivos en tema faltas al final del partido) y encender en los momentos decisivos, una vez más, a los campechanos seguidores angelinos. El triple de Rashard Lewis, comiéndose apenas dos segundos de posesión, para dar vida a una prórroga que parecía sentenciada.

El afán coqueto de Gasol, que no olvidó ponerse unas gotitas de colonia tras la ducha reponedora pos-victoria, aunque para ello tuvo que hacer hueco entre la maraña de periodistas que le reclamaban ante su taquilla. Los nervios de Leonardo Dicaprio, que permaneció de pie los últimos minutos del cuarto período y toda la prórroga. La valoración de Magic en la tertulia televisiva tras la sudada victoria amarilla: "Lamar Odom ha estado maravilloso". El elegante uniforme, blanco de Lakers en domingo. Thierry Henry, gran aficionado a la NBA, esperando a que salieran del vestuario los jugadores de los Lakers junto a su amigo Ronny Turiaf, para entregarles personalmente una camiseta del Barça a cada uno. La cantante Rihannna, alimentando los rumores de idilio con Bynum con su presencia a pie de pista e el 2-0 de las Finales.

La bronca de Phil Jackson a Walton en un tiempo muerto. La racha de Turkoglu en el segundo tiempo, tomando el relevo de Lewis, que había metido 20 en el primero (acabaría con 34). El grito de Gasol tras meter una canasta en la prórroga de las que no se olvidan, portada de periódicos y páginas webs al día siguiente en la Prensa nacional americana. El supersticioso ritual de Vujacic y Kobe antes de los encuentros (el escolta le acerca el torso y el otro le da varios rápidos golpecitos y terminan fundiéndose en un abrazo). Morrison acertando todos los lanzamientos en los entrenamientos... y vestido de calle en el choque. La jugada de pizarra de los Magic, ambiciosa y casi perfecta... de no ser porque la bandeja de Lee a 0.6 segundos, no entra. El lema de la camiseta del dj de los aledaños del pabellón que animaba la marea de camisetas amarillas horas antes de la cita: Jesus juega para los Lakers (y la cara de Gasol). Parecía premonitorio de lo que después se vio...

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.

Flashback
Publicado por Isabel Tabernero. Junio 6 del 2009

Gran talante de Howard (y sus irreales brazos) en la rueda de prensa tras el primer partido.
NBAE/Getty Images

Los calzoncillos de Pau en el vestuario de los Lakers, colocados bien a la vista en su taquilla, cerca de las vitaminas de Walton. Las risas en el entrenamiento posterior a la victoria de los Lakers del español con el mismo Walton, un gran generador de buen ambiente en el vestuario amarillo. La mirada perruna (y con perruna quiero decir noble) de Lamar Odom, o su "gran humanidad", como lo definen en Los Angeles Times.

La silla de Phil Jackson, con más del doble de almohadón que el resto de butacas a pie de pista, para preservar su maltrecha cadera. La caradura de algunos periodistas americanos, saltándose sin ningún tipo de pudor el tiempo estipulado por la NBA para que Gasol contestase a los periodistas en español. El STAPLES Center, mucho más pequeño de lo que uno se imagina, la sábana blanca que baja desde el techo para celebrar que esto no es un partido más de Liga, que esto son las Finales de la NBA, glamurosas y amarillas, al menos hasta ahora.

Los irreales brazos de Dwight Howard, una sucesión de músculos que invitan, cuando los veas venir, a dejarles hacer, dejarles pasar. Su talante en rueda de prensa el día después de su primer partido de unas Finales, sincero y divertido pese a la mala noche que reconocía haber pasado, que te hacen pensar que este tipo, nada divo, y con lo que le había caído encima en el partido uno, tiene que ser buena gente.

La organización de la NBA, tan perfecta que uno se pregunta por qué en España no la copian en todo. La grada del STAPLES, no tan fría como la venden, que se vino arriba en dos momentos concretos, el primero, protagonizado por Gasol, el segundo, claro, por Kobe. Los aledaños del pabellón, tomados por los primeros aficionados de los Magic, disfrazados de Supermán, que crearon un ambiente parecido al que se vive en España antes de un partido.

Magic, paseando su enorme cuerpo por el pabellón como un espectador más, Bill Russell con sus calcetines blancos -marca NBA- bien estirados, definitivamente, no sentado como uno más, Gary Payton y Chris Webber, el rookie de los Wolves, Kevin Love, viviendo sus primeras Finales como reportero de la NBA TV, Kareem Abdul Jabbar. La primera noche de Kobe Bryant con 40 puntos en este momento de la temporada, volviendo loco a la grada con cada canasta, primero para remontar, después para ganar, y por último para machacar. La mirada perdida de un inspirado solitario,Hedo Turkoglu, la conexión del público californiano con Trevor Ariza, definitivamente, uno de los favoritos.

Adriá Gasol, sentado con un balón entre las piernas, observando tranquilo a su hermano durante un entrenamiento. La alegría contenida de Gasol, siempre amable, feliz en Hollywood con este guión. Su mirada cómplice con Bryant cuando el escolta se acerca a despedirse del español. Hay mucho respeto en ese saludo.

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.

Volando a L.A.
Publicado por Isabel Tabernero. Junio 2 del 2009

Mediré, en persona, la temperatura de una de las aficiones, dicen, más frías de la Liga.
NBAE/Getty Images

Las Finales viajan a Los Angeles, y yo con ellas. Por fin comprobaré sin pantalla de por medio si es verdad que es para tanto el glamour del STAPLES, si Kobe Bryant desprende o no ese aura que sólo Jordan poseyó de verdad, si la grada californiana trata a Pau Gasol de blandito o si le adoran como se presupone de la sexta camiseta más vendida de la Liga. Veré los numeritos de Jack Nicholson en persona, a los americanos dándose auténticos festines de perritos y hamburguesas entre canasta y canasta, mediré la temperatura de, dicen, una de las aficiones más frías de la Liga.

Me emocionaré, seguro, cuando apaguen las luces para presentar a los finalistas, buscaré al Nicholson 2, es decir, a mi actor favorito, Leonardo Dicaprio, resguardado tras su gorra. Y eso sólo serán los preliminares...

Veré los triples de Turkoglu, la superioridad física (y mental) de Dwight Howard, la rivalidad entre la experiencia y el talento, frente al poderío del bloque. Presenciaré, seguro, algún resultado inesperado, me impactarán las espaldas de Phil Jackson, o quizá su cojera. Observaré a las viejas glorias del arbitraje pitando, un año más, una Final. Para Crawford o Bavetta será una más entre cientos, para mí será la primera Final, en la meca del cine, sentada en el mismo recinto que Magic, que Jabbar, que el mítico Barkley.

Sí, lo reconozco, estoy nerviosa como no me ponía desde que empecé en esto del periodismo. Todo lo demás, al menos lo que me imagino, lo veré allí, al menos una parte: si los Lakers dejarán escapar ventajas, si Odom será el de la Final del Oeste, o el del resto de las series, si le pesará a los Magic la inexperiencia más que el descaro de su líder, si Redick seguirá haciendo méritos de titular, si Gasol volverá a ser el revulsivo, si las rachas de triples de Vujacic entran o no, si le darán oportunidades a Farmar, si Ariza volverá a revolucionar una serie, si Kobe permitirá que se le escape este anillo...

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.

Los otros Playoffs
Publicado por Isabel Tabernero. Mayo 19 del 2009

Es un poco forofo... pero aún así, un presidente entregado.
NBAE/Getty Images

Son los que disputó Marc Cuban con los Nuggets, con Kenyon Martin, con la madre de Kenyon Martin. El dueño de los Mavericks declaró en el cuarto partido que los aficionados de Denver eran unos matones... "incluido tu hijo", le especificó a la madre de K-Mart. 'Hijo de p..." fue alguna de las cariñosas respuestas del jugador. Las disculpas del propietario de Dallas tampoco calmaron al 'nugget', que no le perdonó que las hiciera a través de su blog, porque de esa forma no resultaban "sinceras" y que Cuban era "un cobarde que no da la cara". Cuban, que en los tiempos muertos no podía reprimirse y quedarse en su silla, sino que hacía piña con los jugadores y el equipo técnico, como uno más de la plantilla texana, no peleó sólo contra Martin o la plantilla de Nuggets, sino también contra los árbitros en su twitter, lo que le supuso 25.000 dólares de multa, y además regaló imágenes para la historia por su enésima frustración en postemporada al dar un fuerte manotazo a una cámara de televisión. De acuerdo, a veces traspasa la línea, pero aún así me gusta este presidente forofo.

