Ganar no es el único rasgo que define a un campeón en la NBA

¿Qué es un campeón? Una definición es "alguien que ocupa el primer lugar en una competición", pero eso es demasiado simple para mí – no todos los que ganan un campeonato deben ser considerados como un "campeón".

LeBron lleva dos temporadas seguidas sufriendo penurias en los playoffs. Así es el órden natural de las cosas.
NBAE/Getty Images
Campeón, según el diccionario de Merriam-Webster, se define como un "guerrero, luchador... alguien que muestra una notoria superioridad", y, mi favorita, "uno que batalla por el honor de los demás". En el contexto deportivo los "demás" serían los compañeros de equipo, la franquicia y los seguidores – y mirando la cancha de baloncesto podemos decir cual de los jugadores está "batallando" y jugando con un propósito.

El concepto de qué es un campeón ha merodeado mucho tiempo en mi mente durante los playoffs. Es una de las razones por las que habría jurado que los Spurs superarían a los Suns y uno de los motivos por los que no estaba listo para afirmar que los Cavs ganarían el título en el Este. Menos cuando debían superar a un equipo lleno de ex campeones como los Celtics.

Los Cavs no habían ganado nada y tenían pocos jugadores a los que considero campeones (ya hablaremos de Lebron). La nómina de Boston no era muy superior a la de Cleveland, pero los Celtics tenían una mentalidad y un propósito definido, lo cual terminó marcando la diferencia. El estilo de baloncesto en los playoffs es más una batalla de inteligencia y temple que una de habilidades. Usualmente, el equipo que tiene campeones avanza (a menos, como en el caso de los Spurs, que estén llenos de lesiones y la edad cause motivos para hacerlos desmoronar).

Al revisar los cuatro equipos que siguen en los playoffs, Phoenix y Orlando tienen jugadores talentosos y habilidosos. Pero ningún equipo que presente a Channing Frye como un jugador clave ganará un título. Amar'e Stoudemire – el jugador que tiene más talento físico (después de Kobe) bien sea en Phoenix o L.A. – debería usar su gran estado atlético para que los Suns no sean superados tan fácil bajo los tableros. En vez de eso, Stoudemire tomó apenas tres rebotes en el primer partido de las finales del Oeste.

Y Dwight Howard – un hombre de gran corazón—está haciendo el papel de Clark Kent ( no de Superman) en medio de la lucha por el título.

Entonces creo que veremos una repetición de las finales del 2008 entre los Celtics y los Lakers. De ser así, Boston no dejará que Kobe, Lamar Odom y Pau Gasol se vean tan crueles como sucede ahora contra los Suns. Será una batalla por el campeonato.

Claro, por segunda temporada consecutiva, la esperada lucha Kobe vs. LeBron se interrumpió. Me imagino que los Celtics no estarían felices si hubieran dejado pasar a la final a LeBron y sus Cavs porque todo el mundo decía que así estaba predestinado.

En el campus de programación de Turner sigue colgada una gigante valla de LeBron James para promocionar los playoffs. También hay una camioneta de 10 pasajeros con la imagen de LeBron en ambos lados promocionando los playoffs. El mensaje que se ve es claro: "Hey, son los playoffs, amigos -- el escenario de LeBron".

Relacionar a uno de los atletas mas comercializables del mundo con los playoffs es una buena forma de atraer a los seguidores casuales para que vean los partidos. El problema es que el muchacho nunca está en el escenario más grande cuando realmente debe aparecer. En las dos últimas temporadas, con su equipo como favorito en la postemporada, otros equipos le han dicho a LeBron, "No tan rápido, colega".

El año pasado sucedió así a pesar de que LeBron jugó fantásticamente. ¿Ustedes creen que los últimos seis partidos de Kobe son impresionantes? Sus números no están siquiera cerca del 41-8-8 que promedió LeBron en los primeros cinco juegos de la final de la Conferencia Este del 2009 frente a Orlando. No pueden culparlo por la derrota en esas series. Jugó como un campeón.

¿Y en esta primavera? No fue así. Apático, aletargado, desinteresado – su actuación en los momentos y juegos clave en la serie contra Boston fue discordante. Fue lo totalmente opuesto al baloncesto de un campeón. Y nos hace preguntar si LeBron llegará a ser un campeón.

Una cosa es segura: Las estrellas tienen que pasar por varias humillaciones, dolores y derrotas antes de que finalmente triunfen.

Este no es un concepto extraño en los deportes. El único hombre en la era moderna de la NBA que llegó y comenzó a coleccionar anillos fue Magic Johnson. Magic tenía sólo 20 años cuando se destacó en el sexto juego de las finales de 1980 para ganar el campeonato y hacer ver como niños a hombres mucho más experimentados que él.

Gracia a Dios – y en serio quiero decir gracias a Dios – le llegó la hora del juicio a Magic. La siguiente temporada tuvo una infortunada lesión y sufrió un poco el ostracismo de su equipo. En las finales de 1984, los bajones de Magic en la cancha durante los partidos 2, 4 y 7 de esas series hicieron pensar a varios si él en verdad era un campeón. Indirectamenente esos años convirtieron a Magic en un jugador más campeón que antes.

Eso es lo que necesita LeBron. Virtualmente todos los grandes jugadores deben enfrentar el dolor y la humillación en su camico hacia la gloria.

LeBron lleva dos temporadas seguidas sufriendo penurias en los playoffs. Así es el órden natural de las cosas. Ahora, con casi 10 años más que le restan como jugador estelar en ese indestructible cuerpo, este campeón puede lograr un par de títulos.