Un Nash lesionado le dijo a los jóvenes de los Lakers que jueguen sin temores

Con el número de heridos caminando en sus alrededores parecía medio extraño que el lugar de entrenamiento de los Lakers no haya sido pintado de verde y con una cruz roja gigante en las puertas de entrada.

O que el cabo Klinger no estuviera dirigiendo la suave práctica para los pocos Lakers que seguían en pie.

Claro que el apellido de Klinger, el antiguo personaje de la serie M * A * S * H *, podría tener más reconocimiento en la ciudad que los dos jugadores que bien jugaron en la zona perimetral el viernes por la noche para el equipo de Los Ángeles en el trascendental Juego 3 contra los San Antonio Spurs en el Staples Center.

Prepárense para Darius Morris y Andrew Goudelock .

“Bueno, sí”, dijo entrenador de los Lakers , Mike D'Antoni, acompañado de una risa calurosa, cuando se le preguntó si esas dos selecciones de segunda ronda en el 2011 probablemente tendrían que jugar varios minutos. “Y [Chris] Duhon. Tenemos que ir a buscar a los demás que tengamos “.

Y no es mucho. Los Lakers recibieron el jueves más noticias deprimentes que hicieron que la tarea de salir de un agujero de 2-0 fuera terriblemente difícil. El guardia Steve Blake , quien había jugado bastante bien desde que Kobe Bryant se hundió por una rotura del tendón Aquiles a falta de dos partidos para el final de la temporada regular, recibió los resultados de una ecografía y de nuevo estará ausente indefinidamente con una tensión moderada de la corva derecha.

El base Steve Nash tuvo dos inyecciones epidurales en la espalda el jueves y no pudo jugar la noche del viernes.

Y no se puede olvidar al escolta Jodie Meeks. La mejor amenaza ofensiva a larga distancia de los Lakers es probable que también s quedé por fuera con un esguince de tobillo. D'Antoni, de hecho, considera más dudoso el regreso de Meeks que el de Nash, quien dijo el jueves que aún siente un poco de incomodidad debido a su lesión en la cadera y en los isquiotibiales, la cual se dio en los segundos finales de la primera mitad del Juego 2, pues el jueves dijo sentir como “si tuviera un puñado de dardos atrapados en mí”.

Dijo que su estado de preocupación por no estar listo para jugar el viernes como algo “muy preocupante”.

“Es muy, muy, muy frustrante, sobre todo porque estaba en el punto en el que me sentía realmente emocionado por haber iniciado bien los dos últimos partidos”, dijo Nash. “A pesar de que no podía acelerar por completo y no me movía tan bien como yo quisiera, todavía podía ser eficaz y encontrar una manera de ayudar al equipo y producir un impacto en el juego. Y, obviamente, haberme lesionado antes del descanso y me puso de vuelta al banco. Así que esto se suma a la serie de altos y bajos”.

Metta World Peace, quien regresó de una cirugía de rodilla en un tiempo récord, Dwight Howard y Pau Gasol - no han sido ajeno sal dolor de esta temporada - son los más jugadores más sanos y fundamentales que los Lakers han conseguido en este momento.

D'Antoni dijo que sus grandes hombres tendrán que hacer su trabajo en sus puestos, pero eso significa que Goudelock, nombrado MVP de la D-League el jueves, y Morris, que por lo menos fue titular 17 juegos en reemplazo de los dos Steve, quienes estaban lesionados al inicio de la temporada, tendrán que darles la pelota.

Pero Tony Parker y Manu Ginóbili los dos sensacionales guardias de los Spurs que ahora mismo se están sintiendo sanos, y el resto de los Spurs tratarán de asegurarse de que eso no suceda y se puedan tomar el dominio absoluto sobre la serie.

Tras el final del Juego 2, D'Antoni se refugió en el viejo adagio de que una serie de playoffs de la NBA realmente no comienza sino hasta que el equipo visitante gana un choque.

Nash, siempre optimista y siempre equipado con una palabra de aliento, tenía un mensaje para Goudelock y Morris, el cual deberían escuchar viniendo del dos veces Jugador Más Valioso y quien está cojeando cuando ellos se acercan al punto más duro de su joven carrera.

“No creo que los chicos deban verlo como una situación difícil”, dijo Nash. “Creo que deberían abordarlo como que no tienen nada que perder y que deben salir y jugar con tranquilidad. Y si tienen una noche difícil, ¿pues qué más se puede esperar en su primera actuación como titulares en la NBA? Así que ellos deben jugar libres y sueltos y usar su juventud y energía y las habilidades que poseen para salir y divertirse”.