Sin embargo, no sólo de Marc Cuban viven los otros Playoffs, porque también ha sido protagonista -involuntario- Dirk Nowitzki de lo que podría ser el guión de una película de intriga y espías: resulta que el alemán llevaba un año saliendo con una chica, o sea, que tenía novia, y que vivían juntos. Pero algo levantó las sospechas del ala-pívot, que acabó contratando un detective privado para que la investigara... y que descubrió que la 'novia' tenía hasta 8 identidades falsas, no pagaba el dentista, tenía denuncias por estafa... La chica, de nombre Cristal, acabó en la cárcel y, pese al problemón personal, Nowitzki aseguró que seguía centrado en la serie ante los Nuggets, y lo demostró cuajando unos Playoffs extraordinarios, puede que los mejores suyos a nivel individual. La sangre fría alemana, que se suele decir.

Hay más historias interesantes, como la provocación de Artest a Kobe Bryant durante toda su serie. Para muestra, unas palabritas de Artest: "Le pedí a Kobe que se relajase. Le dije: 'Estás pegando al tipo equivocado. ¿No sabes con quién peleas?", recordó Ronnie su pique fuera de la cancha. Y hubo más: "¿Responderle a Bryant? Eso lo hacía en el cole, en mi barrio, cuando llegué a la NBA... ¡Pero era joven, tío!"... Impagables palabras de este jugador, que siempre parece que la va a liar sin balón. Pero en estos Playoffs, pese a sus dos expulsiones, al final se ha portado. Claro, con sus precedentes...

Donde no hay otras historias con las que entretener más que su superioridad aplastante es en Cleveland. Su 8-0 antes de la Final de conferencia es lo suficientemente elocuente hasta ahora como para que LeBron se despiste de sus obligaciones: arrasar con todo y con todos, que por el momento sólo han podido permanecer mudos. Habrá que ver si Orlando mantiene la línea de silencio o si en los Cavs esta postemporada no habrá más debate aparte del de si ganarán el anillo con o sin derrotas o el de los nervios por la decisión de James de renovar o no. Queremos más emoción en el Este... que en el Oeste nadie apuesta sobre seguro.

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.

Ese cansino 'mea culpa'...
Publicado por Isabel Tabernero. Mayo 8 del 2009

Jackson esperó ante Houston que apareciera su Kareem Rush de estos Playoffs (el que le salve la papeleta del día), personalizado en Ariza, Brown o Farmar..
NBAE/Getty Images

Lo siento, pero hoy quiero darle un buen palo a los Lakers. Difícilmente se puede tener todo tan a favor como lo tienen ellos este año y hacerlo tan mal. Las sensaciones que dejaron los amarillos en la primera ronda fueron sumamente decepcionantes: de no se tomarse en serio ni al rival, de no asimilar que estos son los Playoffs, no un encuentro de Liga normal y corriente y de no competir con el ansia de que está en juego el gran objetivo de la temporada, el anillo. Eso es lo que llevan todo el campeonato vendiendo ellos mismos (jugadores, entrenador y franquicia). Pero, ¿cuánta sed de anillo hay en L.A.? Por lo visto hasta ahora, poca. Me explico:

Utah apenas les tosió en primera ronda por muchas razones, entre otras, que Williams jugó muchas veces solo, pero ¿qué hubiera pasado si Kirilenko se hubiera puesto las pilas antes en la serie? ¿Si Boozer empatizara con los Jazz como lo hace Deron? Si los de Salt Lake City en general hubieran salido a morder, como les hemos visto otras veces, con más agresividad, en mejor estado de forma y con una mejor plantilla... que los tímidos intentos de remontada de la primera fase hubieran sido realidad, y probablemente hubiéramos visto lo que sucedió en el primer duelo de semifinales ante los Rockets. En el estreno en segunda fase en el STAPLES había dos equipos: uno que salió a matar pese a su condición de 'no favorito' y otro que se creía que sólo por jugar en casa, porque son mucho mejores y porque lleva la -peligrosa- pegatina de favoritos lo tenía todo ganado. Y así, normalmente ni se consigue el triunfo, ni yo personalmente, que simpatizo con Lakers por muchas razones (desde Magic hasta Pau y pasando por Kobe), prefiero que pierda, y que la victoria y la serie, si esto sigue en la misma tónica, sea para el que se la merece, es decir, Houston.

Con Fisher especialmente desacertado en su selección de tiro, Kobe entonándose sólo después de llevar un 4 de 12 en lanzamiento, Gasol haciendo un partido muy malo, maquillado por sus números pero repleto de acciones equivocadas, Lamar Odom borrándonse como acostumbra a hacerlo cuando la cosa se pone fea, Phil Jackson esperando su Kareem Rush de estos Playoffs (el que le salve la papeleta del día), personalizado en Ariza, Brown o Farmar, para remontar el duelo, y no haciendo nada más... difícilmente se puede ganar si el rival se lo roma en serio. Lo justo el otro día fue que Houston, que salió a morir en ataque (y al principio les entraba todo, que también hay que decirlo) y se comió a los Lakers en defensa, hizo todo lo que pudo para hacer lo impensable: ganar fuera, el primer día, en la difícil cancha de Lakers, con mucho peor equipo, mucho peor, repito, pero con sus hombres centrados en salir a morir por ganar (Yao estuvo increíble) lo que demuestra es que los Rockets tienen más ganas de sobrevivir que los amarillos, quienes por otra parte me cansan ya con ese 'mea culpa' después de hacer un partido desastroso para volver a cometer los mismos errores al día siguiente. Sería una pena que Jackson y compañía no rectificaran a tiempo con la calidad, talento y oportunidad única que se les presenta este año... y lo digo pensando en ellos y sobre todo en sus fans.

El segundo partido, el de la madrugada del miércoles, mostró más de lo mismo en cuanto a fallos en el esquema amarillo… pero no en la actitud. Entonces sí mordían, y mordiendo, y atacando, y con esa agresividad que nunca mostraron el primer día, sudaron pero ganaron.

Sí, voy con Lakers, pero no a costa de tomaduras de pelo y que sigan siendo una banda en defensa. Victorias con casta, como la de los Celtics en las Finales pasadas, eso es lo que espero ver. Y en el 1-1 los angelinos demostraron que ellos también la tienen. Entonces, ¿por qué no la sacan siempre? ¡Esto son los Playoffs!

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


Abrazos a la tele de madrugada
Publicado por Isabel Tabernero. Abril 25 del 2009

En Playoffs te das cuenta que Yao lo vive como el que más, que sufre como el que más por no acabar el año con otro fracaso en primera ronda.
NBAE/Getty Images

Me encanta esta época del año. Paso más sueño que nunca y tengo que hacer auténticos malabares para ver un partido cada noche (o dos, y sin tener en cuenta la hora, cosa que en el resto del año sí hago), dormir poco, ir a trabajar por la mañana y que me cunda, seguir con mi vida personal y así un día y otro día... hasta finales junio. A pesar de los inconvenientes de ir durmiéndome luego por las esquinas, de trastocar mi agenda y de marcharme a la cama a veces enfadada o pensando en que es la última vez que me quedo... me compensa.

Compensa porque veo cosas que no suceden en Liga regular, partidazos estrellas como Ray Allen, que aparecen cuando más se les necesita, promesas que se encumbran en Playoffs (Brandon Roy), líderes frustrados y geniales que intentan lo imposible por evitar lo que saben que al final sucederá, la derrota (Deron Williams), las ganas de abrazarte a la tele cuando Pau hace un par de jugadas increíbles y te alegras especialmente por él, porque es como más nuestro, faltas al límite, arbitrajes al límite, aficiones que por fin despiertan en abril (Lakers, Miami...), y otras que directamente se vuelven locas, porque espabiladas en Liga ya lo estaban (Portland, Boston, Utah...), equipos que van a otra revolución (San Antonio) pero que tienes muy presente que esa revolución ya les ha dado cuatro anillos, plantillas jóvenes que se dejan la piel para mitigar la falta de calidad y experiencia en estas series a muerte, sorpresas y sorpresones, y decepciones, por supuesto.

