Un regreso para la historia

Es una frase común dentro de NBA:

“En la NBA todos los equipos tienen una racha”.

Es asombroso ver cuántas veces un equipo que tiene una buena ventaja deja que su rival regrese al partido. Bien sea que el equipo que va ganando baje un poco su nivel o que el conjunto que va perdiendo juegue con un nuevo sentido de urgencia y desesperación, el resultado final de ese último esfuerzo es que brinda un partido más cerrado del que todos esperaban.

Aunque no me convence, Carter reconozco que hace 'cosas' pero nunca son las que más cuentan .
NBAE/Getty Images
Más seguido de lo normal, el equipo que lleva y ha construido esa ventaja hará algunas jugadas para detener esa racha del rival y tratar de mantener el liderato para ganar el partido. Lo único que eso cambia es que el resultado final muestra una victoria por seis puntos en vez de ser de 15.

Lo que sucedió en el Segundo partido de las finales de la NBA en el 2011 no fue simplemente un equipo creando una racha: fueron los Dallas Mavericks realizando una de los regresos más grandiosos en la historia en una serie de campeonato de la liga.

Para encontrar un regreso más grande que este tenemos que regresar hasta el 2008, cuando los Boston Celtics se recuperaron de una ventaja 24 puntos para vencer a Los Ángeles Lakers en el cuarto partido. Pero tengan en mente que los Lakers tenían esa ventaja a mediados del segundo cuarto, dándole a los Celtics 30 minutos para cambiar el rumbo del partido.

El jueves, los Dallas Mavericks perdían por 15 puntos ante los Miami Heat cuando faltaban siete minutos y 14 segundos para el final del partido. La última vez que un equipo regresó de una desventaja tan grande como esta en el último cuarto fue en 1992 cuando los Bulls entraron al cuarto final abajo por 15 puntos frente a los Blazers y regresaron para ganar el partido y el título.

También tengan en cuenta que los Bulls lograron ese gran regreso enfrente de sus seguidores, mientras que los Celtics en el 2008 y los Mavericks lo hicieron como visitantes.

Los que han estado en esa situación y lo han logrado

Los Mavericks están tomando como hábito el sobreponerse a grandes desventajas en los playoffs del 2011. El regreso épico del jueves fue el cuarto que los Mavericks han conseguido recuperarse de un déficit de más de 10 puntos en esta postemporada, una vez en cada ronda. Cada uno de esos regresos lo hicieron mientras jugaban como visitantes.

Primer Ronda, Juego 6: Abril 28 en Portland: Perdían por 12 puntos en el primer cuarto y terminaron ganando por siete

Semifinales del Oeste, Juego 1: Mayo 2 en LA Lakers: Perdían por 16 puntos en el tercer cuarto y ganaron por dos unidades

Finales del Oeste, Juego 4: Mayo 23 en OKC: Perdían por 15 puntos en el cuarto final y ganaron por siete en el tiempo extra

Finales de la NBA, Juego 2: Junio 2 en Miami: Perdían por 15 puntos en el último cuarto y ganaron por dos

“Fue tan duro como todas ls veces que lo hemos hecho”, dijo Jason Terry, guardia de los Mavericks, “Pero de este grupo ya no me sorprende nada. Tenemos una gran capacidad de recuperación”.

Un juego de rachas

Luego de que ambos equipos tuvieran problemas ofensivos en el primer partido– ninguno de los dos lanzó mejor del 39 por ciento – los dos pudieron anotar en el segundo encuentro, aunque lo hicieron durante tramos. El partido brindó tres grandes rachas, dos de Miami para ponerse en control del juego y una de Dallas para ganar el partido.

“Son dos buenos equipos defensivos qu también tienen la capacidad de encestar disparos, entonces por eso se podían ver estas rachas”, dijo el entrenador de los Mavericks, Rick Carlisle. “Este no fue un encuentro convencional. Todos sabemos eso. Si quieres ganar un campeonato, debes tener la capacidad de aguantar cuando las cosas no salen bien. Uno debe seguir creyendo”.

