El Juego de las Estrellas de la NBA de 2001, que se llevó a cabo el domingo 11 de febrero en el MCI Center de Washington, D.C., tuvo un final emocionante como pocas veces visto en ediciones anteriores. Durante las semanas previas al encuentro se había especulado que el Oeste iba a tener una fácil tarea por poseer una alineación llena de jugadores de gran tamaño en comparación con el pequeño plantel del Este. Pero esos pequeños jugadores del Este demostraron tener un orgullo muy grande.

All-Star 2001 El Oeste comenzó el Juego de las Estrellas desplegando un basquetbol imparable y consiguiendo rápidamente una ventaja de 11 puntos en el primer cuarto. Todo parecía indicar que el evento iba a ser "uno más" en la historia de los All-Star Games, en donde uno de los dos equipos iba a dominar de principio a fin. Pero a pesar de tener un déficit de 19 puntos luego de tres cuartos, el Este logró lo que muchos catalogaban de imposible llevándose la victoria por la mínima diferencia, 111 a 110, liderados por el espectacular juego ofensivo de Allen Iverson de los Philadelphia 76ers, ganador del premio MVP y máximo anotador del encuentro con 25 puntos, y de Stephon Marbury de los New Jersey Nets, quien finalizó con 12 puntos (2-de-3 de triples y cuatro asistencias).

El Este comenzó a concretar el imposible consiguiendo tres triples consecutivos por parte de Jerry Stackhouse de Detroit, Vince Carter de Toronto y Iverson, que acortaron la ventaja del Oeste a sólo cuatro puntos (100 a 96).

Luego de que Iverson anotara otros dos puntos desde la línea de tiros libres, Tracy McGrady de los Orlando Magic consiguió una canasta que igualó las cifras en 100 a falta de 3:10 para el final.

Desde ese momento hasta el final, el partido se tornó no apto para cardíacos, con ambos equipos intercambiando el liderazgo del marcador en varias ocasiones.

Kobe Bryant
Kobe Bryant anotó 19 puntos para el Oeste, convirtiendo varias canastas al final del partido. (Garrett Ellwood/NBAE Photos)

Primero fue Iverson quien le dio la ventaja al Este tras anotar dos tiros libres que pusieron las cifras 105 a 104 en favor del Este. Kobe Bryant de los Lakers, quien fue el máximo anotador de su equipo con 19 puntos, respondió para el Oeste anotando dos canastas consecutivas que colocaron a su equipo 108 a 105 a falta de un minuto. El Este avanzó el balón velozmente y Stephon Marbury, quien estaba haciendo su debut en el Juego de las Estrellas, anotó un triple igualando el marcador en 108 a sólo 53 segundos del final.

El Oeste volvió a responder de la mano de Bryant, quien acostumbrado a la presión que tienen estas situaciones límites, anotó otra canasta dejando arriba al Oeste 110 a 108. Todo parecía indicar que a pesar del gran juego realizado durante el último período por el Este, iban a ser las Estrellas del Oeste quienes terminaran festejando.

El Este volvió a avanzar el balón rápidamente y Stephon Marbury convirtió un impresionante triple que le dio una vez más la ventaja al Este 111 a 110 con 28 segundos por jugarse.

El Oeste tuvo la última posesión, y luego de recibir el balón en el tope del área de tiros libres, Bryant eludió la marca del mismo Marbury y cuando todos los fanáticos que estaban viendo el partido en el MCI Center y por televisión esperaban que el guardia de los Lakers tomara el lanzamiento, Kobe le pasó el balón a Tim Duncan de los San Antonio Spurs, quien no consiguió anotar un tiro de media distancia desde la izquierda de la canasta.

Durante la conferencia de prensa que se llevó a cabo después del encuentro, el entrenador del Este, Larry Brown, destacó el esfuerzo que hicieron sus jugadores. Brown añadió, "Estaba todo dado para que nosotros largáramos la toalla y el partido terminara como cualquier otro Juego de las Estrellas, pero no fue así. Realmente no me imaginaba que podíamos ganar el juego con tanta diferencia en el marcador. Fue un final maravilloso para nuestro equipo."

Dikembe Mutombo
Dikembe Mutombo tomó 22 rebotes y bloqueó tres tiros en 28 minutos. (Garrett Ellwood/NBAE Photos)

El centro Dikembe Mutombo de los Atlanta Hawks, quien tomó 22 rebotes convirtiéndose en una pieza fundamental para las Estrellas del Este, después del juego comentó, "Fue como jugar una final por el campeonato. Yo he estado en los últimos siete Juegos de las Estrellas, pero nunca vi algo como ésto."

Iverson, quien recibió un gran apoyo de parte de los aficionados locales por su pasado como jugador de la Universidad de Georgetown, le dedicó el premio de MVP a su madre.

"Ésto se lo quiero dedicar a mi familia, mis amigos y todas las personas que me han apoyado en los momentos difíciles," dijo el guardia de los 76ers.

Sin duda, la 50° edición del Juego de las Estrellas de la NBA terminó demostrando que a pesar de los millonarios contratos, fama y publicidad, esta nueva cosecha de jugadores en la liga continúa desplegando el basquetbol más emocionante y fantástico del mundo.