Es entonces cuando se aprecia realmente que hay equipos infinitamente superiores a sus rivales y otras eliminatorias tan abiertas que todo cuenta, desde acertar un tiro libre hasta ir o no a por un rebote, el arbitraje casero o el día que tengan las estrellas. Cuenta si juegan por la mañana y sobre todo, si juegan fuera, y cuenta la agresividad, la provocación y las mentes frías. Te emocionas con y por Mutombo, compruebas que Yao Ming tiene sangre y que sufre más que ninguno, vuelves a ver, un año después, la mirada depredadora de Kobe, te alegras por Carmelo y los Nuggets, y te decepcionan los Hornets. Querías ver al Chris Paul del año pasado en Playoffs pero no parece que George Karl le vaya a dejar. Valoras a los entrenadores presentes, y te desesperas con los ausentes, la pizarra cuenta, aquí es donde de verdad cuenta. Son tantas sensaciones a la vez...

Es en estos días cuando me doy verdaderamente de quién juega en esta Liga por amor al baloncesto y a la competición y a quién le quito la careta, por muy bueno que sea el tipo en cuestión y por muchos millones que gane, porque le ves en la cancha y te das cuenta que el anillo le importa lo justo (Kirilenko). Todos juegan con ganas de título, de acuerdo, pero algunos tienen más.

Sé que muchos lectores, pequeños, jóvenes o auténticos veteranos de la NBA sienten lo mismo, sacrifican igualmente horas de sueño para no perderse en directo lo que podrían ver grabado y enloquecen a sus familias que no, definitivamente no entienden ni van a entender nunca estos sacrificios por unos cuantos partidos de baloncesto... sin más. La mayoría de ellos no claudicarán y volverán a acostarse a horas intempestivas por seguir el duelo de los Lakers por la tele, o el de cualquier otro equipos por Internet. Somos muchos, muchos más de los que parece que somos.

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


Favoritos y presuntos favoritos
Publicado por Isabel Tabernero. Abril 13 del 2009

La baja del argentino, el elemento diferencial texano, pesa mucho más que el año impar o el estado de gracia de Tony Parker.
NBAE/Getty Images

Decía Marc Gasol hoy (en una entrevista que saldrá publicada en el próximo número de la Revista Oficial NBA) que está "casi seguro" de que los Lakers van a ganar el anillo "este año". ¿Forofismo de hermano? ¿Visión distorsionada del pobre banquillo de L.A.? ¿Confianza plena en Pau? ¿Esperanza infinita en súper Kobe y en el Señor de los Anillos? y la opción más placentera para aficionado amarillo: ¿juicio con conocimiento de causa? Quién sabe, puede que un poco de todas, pero teniendo en cuenta algunos últimos acontecimientos me inclino por la última opción. Y es que así están ahora mismo los cuatro grandes aspirantes al título:

- San Antonio: Adiós a la temporada de Manu o lo que es lo mismo, al elemento texano que pone la diferencia cuando la cosa se pone interesante en Playoffs. Y eso pesa mucho más que el año impar o el estado de gracia de Tony Parker, sobre todo teniendo en cuenta la 'flojita' temporada de Duncan.

- Boston: "tengo dudas sobre lo que pueda hacer Garnett", analiza el menor de los Gasol NBA. Y tiene razón. Unos lo ven como un descanso clave para llegar fresquísimo a la postemporada. Yo lo veo como una falta de ritmo y de físico más que arriesgada a estas alturas del campeonato.

- Cleveland: En un estado de forma impresionante, sí, pero... ¿alguien cree de verdad que ese equipo puede aspirar a todo este año con esa forma de jugar, tan dependiente de un solo hombre? Dicen que los equipos ganan títulos, en ese caso, a los Cavs aún les queda un poco y no sería el favorito en las quinielas ni contra Spurs ni contra Lakers... a no ser que James vuelva a llevarle la contraria a la historia y a la lógica, claro.

- Lakers: Conociendo al Kobe de los Playoffs (estilo de juego que lleva practicando en el tramo final de la Liga regular) y con el excelente estado e forma de Pau y Odom, la suma de Bynum, el elemento 'Zen', la veteranía de Fisher, la mejoría defensiva y, eso sí, con muuucho más banquillo, los amarillos, y más tras la lección aprendida el año pasado ante los Celtics, llegan a abril, ya lo dice Marc, como favoritos al anillo, los máximos favoritos, quiero decir. Todo lo que no sea eso será, inevitable y sin duda también injustamente, una decepción, una especie de fracaso. Grandes aspiraciones las de estos (ahora sí) grandes Lakers.

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


La frustración de Marc
Publicado por Isabel Tabernero. Marzo 26 del 2009 a las 5:09 PM

Marc no aguanta, y no es que no le entendamos… el panorama en Memphis es desolador pero ¿de verdad no lo va a intentar?
NBAE/Getty Images

He leído por ahí que el 'pequeño' de los Gasol NBA está frustrado, cansado de perder, desmotivado por los compañeros con los que le ha tocado afrontar su debut. Se dice que quiere volver a España, que si llega una buena oferta, pondrá punto y final a su aventura americana.

No ha hecho caso de lo que le dijo Kobe Bryant cuando se lo encontró en el hotel de Memphis, al que Marc acudió a encontrarse con su hermano, que visitaba la ciudad de su ex equipo por primera vez con la camiseta amarilla. Bryant le dijo 'ten paciencia, aguanta un poco que tú vas a acabar con nosotros".

Pero Marc no aguanta, y no es que no le entendamos… El panorama en Memphis es desolador: la temporada no empezó del todo mal, al segundo día, primera victoria. Las tres únicas de noviembre fueron un golpe de realidad, pero diciembre, con 6 triunfos, fue un gran y esperanzador mes. En la cuesta de enero se despertó del todo del sueño para caer en una pesadilla con un único encuentro ganado. En febrero los Grizzlies intentaron, tímidamente, remontar el vuelo pero en marzo, con 2 victorias, las cosas quedaban bien claritas: Memphis lucha por no ser el peor equipo de la Liga, o quizá ya no ni por eso, pensando en la lotería del Draft otra vez. El caso es que Marc, que no ha ganado nada en la ACB, y que con la selección sólo ha conquistado un oro mundial y una valiosísima plata olímpica (que también cuenta mucho), tiene hambre de triunfo. El '33' sabe que es un gran jugador, con fundamentos, seguro que piensa que es superior a otros pívots de la NBA, con más experiencia, sueldo y hasta nombre. Marc es un MVP, no hay que olvidarlo. Debe sentir que está perdiendo el tiempo en una franquicia donde los que más pueden hacer por arreglar este desastre solamente piensan en promediar o superar los veinte puntos por partido. Y se ha enfadado, y ha estallado. Más de una vez. Ha hablado, olvidándose de que es un rookie, de actitud, de compromiso, de trabajar y dejar de poner excusas, en definitiva, una bronca digna de un entrenador, la que Iavaroni nunca dio y la que Lionel Hollins hasta ahora tampoco. Pero de ahí a marcharse, a abandonar el barco cuando acaba de empezar a navegar, en vez de intentar hacerse con el mando del equipo el año que viene, confiar en las palabras de Kobe pero sobre todo, recordar los siete años y medio de su hermano en los Grizzlies, que se encontró con los mismos escombros que ve Marc ahora, construyó el proyecto sobre sus cimientos, lo levantó, lo disfrutó tres años y cuando le tocó la hora de marcharse, y la motivación había sido exprimida al máximo, le abrieron la puerta del cielo angelino. ¿De verdad Marc no lo va a intentar?

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


Los que se quedan y los que se van
Publicado por Isabel Tabernero. Marzo 19 del 2009 a las 5:09 PM

Me hubiera gustado que Iverson hubiera podido volver a luchar por un campeonato... en los Sixers.
NBAE/Getty Images

No sé si es una idea romántica y un tanto pasada de moda en los tiempos de baloncesto que corren. Me refiero a los pocos jugadores que quedan en la Liga que juegan, perdón por el tópico, por amor a los colores. Me gusta pensar que Duncan lleva 13 años en la Liga, en el mismo equipo, que ha ganado 4 anillos, en el mismo equipo, que dice que no podría, hoy en día, cambiar de equipo. Me gusta pensar también que al final Kobe no se marchó a Chicago, y que intenta el asalto al cuarto campeonato, en el mismo sitio, con el mismo entrenador, y con Derek Fishera su lado.

