Westbrook se está convirtiendo en un nuevo líder para los Thunder

Dos tercios de los gerentes generales de NBA predijeron que Kevin Durant ganaría el premio MVP esta temporada. Pero durante algo más de 20 partidos, Durant no ha sido siquiera el mejor jugador de su propio equipo.

Westbrook es el único jugador de la liga entre los siete primeros puestos en puntos y asistencias.
NBAE/Getty Images
En su tercer año en la liga, el nivel de juego de Russell Westbrook ha dado otro paso hacia adelante, colocando su nombre entre los mejores guardias en la NBA mientras que ayuda a los Oklahoma City Thunder a sobrevivir con los tempraneros problemas de lesiones que ha sufrido Durant.

Westbrook es el único jugador de la liga entre los siete primeros puestos en puntos y asistencias. Queda mucho baloncesto por jugarse, pero en este momento, está encamino de convertirse en el sexto jugador en la historia de la NBA en promediar al menos 24 puntos, cinco rebotes y ocho asistencias en una temporada.

Los otros cinco: Oscar Robertson (10 veces), Wilt Chamberlain (1967-68), LeBron James (2009-10), Michael Jordan (1988-89) and Gary Payton (1999-00).

Los 24,4 puntos por partido de Westbrook son un incremento de ocho en comparación con la campaña anterior, y sus 8,5 asistencias por choque son la mejor cifra de su carrera. Hasta el viernes pasado estaba en el tercer puesto de eficiencia en la liga, solamente por detrás de Pau Gasol y Chris Paul. Y ha llevado a los Thunder a una marca de 3-1 sin Durant.

"Está jugando como un MVP este año", afirmó Durant el miércoles.

Parte del incremento en la producción de Westbrook se debe ciertamente a la oportunidad que se le presentó. Incluso cuando ha jugado Durant, y aunque este lidera la liga en anotación, ha tenido problemas con sus lanzamientos. Entonces los Thunder han necesitado un apoyo fuerte del resto de sus jugadores. Sin embargo, lo que ha hecho Westbrook es algo más que un par de disparos extra por partido.

Cuando uno nota el aumento de agresividad y confianza de Westbrook, uno no puede evitar recordar el verano que tuvo en el Campeonato Mundial, cuando fue el segundo o tercer mejor jugador del Equipo de Estados Unidos que ganó la medalla de oro en Estambul. Entre el fuerte grupo de guardias armadores, Westbrook no estaba seguro de quedar en la lista definitiva en las semanas previas al torneo. Pero su versatilidad le permitió al entrenador Mike Krzyzewski colocarlo como delantero pequeño y, al final, él fue el jugador que mejor representó la identidad del equipo: pequeño, rápido, y muy agresivo.

Por el mismo estilo, ningún jugador representa mejor a este grupo de jóvenes guardias armadores en la NBA en la que destacan su gran velocidad y buen estado atlético por encima de la visión del campo y la distribución de la pelota. Jason Kidd podría haberla clavado en sus mejores tiempos, pero nunca habría hecho algunas de las cosas mencionadas anteriormente.

Westbrook estaba feliz el día que fue elegido en el draft, obviamente. Y aunque no encajaba en el molde de un jugador normal de la NBA, el gerente general de los Thunder, Sam Presti, vio al tipo de jugador que quería adherir a su club.

"Una de las razones que evalué de Russell durante sus proceso de elección fue su carácter", afirmó Presti la semana pasada. "Es un hombre que tiene una gran disciplina interna para mejorar. Creo que se enfoca en su trabajo y confía en su ética de trabajo".

Ha sido por su trabajo duro y su madurez que Westbrook se ha convertido en un jugador que merece ser considerado seriamente para jugar el Partido de las Estrellas esta temporada. El trabajo duro ha producido que maneje la pelota con mayor inteligencia, velocidad y que haya mejorado al momento frenar y arrancar de nuevo con el balón. Y con la madurez han llegado el liderazgo y el conocimiento para saber que no debe ser él quien haga las jugadas en cada posesión.

Aunque Westbrook ha tenido una carga ofensiva mayor esta campaña, está lanzando con más eficiencia y su promedio de pérdidas de balón (por posesión) ha bajado un poco en comparación con el del año pasado.

"Está aprendiendo a jugar", afirmó el entrenador de los Thunder, Scott Brooks. "Pero lo que no se enseña es su actitud. Brinda lo mejor todas las noches".

El Campeonato Mundial le dejó algunas lecciones de su compañero Chauncey Billups, especialmente en cuanto a la concentración mental y la toma de decisiones. Pero también ayudó que Westbrook supiera que estaba entre los mejores jugadores del planeta. Siempre han pensado que es un poco arrogante pero su confianza solamente fue impulsada por su actuación en Estambul.

"Fue un gran paso para mí el haber sido capaz de jugar con un grupo integrado por esos muchachos durante el verano y el haber terminado con la victoria al final del mismo", señaló. "Fue un gran impulso para mi confianza".

Westbrook tiene aún mucho camino por recorrer. Su forma de lanzar necesita un ajuste y su toma de decisiones puede seguir mejorando. Pero apenas cumplirá sólo 22 años en noviembre y, con el paso del tiempo, el juego se le irá haciendo más lento.

"Creo que todavía sigue ganando experiencia, continúa tratando de entender lo que Scott Brooks quiere de él cada noche", dijo Presti. "Es un proceso andante, algo que va evolucionando en un jugador joven. No creo que haya algo necesariamente específico [en lo que Westbrook deba mejora más o menos]. Nuestro equipo sigue evolucionando y está en pleno proceso de trabajo".

Para algunos, el comienzo de los Thunder ha sido decepcionante. Muchos pensaban que serían el segundo mejor equipo en la Conferencia Oeste esta temporada. Pero cuando Durant esté saludable y encuentre su ritmo, quizás Oklahoma City sea el equipo más peligroso de la liga. Porque ahora, ellos tienen a dos candidatos al premio MVP.