Miami tuvo una racha de 15-1 durante un tramo de 5 minutos y 13 segundos a finales del segundo y comienzo del tercer cuarto que derivaron en una ventaja de nueve puntos (la más grande del partido en ese momento). Esa racha mostró una gran cantidad de tiros libres, además de un triple y una clavada de Dwyane Wade y de una clavada y una bandeja de LeBron James.

Después de que Dallas batallara y descontara la ventaja a dos puntos al inicio del último cuarto, Miami hizo una racha de 13-0 en 2 minutos y 50 segundos para construir su ventaja más amplia del partido con 15 puntos. Dallas perdió el balón en cinco posesiones ofensivas consecutivas en ese tramo. La racha finalizó con un triple de Dwyane Wade enfrente de la banca de suplentes de los Mavericks a falta de 7 minutos y 14 segundos.

Los Mavericks finalmente respondieron con la racha más grande del choque y quizás de la temporada al superar 22-5 a los Heat en los 6 minutos y 19 segundos finales del encuentro para convertir una desventaja 15 puntos en un triunfo por dos unidades.

El dedo está bien

Hubo mucha especulación alrededor de Dirk Nowitzki antes del segundo partido luego de que sufriera una lesión en el ligamento de su dedo del medio de su mano izquierda antes del final del primer partido.

Se puso una tablilla durante el partido que le ayudara a proteger el dedo, pero no mostró señales de que lo molestara o lo limitara durante el encuentro.

De hecho, él demostró que estaba bien de manera enfática encestando dos de tres disparos con la mano izquierda, incluyendo el tiro ganador a flat de 3,6 segundos.

“Me sentí bien,” señaló Nowitzki después del encuentro. “Pensé que no me iba a molestar antes del partido y así fue. El dedo estuvo bien y espero que siga de esa manera en lo que resta”.

No solamente son los titulares

En cada uno de los dos partidos de la serie, el equipo que ganó la batalla en el banco de suplentes se quedó con el juego. Los jugadores reservas de los Heat superaron a sus pares de los Mavs por 10 puntos en el primer partido y los Heat lograron el triunfo.

En esta ocasión fueron los Mavericks quienes sacaron mayor provecho de su segunda unidad, superando a la banca de los Heat 23-11. La suplencia de los Mavs ha sido una de las grandes fortalezas durante estos playoffs, pues esta fue la undécima ocasión en sus 13 victorias en los playoffs que su banca supera a la de su rival.

Bibby mejoró bastante

El primer partido de Mike Bibby en las finales de la NBA fue para el olvido pues no anotó ni un solo punto, fallando sus cuatro disparos en apenas 14 minutos de acción y perdiendo tiempo de juego ante un Mario Chalmers mucho más efectivo en el primer encuentro.

Bibby encontró su toque en el Segundo encuentro tras acertar 5 de sus 8 lanzamientos, incluyendo 4 de sus 7 triples para finalizar con 14 puntos. Entrando al segundo partido 2, Bibby estaba promediando apenas 3,4 puntos por partido en estos playoffs.

“Ese es el Mike Bibby que queremos ver”, afirmó Wade. “Queremos que lance con esa confianza. Si podemos obtener ese tipo de producción de Mike Bibby en lo que resta de la serie, estaremos en muy buena posición”.

Bibby no buscó hablar demasiado cuando le preguntaron sobre su actuación en el segundo partido.

“No significa nada”, dijo. “Terminamos con una derrota y eso es lo realmente importante”.

La tempranera salida de Haywood

Brendan Haywood, pívot de Dallas, no hizo parte del legendario regreso de los Mavericks luego de que le diagnosticaran un esguince en su cadera derecha al inicio del último cuarto y no pudo regresar al juego. Lo seria que sea la lesión y si esta mantendrá fuera a Haywood del tercer choque todavía no se ha determinado.

“Tenemos 12 hombres en los que confiamos”, dijo Carlisle. “Jugamos con 10 esta noche. Dependiendo de lo que suceda con Haywood, tendremos que jugar con más gente”.

Primera vez para todo

Los Miami Heat sufrieron el jueves su primera derrota en casa en los playoffs y ahora tiene marca de 9-1 en esta postemporada.