Me da 'pena' que un tipo tan rematadamente bueno como Michael Redd no haya tenido suerte o el bloque o una buena gestión por parte de la franquicia de su parte como para haber podido intentar gestas del tipo de los Kings del 2000 en Milwaukee. Pero me alegro profundamente de que decidiera permanecer al lado de su familia, de la iglesia de su padre y de su equipo, en vez de marcharse a Cleveland, como ayer me enteré de que estuvo a punto de hacer en 2005 para ser el secundario de LeBron. Lo revindicaba su padre también: "Ha demostrado lo suficiente como para tener su propio proyecto aquí".

Y me alegra recordar los casos de Nowitzki en Dallas (si es que no se harta), de Paul Pierce en Boston y de algunos pocos ejemplos más de súperestrellas que optan por no abandonar cuando todo va mal y lo siguen intentando. Quiero pensar que así lo harán Wade en Miami, LeBron en Cleveland, Bosh en Toronto y especialmente, Melo en los Nuggets.

No es que no entienda los casos de Garnett en Minnesota de Iverson en los Sixers, o de Malone en los Jazz, pero me hubiera gustado ver lo que podía hacer 'Big Ticket' en esos Timberwolves por los que más de una vez le vimos llorar en público, me creo lo que dice AI de que siempre llevará a Philly en el corazón y me acuerdo de esas Finales que se escaparon, y de que irse a Denver fue un error y no tengo nada claro tampoco su papel en los Pistons ahora, aunque sea como sitio de paso. ¿Otra vez? Le deseo lo mismo que a todos los jugadores geniales e irrepetibles, pero los años pasan, las lesiones limitan el tiempo de disfrute de su magia, cada vez quedan menos oportunidades y al final me queda la sensación de que por la gestión, o por su carácter, o por ambiente viciado, 'The Answer' ya no podrá ser más un 'sixer', ni luchar por un campeonato como 'sixer', que es lo que a mí, por esta idea romántica que tengo de que aún en estos tiempos se debe jugar por amor a la camiseta, me hubiera gustado.

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


Diez formas de ver la Liga que nos queda por vivir:
Publicado por Isabel Tabernero. Marzo 6 del 2009 a las 5:09 PM

El título se decidirá probablemente entre estos tres candidatos: Lakers, Boston y San Antonio.
NBAE/Getty Images

Lo que queda de temporada se puede enfocar como….

1. Un duelo por el MVP entre LeBron, Wade y Kobe:
Partiendo de la premisa de que el número uno en las quinielas ahora es LeBron James, personalmente pienso que Wade es el que más se lo merece, que se lo va a llevar LeBron y que Kobe no tiene posibilidades porque la Liga piensa que con él ya saldaron la deuda histórica y este año le toca al de Cleveland. De todas formas, el número de victorias en los últimos meses y hazañas anotadoras, así como los enfrentamientos particulares serán cruciales.

2. La batalla por el campeón de Conferencia:
En el Oeste, salvo descalabro sin precedentes, que el título va a ser para los Lakers, que a estas alturas de la película le saca nueve victorias al segundo y sobrepasaría las diez si no hubiera atravesado una 'mini-mini crisis', pero en el Este tiene pinta de que se mantendrá la emoción hasta el final: LeBron quiere el trono del Este para empezar, y el 'Big Three' va a tener que estar en plena forma para no cedérselo.

3. Tres favoritos para el anillo:
Lakers, San Antonio y Boston, por este orden, son los míos. Pero quizá debía hacerle más caso a la historia y tener en cuenta que esta temporada le toca a Texas, tras un año de descanso, celebrar el título otra vez, sobre todo teniendo en cuenta que un año más se ponen a tono en la segunda mitad de la Liga (tras acumular siete derrotas en el primer mes de competición). Lo que sí tengo la sensación es que si la Final es Lakers-Celtics, esta vez ganan los amarillos.

4. La incógnita de la recuperación de los lesionados:
En el Oeste muchos dudan que Bynum llegue a tiempo para alcanzar su mejor forma, la que tenía justo antes de lesionarse, en Playoffs. En el Este el 'Big Three' al completo han estado o están lesionados, y da la sensación que una de estas bajas, o pérdida de forma será crucial en la postemporada.

5. La progresión de equipos donde se nota la mano del entrenador… Y no hablamos de cualquier entrenador, sino de técnicos de millones de dólares: Larry Brown en Charlotte y Mike D'Antoni. De acuerdo que ninguno está siquiera en Playoffs, pero los dos están a pocos partidos de entrar, y sobre todo, este año se habla incluso de que juegan bien. Otro caso sería el de Milwaukee, que sin tener a casi nadie (y al que tiene, lesionado cada dos por tres) ocupa a estas alturas la octava plaza.

6. … Y de equipos que se van a pegar el batacazo
O se lo han pegado ya, porque aunque Toronto aún tenga opciones de postemporada, el proyecto Colangelo ha hecho aguas por todos lados (para el recuerdo quedará el tiempo que tardó demasiado en echar a Mitchell) y vendía el pasado verano que iban a por el campeonato. Y en la misma Washington, Golden State… equipos que, a mi juicio, no han fallado sólo por las lesiones, sino por la gestión de las franquicias. ¿Y qué decir de Dallas, que ahora son octavos del Oeste? ¿Logrará Phoenix quitarles la plaza? Eso sería un fracaso en mayúsculas.

7. Los tapados de Playoffs:
Denver, que es nada menos que tercero en el Oeste, Miami y Atlanta, de los que nadie menciona como aspirantes a nada pero están ahí y además colocados ventajosamente, y por supuesto, Utah, preparado para hazañas este año. ¿Houston? Con o sin McGrady, creo que no.

8. Los viejos zorros nunca mueren:
Shaquille O'Neal, con partidos de 45 puntos y haciéndonos recordar que fue el mejor y de los pocos que se salvó en Phoenix en los pasados Playoffs, y Marbury, al que la jugada podría acabar saliéndole perfecta como los Celtics se lleven el anillo.

9. Tiempo de hacer balance con la armada española
Calderón: la frustración del talento… le quedará el consuelo del récord y de su posición en los ránkings estadísticos de la Liga pero con lo competitivo que es, el balance será amargo.
Sergio: Al menos debutará en postemporada, que ya es algo. Esperemos que en abril o mayo se despida de la camiseta 'blazer'.
Rudy: Más ruido que ninguno, tiene que encontrar aún la regularidad en la NBA. Eso será en su segunda temporada. En Playoffs lo hará bien, seguro. Estará en su salsa.
Marc: El incuestionable. Por solvencia, números, seriedad en su juego, responsabilidad… va a triunfar en la NBA, en el futuro.
Pau: El anillo. Este año creo que Gasol va a celebrar otro hito histórico. Queda demasiado por jugar y uno no quiere ni pensar en lesiones, pero todo va encaminado a eso, el anillo, o al menos a volver a luchar por él hasta el final.

10. ¿Decepciona o engancha la NBA de ahora?
Tratando de no compararla con tiempos distintos y otra forma de jugar, la NBA de ahora engancha y enganchará mientras en ella están gente como Kobe Bryant, como Chris Paul, como Nowitzki, como Carmelo, como Duncan, como el último designado como mejor del mes en el Oeste, Pau…

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


Diez formas de ver la Liga que estamos viviendo (primera parte)
Publicado por Isabel Tabernero. Febrero 26 del 2009 a las 5:09 PM

Allen Iverson
NBAE/Getty Images

Es un buen momento, ahora que ya ha pasado el All Star y que apenas quedan un par de meses para la parte interesante de la temporada, resaltar unas cuantas cosas que han marcado hasta ahora la Liga 08-09 (españoles aparte):

1. El Este puntero: Estamos acostumbrados a feroces peleas por una plaza de Playoffs pero no a que suceda lo mismo en el Este. Por primera vez en unos cuantos años la pelea está más en la Conferencia Este, con Atlanta, Miami, Philadelphia y Detroit dando guerra a los tres equipos de cabeza: Cleveland, Boston y Orlando.

2. Los favoritos cumplen: Los Lakers y los Celtics, en cabeza, como se esperaba y como ya pasó el año pasado. Me resulta más interesante ver cómo acaban la Liga regular los nuevos candidatos, los Cavaliers y los Magic, por nombrar a los más punteros en el Este, y a Denver y a Houston, en el Oeste. Tiene mérito extra lo de estos dos últimos equipos, por sus líos internos y sus bajas.

3. Los jóvenes triunfan: Portland volverá a Playoffs por la puerta grande. No está nada claro lo que hagan entonces pero si logran acabar cuartos, tendrían opciones de alargar la vida en postemporada.

4. Los lesionados de siempre, y algunos más: es una pena lo de McGrady, con el talento que tiene y lo poco que lo disfrutamos nosotros y sus Rockets. Y qué decir de Elton Brand y el fiasco de su primera campaña en los Sixers, o del repetido 'fue bonito mientras duró' de Bynum en los Lakers. Otra cosa son las bajas temporales de Garnett y Allen, justo en una época en la que cada victoria cuenta. ¿Siembran dudas los Celtics?

5. Los últimos días del mejor Iverson: Entristece vivir el descenso (normal) de 'The Answer' en la NBA. Tras una docena de años en lo más alto… esta temporada promedia 18 puntos y su media de carrera está en más de 27 por partido. Menos impresionante pero también reales son sus menos asistencias (de 6.2 en carrera a 5.1), menos robos (de 2.2 a 1.7), menos rebotes (de 3.2 a 3.8)… Y aún así, son unos números espectaculares, (menos resaltables son sus cambios de equipo en los últimos tiempos están emborronando un tanto su carrera).  

6. El desaparecido Barkley: No, no a todo el mundo le caía bien debido a sus comentarios incendiarios pero nadie puede negar que era uno de los narradores con más tirón, si no el más. Y desde su detención bajo los efectos del acohol ha desaparecido, cosa hasta cierto punto comprensible. Pero se echa de menos su mordacidad…

7. La temporada por la borda: Las de Sacramento, Minnesota, Memphis, Clippers, Washington…

8. Los olvidados del All Star: Esta vez no hay que reivindicar a un español porque el récord de Toronto y su lesión se cargaron las opciones del español pese a sus excelentes números. De quien sí se olvidaron, y no hay derecho, fue de Carmelo Anthony, para mí un fijo, y de Deron Williams, el infravalorado entre los infravalorados.

9. El milagro de Miami: Porque lo de los Heat, quintos sólo por obra y gracia de Wade (y una buena pareja de escuderos novatos) tiene especial mérito en una temporada muy difícil en lo personal, con los trapos sucios de su divorcio aireados en la Prensa.

10. El imprescindible Shaq: Cómo nos gusta Shaquille cuando deja de criticar a ex compañeros, ex equipos y ex entrenadores y se pone a hacer lo que mejor se le da: dominar en la zona y ejercer de 'showman'. No tendría que retirarse nunca…

(Y la próxima semana, la segunda parte: 10 formas de ver la Liga que nos queda por vivir)

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


¿QUIÉN GANARÁ EL CONCURSO DE MATES?
Publicado por Isabel Tabernero. Febrero 9 del 2009 a las 5:09 PM

El valor de Rudy al aceptar el reto puntúa doble en 'mi' concurso de mates.
NBAE/Getty Images

Rudy, no. Es lo que dijo Pau cuando le preguntaron quién se iba a llevar el concurso de mates, es lo que mantengo yo cuando me piden mi apuesta y es el mismo mensaje que muchos analistas, periodistas, comentaristas televisivos y demás trabajadores de los medios tratan de enviar a los aficionados demasiado ilusionados por un posible triunfo español. Esos seguidores son los mismos que esperan con más ganas que nunca la cita del sábado noche, emocionados -y yo la primera- ante la idea de que Rudy vaya a tener tantos ojos pendientes de él, sólo de él, en uno de los eventos que hacen del All Star una cita mítica, digan lo que digan los que insisten en que hoy el concurso se ha devaluado mucho, que ya no hay buenos matadores, que es aburrido… Ése, en el que le toca a Rudy actuar esta vez, es el gran momento del All Star.

Es realmente complicado que el mallorquín se lleve el premio gordo de la noche por la competencia, por la falta de costumbre de ver a un blanco delgadito haciendo un mate y también, hay que reconocerlo, porque los hay mucho más espectaculares que él, entre ellos, sus competidores.

El mérito de Rudy, del que se dice que anda nervioso estos días y puede que hasta pensado 'en qué lío me he metido', es querer regalar una cuota de espectáculo al fin de semana, aceptar el reto sin miedo al ridículo o al menos desafiándolo y demostrar que no sólo pertenece a esta Liga, sino que quiere serlo -y ya lo es- uno de sus protagonistas. El descaro de Rudy no será muy europeo pero significa tener mucho valor. Y esa valentía puntúa doble en 'mi' concurso de mates…

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


El sol de Pau
Publicado por Isabel Tabernero. Enero 30 del 2009 a las 5:09 PM

El regreso de Pau al All Star era sólo cuestión de tiempo... jugando en los Lakers.
NBAE/Getty Images
El sol iba y venía a su antojo en otra típica mañana más de este helador invierno que estamos viviendo en España. Más frío, menos frío, más o menos viento y en general, un tiempo desapacible, en la tónica de los últimos meses. En la redacción hacíamos horas extras por terminar de ver el partido de tenis entre Verdasco y Nadal, dividiendo nuestro apoyo según el momento del duelo emocionante que al final se ha llevado el de siempre, Nadal. Probablemente tras el encuentro habrá llamado a Gasol, a lo mejor incluso le ha despertado. O quizá ha sido Pau quien nada más levantarse se ha puesto en contacto con su amigo para felicitarle por la hazaña de una victoria de las que se sudan y se celebran. Igual triunfo que el que el catalán cosechó anoche, cuando le comunicaron que volvía al All Star. Ese es otro partido de los que se sudan, que Pau tenía en su agenda marcado como objetivo hace ya cerca de dos años. El campeonato pasado avisaba que quería volver a su sitio, el partido de las estrellas. No lo logró entonces, por culpa del récord de los Grizzlies. Los perdedores no tienen sitio en la cita de febrero. Por eso era imprescindible un cambio de equipo, que llegó hace exactamente un año, por eso era vital formar parte de una franquicia a la que todo el mundo quiere ver, por la misma razón era también necesaria la oportunidad de mostrar al mundo un talento que, ahora sí, en los Lakers, ha podido enseñar. No le han faltado padrinos de excepción, con Phil Jackson y Kobe Bryant haciendo de portavoces incansables de su campaña 'vuelta al All Star'. El resto de ingredientes para que el reto haya podido ser tachado de su agenda como objetivo alcanzado los ha puesto él. Números impecables, actuaciones de Oscar en noches especiales y para todo el país (en el partido de Navidad y en el de Martin Luther King), competitividad, solvencia, generosidad e implicación. El premio para Pau, volver a ser oficialmente considerado uno de los mejores, con estos ingredientes, era cuestión de tiempo.

Y hoy, a decir verdad, no ha habido ni tanto frío ni tanto viento ni tanto sentimiento desapacible como en el resto de un mes de enero helador. El sol se ha asomado por la ventana de Pau, y se ha colado también en la nuestra.

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


Bendito estúpido entonces, bendito inteligente hoy
Publicado por Isabel Tabernero. Enero 20 del 2009 a las 5:09 PM

Es probable que el Kobe de los 81 esté pagando hoy un peaje que impide apreciar justamente que estamos ante el mejor Bryant de su carrera.
NBAE/Getty Images

Hace algunos días un lector (Héctor Chipriana, de Zaragoza) me pedía que escribiera sobre Kobe Bryant, jugador al que considera, cito textualmente, "el mejor de todos los tiempos después de Jordan" y que "ahora mismo ha alcanzado un tope impresionante". Y tiene razón, o así es lo veo yo también, en afirmar que el nivel de juego del Kobe de las dos últimas temporadas, pero sobre todo, de esta, es de otro planeta. Héctor daba a entender que en el campeonato actual no se le está dando al escolta todo el reconocimiento que su rendimiento merece, y aunque eso sea relativo (acaba de ser elegido Mejor Jugador del mes en diciembre y Mejor de la Semana en enero), sí es cierto que este año, su 13ª temporada en la NBA (parece mentira), se habla poco, muy poco, de Kobe. Quizá sea porque hay otras súperestrellas que le roban planos, LeBron, Wade y Howard pujan fuerte, o quizá por su consabida fama de caer mal, aunque tampoco conozco a muchos jugadores que tengan a sus fans tan obsesionados, pero sobre todo, creo que se trata de un peaje que se creo él mismo al meter el 22 de enero de 2006, 81 puntos en 42 minutos ante los Raptors, 62 ante Dallas en tres cuartos, taitantos partidos con 50 ó más, con 40 ó más… su nivel de espectáculo, en el aspecto más individualista de su juego, sí que ha bajado. Y sin embargo, un partido suyo ahora sigue siendo (para mí) un auténtico show, en el mejor sentido de esta palabra. Ayer lo era por su capacidad para ganar solo, hoy lo es por su implicación, liderazgo, superioridad ante (casi) cualquier rival y compenetración con sus compañeros. Aunque sus 19 puntos del nuevo Kobe se antojen raquíticos.

En el último número de la Revista Oficial NBA, cuya portada es Kobe, reproducimos unas palabras del escolta bastante elocuentes: "Creo que lo que me ha hecho más inteligente es haberme dado cuenta de que era un estúpido". Bendito estúpido de entonces y bendito listo de ahora.

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


Ya Tenemos MVP
Publicado por Isabel Tabernero. Enero 8 del 2009 a las 12:29 PM

Wade mantiene a Miami con más del 50% de victorias y con números de MVP.
NBAE/Getty Images

Bueno, cada uno va teniendo el suyo. Es la época. En estos días previos al All Star el tema del mejor de la temporada se pone de moda y ya no deja de estarlo hasta que se concede. Como esto es una cuestión de opiniones y no de verdades, no me importa decir que Mi MVP no es LeBron, no es Chris Paul, y tampoco son Howard o Kobe. No sé si me estoy dejando a alguno de los candidatos de los que todo el mundo habla salvo Mi MVP, que es el que seguramente muchos están pensando que falta en esa lista, Dwyane Wade.

El jugador de los Heat está viviendo una segunda juventud en el sentido más literal de la expresión, que para eso tiene 26 años y un futuro, con permiso de su físico, de gloria NBA. Aquí no se trata de títulos de máximo anotador o de premios MVP, sino de los campeonatos que pueden venir de su mano, que para eso el jovencito 'escudero' de Shaquille O'Neal supo muy bien cómo ganar en 2006, en su cuarta campaña en la Liga. En esos Playoffs arrasaba con todo. Lesiones y reconstrucciones después, este año se le ve esa misma actitud aniquiladora de entonces, pero el equipo no es el mismo y eso que entonces tampoco era ninguna maravilla. Es, a día de hoy, imposible pensar en el anillo para Miami pero no en reconocimientos individuales al '3'. Por eso, pese a las poca tendencia a, según la costumbre, premiar la dependencia de una estrella, la Wadedependencia en Miami, la circunstancia de que los Heat estén a día de hoy por encima del 50% de victorias (sextos en los puestos de Playoffs) le convierten en mi favorito, dejando incluso en un segundo plano que sea el máximo anotador de la Liga en estos momentos, el tercero mejor en robos y el noveno en asistencias, por dar unos cuantos apuntes estadísticos que refuercen la candidatura de Wade a MVP por encima de LeBron, el gran favorito, y de Paul, el segundo en las quinielas y el primero en simpatías. Siempre es una cuestión de opiniones, y por qué no reconocerlo, también de simpatías.

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


Sentimentalismos antes de Navidad
Publicado por Isabel Tabernero. Diciembre 24 del 2008 a las 12:29 PM

Es emocionante ver en directo cómo la asociación Gasol & NBA se duplica en este duelo entre hermanos
NBAE/Getty Images
Es tiempo de vacaciones, de maletas, de vueltas a casa. 'Otra vez a luchar contra los elementos para seguir los partidos en Navidad', pienso mientras el tren se abre camino a paso de tortuga desde Sevilla hasta la mía, mi casa, Cádiz. Atrás o arriba (en Madrid) quedan los cierres estresantes de una revista que hace milagros, el pulso loco de la Liga, los jugadores de moda y los que están en horas bajas, en definitiva, el trabajo, pese a lo afortunada que soy de tener este trabajo. En estos días no puedo evitar bajar mi ritmo, que resulta incompatible con los sobrinos, la familia, los amigos, el mar y la calle. Pese al Boston-Lakers de Navidad y pese al Memphis-Lakers de antes de Navidad. Pese a los récords de Calderón y pese a las andanzas de Portland. 'Qué impresionante que se vaya a producir este duelo entre hermanos que mi compañero Jesús, desde Memphis, me hace sentir un poco más cerca', me digo mientras el sonido del mar, tras meses sin escucharlo, me lleva de inmediato a un estado de relax difícil de encajar con las noches sin dormir para no perderme nada de lo que pasa en esta Liga y más incompatible aún con las muchas horas acostumbradas investigando en Internet todo lo que tenga que ver con ella. Esa dinámica habitual se frena casi tanto como el tren de Madrid a Cádiz en sus últimos 130km de camino. Sé que cuando regrese, en apenas unos días, alguien se habrá lesionado, algún entrenador más habrá caído, habrá otro récord vivo y la pugna por el All Star, mediáticamente, se habrá endurecido. Y bastante de esto me lo habré perdido. Habré seguido en directo, eso sí, el encuentro de Pau y Marc, tratando de no hacer ruido en casa y sin poder compartir con nadie a esas horas la emoción que siento de que la unión Gasol-NBA se duplique y yo lo pueda ver. Necesitaré tiempo a la vuelta para decidir si Dwyane Wade sigue siendo el mejor jugador de la temporada, conclusión difícil a la que llegué antes de Navidad, y otros tantos para jugar a adivinar si Lakers es más lo que aparenta que lo que es, si Boston es menos de lo que enseña, si Philadelphia tiene algo que hacer es el campeonato y si el récord de Toronto se ha cargado del todo las posibilidades de ver a Calderón vestido con un traje hecho a medida desde hace un año, el traje del All Star. Antes de eso, y rompiendo mi involuntario relax, me habré encontrado con amigos con los que, unas vacaciones más, sólo habré hablado de baloncesto y casi siempre, habré discutido de este baloncesto. Entonces pensaré que este rinconcito del sur tiene a mucho enganchado a la NBA, volverán los remordimientos por haber descuidado mi seguimiento navideño una vez más a un campeonato que no tiene la delicadeza de coger vacaciones y tomaré ideas prestadas, otra vez, de tertulias improvisadas en la calle que más tarde me servirán, seguro, para algún reportaje. Y entre tanto, habrá pasado volando la Navidad, y con ella, Cádiz...

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


¿Un campeonato calcado?
Publicado por Isabel Tabernero. Diciembre 11 del 2008 a las 7:07 PM

Las próximas Finales huelen a las pasadas Finales
NBAE/Getty Images
Esta mañana al mirar los 'standings' (clasificaciones) en la web de la NBA tuve la sensación de estar viviendo la Liga del año pasado otra vez… Sé que no estoy diciendo nada nuevo, que es algo que comenta todo el mundo, que esta temporada tiene mucha, mucha pinta, de acabar repitiendo las últimas Finales. Pero eso ahora que Boston es el mejor equipo del Este y Lakers del Oeste, porque antes del campeonato (y está por ver que la cosa no cambie, que falta mucho) la gente dudaba mucho de la supuesta superioridad de los verdes, al haber perdido a James Posey, haber invertido poco o nada en refuerzos y en vista de que los otros candidatos sí se han movido o han recuperado a piezas muy importantes, como es el caso de los amarillos con Bynum. Sea como sea, unas Finales Lakers-Celtics siempre son apetecibles, aunque no sean ya tan especiales como las pasadas, las primeras tras tantos campeonatos sin ellas. Habrá que ver si en las próximas, si llegan los mismos protagonistas, el equipo de Phil Jackson ha llegado al punto defensivo necesario y si los de Rivers son capaces de soportar otro año entero sin bajas. Si todo sigue en la línea actual, la cita de junio tiene dos candidatos más que probables.

Pero la clasificación no recuerda a la del año pasado sólo por ellos, los líderes de las Conferencias. Si uno echa un vistazo a los equipos situados cómodamente en Playoffs a día de hoy, sólo las ausencias de Toronto y de Dallas, y los regresos de Portland y Miami llaman algo la atención en la tabla. Los canadienses no terminan de encontrarse y el tema empieza a preocupar. El otro día un aficionado me apuntaba la baja de Delfino como clave… Yo ya no sé qué pensar, ni siquiera cuando les veo jugar. En teoría el equipo debería funcionar mucho mejor pero es como si le faltara química (y defensa, claro). Lo de Dallas, por su parte, se veía venir tanto como que el sacrificio de Devin Harris era un error, uno de esos que no se olvidan. Lo de Miami tiene una explicación mucho más clara: Wade ha vuelto, no hay más que hablar. Gente como él, como Rudy o Rose, equipos como Sixers o Hawks son los que ponen, de momento, algo de salsa a esta Liga que huele a calco de la anterior.

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


Oportunidades de 10 partidos
Publicado por Isabel Tabernero. Diciembre 4 del 2008 a las 10:37 AM

Sam Mitchell
El cese de Mitchell es una medida necesaria… pero tardía
NBAE/Getty Images

Acaban de cesar a Sam Mitchell. Y se entiende. Me parecía un pésimo entrenador, especialmente, aunque no sólo entonces, en postemporada. Así que si lo han echado por cuadriculado, por falta de carisma, por incapacidad para sacar lo mejor de sus jugadores y nulidad a la hora de resolver partidos con la pizarra… la decisión parece (me parece) de lo más acertada, igual que tardía. El problema es que no le han despedido por eso, sino por el récord de Toronto Raptors y espoleados por una derrota vergonzante de 39 puntos ante los Nuggets. Lo curioso es que cuando uno ve el balance del equipo (8-9) no puede evitar pensar que no está tan mal el récord, aunque quede lejos de las aspiraciones del General Manager, Colangelo, del que muchos dicen que quería cargarse a Mitchell hace mucho tiempo… ¿Y por qué no lo hizo antes? Quizá porque estuviese un poco mal visto que se despida a un técnico que acaba de ser elegido el Entrenador del Año y que había logrado una mejoría de 20 victorias con respecto al año anterior (¿pero eso fue por él o por sus jugadores?). Sí, quizá hubiese sorprendido… pero hubiera sido valiente y probablemente hasta beneficioso para la franquicia. Para buscar argumentos entonces, baste echar un vistazo o recordar su forma de gestionar la vuelta de los Raptors a postemporada entonces, en 2007. El GM no se atrevió a echar al técnico que tanto criticaba la prensa canadiense, perfecto, le renovó cuando acababa contrato, perfecto, se volvió a sentar en el banquillo la campaña pasada también, perfecto, pero entonces no hubo ni premio al Técnico del Año que respetar ni mejoría de balance que premiar (de 47 pasaron a 41 triunfos) ni actuación en los Playoffs que aplaudir. Más bien lo contrario, esos Raptors de postemporada resultaron casi bochornosos. La pregunta es ¿por qué Colangelo no lo despidió entonces? ¿Por qué tiene que venir ahora un entrenador sin planificación a intentar convertir a toda prisa a Toronto en uno de los mejores del Este? Cada vez soy menos partidaria de los despidos en plena temporada, y no me refiero a Mitchell (su caso es una excepción necesaria) sino a los otros caídos, Carlesimo en Oklahoma City, equipo joven en ciudad nueva, y Washington, marcado y mermado por las lesiones. ¿Oportunidades de 10 partidos? No parecen muy justas…

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


El trabajador oportuno.
Publicado por Isabel Tabernero. Noviembre 26 del 2008 a las 10:37 AM

Jose Calderon
Calderón es trabajador, buen compañero, un magnífico líder de los Raptors y un tipo muy, muy listo.
NBAE/Getty Images

Hace un año, José Manuel Calderón era un jugador que no paraba de hacer méritos para que le dejaran ser el líder de un equipo que sólo estaba cómodo con él al mando… pero era suplente, se había metido a los fans en el bolsillo… pero los minutos importantes los solía jugar otro, sus números eran contundentes… pero no lo suficiente para ganarse una invitación al All Star, asumía responsabilidades con acierto… pero, sin lesión de por medio del titular, volvía al banquillo. ¡Ah! Y su sueldo era también de suplente.

Este año, José Manuel Calderón es un jugador que ejerce con soltura de base titular, de líder de un equipo que aspira a grandes cosas (aunque no haya terminado de cogerle el punto a esta Liga). Es un jugador que tiene un sueldo también de titular, que hace números 'all star' (¡líder de tiros libres de la Liga, segundo en asistencias!) y que está tan integrado en el mundo NBA que hasta quiere ser mediático, de ahí que tenga un gesto registrado oportunamente en camisetas y demás artículos para fans, Igualmente, ha aprendido que encararse con Kevin Garnett le viene muy bien para terminar de hacerse un nombre en este campeonato. Un nombre de los que no faltan en la cita de las estrellas, de los que venden muchas camisetas y que además es el artífice de gestas de su equipo sea grande en Playoffs.

Calderón es trabajador, buen compañero, un magnífico líder de los Raptors y un tipo muy, muy listo.

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


Ha nacido una estrella en Philadelphia
Publicado por Isabel Tabernero. Noviembre 18 del 2008 a las 10:37 AM

Young ha quitado protagonismo a Brand en el inicio de Liga con una media anotadora que duplica la del año pasado.
NBAE/Getty Images

"Acuérdate bien de lo que te digo, en el futuro Thaddeus Young irá al All Star, seguro", me decía el otro día un amigo aficionado a los Sixers desde mucho tiempo antes de la llegada de Iverson a la ciudad del Amor Fraternal. "Y no me refiero a que juegue el partido de sophomores esta temporada, sino al partido de los mayores un poco más adelante…". Me llamó la atención tanta vehemencia en los comentarios sobre un jugador al que yo no había seguido con atención (especial) ni en su temporada rookie ni en el inicio de este campeonato. Entre muchas de las virtudes que mi amigo Fernando destacaba de Young, con el que literalmente se le cae la baba, están sus "maneras de crack", su capacidad para penetrar a canasta y sobre todo "que por fin volvemos a tener un tipo en el equipo con tiro exterior, él las enchufa de forma natural". Me puse a investigar a este jugador que el año pasado disputó 22 de sus 74 encuentros de Liga de titular y que esta campaña lleva todos (al cierre, 10) saliendo desde el inicio, en los que, con 12 minutos más en pista que la última campaña, ha duplicado su anotación (de 8.2 a 16.3). Y no queda ahí la cosa, porque en los últimos partidos, como bien me apuntaba mi amigo, "está haciendo mejores números que Elton Brand". Y es que en los 10 primeros duelos Brand, de 29 años, ha sido el máximo anotador de Philadelphia (5-5 de balance) en 2 ocasiones, mientras que este 'niño' de 20 lo ha hecho nada menos que 6… Y está claro que cuenta con el visto bueno de Cheeks, su técnico.

Pasa cada temporada, que surja un jugador del que no está previsto que se hable demasiado más allá de su buen hacer en pista pero que de pronto un día muestra una personalidad de estrella con la que no se contaba… tan pronto. Aunque pocas veces el cambio es tan llamativo como para quitar galones a la estrella del equipo (o una de ellas, que también está Iguodala), Brand, que en estos 10 primeros duelos había lanzado 140 veces a canasta mientras que este seminovato había hecho 130 intentos, y el pequeño vuelve a ganar al grande en porcentaje de acierto. ¿Qué pasa con Brand, entonces? ¿Está en crisis de juego? ¿No se ha adaptado aún a su nuevo equipo? ¿Hasta qué punto tiene que ver Cheeks con el incremento de protagonismo de Young? ¿Estaba todo planeado así? ¿Es sólo una racha o ha nacido una estrella en Philly? Las respuestas a estas preguntas, que son muchas, a lo largo de la temporada.

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


Los hermanos Gasol
Publicado por Isabel Tabernero. Noviembre 11 del 2008 a las 10:37 AM

Pau and Marc Gasol
NBAE/Getty Images

Pau juega en los Grizzlies desde hace tiempo ya y trata, cada temporada, de sacar al equipo del pozo. A veces lo consigue. Marc, su hermano, es la elección 48 de los Lakers del Draft de 2007. Vestido de amarillo se vive mejor. El otro día el hermano mayor le dio una lección al pequeño y sumó para dar el sorprendente segundo triunfo de Memphis en cuatro partidos nada menos que 27 puntos, 16 rebotes, 3 tapones, ¡81,8% en tiros de campo!, 1 asistencia, 1 robo... Y es que Pau tiene mucha clase... ¡Ah no! que el que lo hizo fue el pequeño, Marc, el que juega en Memphis porque su hermano lo hace en Los Angeles. Un lío incomprensible ese traspaso, pero que permite al grande abandonar el camino de los perdedores aunque la herencia se la quedó el pequeño. Esto sí que es sorprendente... O no, que por algo comparten apellido.

La vida NBA de los Gasol es una sucesión de similitudes y circunstancias más o menos forzadas que desembocan en la siguiente realidad: Gracias a un traspaso inexplicable (gracias, Memphis) Pau arrasa en los Lakers (5-0 al cierre) mientras los Grizzlies de Marc tratan de arañar alguna victoria con el pívot ejerciendo ese dominio que acabó de golpe en el Mundial de Japón con los comentarios acerca de los favores del apellido. La calidad es la calidad, no hay apellido que valga, aunque llamarse Gasol es un lujo. Uno es favorito, máximo favorito piensan muchos, al anillo. El otro, como mucho, a no ser el farolillo rojo de la Liga. El ala-pívot catalán se llevó el premio al Rookie del año, el otro es claro aspirante también en su temporada de novato. El '16' tardó tres encuentros en convencer a Sidney Lowe de que sin él de titular no iban a ningún lado. Con la misma camiseta y viviendo en el hogar de Pau, Iavaroni sabía que no podía permitirse el lujo de dejar a Marc en el banquillo ni un día. Los dos acumulan medallas con la selección, pero en la NBA también quieren colgarse alguna y por eso uno cuenta con volver a ser 'all star' este mismo campeonato y el otro piensa en lucirse en el partido de Rookies (si le dejan) y dejar claro su sello personal. Son historias distintas, sí, porque el 'laker' llegó a la NBA con 21 años y todo por demostrar y el 'grizzlie' lo ha hecho con 23 y la admiración del mundo y en especial, de Europa, metido en la maleta. Pero estas historias distintas guardan un inevitable parecido que el apellido Gasol resume bien. Y de estas dos historias se esperan, todavía, sus finales felices. Y mientras tanto, nos repetimos, nos agarramos a ese apellido privilegiado...

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


Esta Liga está muy viva
Publicado por Isabel Tabernero. Noviembre 4 del 2008 a las 10:37 AM

NBAE/Getty Images
Danny Granger

Una semana de competición, que digo una semana, seis días escasos y ya tenemos un jugador que se ha quedado sin dentadura (Granger), un tío que decide que un 'verano' de 5 meses no era el mejor momento para pedir su traspaso sino que lo adecuado era hacerlo justo al empezar la Liga (Al Harrington), otro que se rompió la nariz y tardó dos cuartos -24 minutos- en enterarse (Marion), uno que celebra su cumpleaños y su vuelta a las canchas tras ocho meses parado arrojando billetes en un bar como si se tratara de serpentinas (Bynum, buscar video en youtube), un gigantón físicamente incapaz de poner el pie en el círculo rojo del Twister (Shaq), etc.

Y todo esto sin contar los incidentes con la justicia (que ya ha habido más de uno), sin recurrir al filón Artest y sin haber siquiera mencionado el baloncesto, que también ha dejado unas cuantas sensaciones en los primeros días: el aparente poderío de los Lakers, el lento arranque de San Antonio (Duncan aparte), la impresión que transmiten los Hornets de poder aspirar a todo, los nuevos sextos hombres (Odom, Hinrich), los que comienzan el año pasados de peso, que hay muchos (Randolph, Jermaine O'Neal, Curry), los equipos cuyos nuevos banquillos que han levantado más expectativas que realidades hasta ahora (Knicks, Mavericks), las renovaciones, estos días tan de moda, o el traspaso, cantado por otra parte, de una de las súperestrellas de la Liga (AI).

Esta avalancha de información de la recién nacida NBA 08-09 permite elegir de lo que hablar, que de todo hay, guste más o menos. Con esta Liga uno no se aburre, está demasiado viva.

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.


La pretemporada de los fans
Publicado por Isabel Tabernero. Octubre 29 del 2008 a las 10:37 AM

NBAE/Getty Images
James Posey

Desconectados. Así han pasado el 'largo verano NBA' muchos seguidores españoles a los que el final del campeonato pasado les dejó literalmente k.o por lo intenso de las emociones, porque había que cambiar el chip rápidamente que los Juegos Olímpicos se echaban encima y bastantes también (los fans de los Celtics no, claro) por el mal sabor de boca de la derrota de Pau en las Finales. Había que parar, centrarse en otras cosas…

Después, rápidamente, llegó el verano, de lo más sufrido también con el seguimiento a la selección en Bejing y con pocos pensamientos para la NBA, que tampoco daba demasiado qué hablar porque los grandes (o únicos) cambios se concretaron pocos días después del fin del campeonato.

Pasó el verano y ya en septiembre la memoria comenzó a refrescarse al ritmo del nuevo curso (escolar, laboral…) y de pronto, en las últimas semanas, todo vuelve justo a donde se encontraba exactamente en junio, en plena efervescencia amarilla y verde. Otra vez se piensa y se habla (y se habla…) sin parar de la Liga. Como si la temporada hubiera terminado ayer y todos estuviéramos igual de conectados que hace cuatro meses. Ahí es cuando se renuevan esos debates impagables de quimeras, piques y corazonadas.

Los fans también hacen su propia pretemporada, se empapan, estudian, comparan movimientos y vuelven las discusiones sin fin sobre si este año es Denver el que se queda fuera de Playoffs o es Dallas, sobre si los fichajes de los Clippers les van a servir o no (que en este tema hay posturas muy enfrentadas) para cambiar su historia o si los Hawks van a dar la gran sorpresa del año o por el contrario serán los Sixers, que están en numerosas apuestas (aunque no en la de los General Managers de la Liga).

Estas han sido las presuposiciones más 'sorprendentes' que he oído/leído en el último mes…

  • La pérdida de James Posey resulta irreparable para los Celtics, que ganaron el anillo por él y que este año es el talismán de los Hornets, es decir, que con él y por él serán los próximos campeones.
  • No importan los refuerzos, Clippers no se va a clasificar para Playoffs, ni tampoco Dallas, Denver o Phoenix. Por el contrario Miami estará arriba otra vez.
  • Entran en las quinielas de llegar más lejos de la primera ronda pese a las experiencias recientes Blazers y Hawks y hay quien habla de los Sixers campeones también.
  • Cleveland tampoco va a hacer nada este año (…)
  • Si el pasado MVP fue una deuda histórica con Kobe Bryant este año el premio se lo 'deben' y se lo darán a LeBron James.
  • Los Lakers pagarán seriamente no haberse rascado el bolsillo y haber fichado a Ron Artest. Con él hubieran ganado el anillo, sin él, no tienen nada qué hacer.
  • Los Raptors de Calderón no van a hacer nada este año.
  • Rudy Fernández no tiene posibilidades de luchar por el Rookie del Año.
  • Elton Brand en los Sixers no evitará la debacle de esa franquicia.

Afortunadamente, la temporada que empieza comenzará enseguida a dar o a quitar razones en esos debates interminables (y a veces insostenibles) que tan unidos van a este deporte, en concreto a 'este', el que nos vuelve a partir en dos las madrugadas…

¿Comentarios?. Envía tu mensaje a Isabel Tabernero: itabernero@unidadeditorial.es.