Thibodeau, el entrenador de los Bulls, tiene el plan perfecto para enfriar a los Heat

La limpieza facial no se aplicó con crema fría, ni con una toalla caliente o ni siquiera con pedazos de pepinos para los ojos. En vez de eso, fue tirada con rudeza en la cara, por parte de Taj Gibson, con la fuerza no de una sino de las dos manos, razón suficiente para dejar desorientado a Dwyane Wade y al resto de los Heat, a menos que las cosas cambien, afligidos.

Chicago marcó 103 puntos ante el segundo mejor conjunto defensivo de la NBA. Los Bulls quizás no tengan tantas figuras, pues son el Gran Trío vs. El MVP, pero dejaron claro que no serían superados por falta de trabajo o esfuerzo. .
NBAE/Getty Images
En serio, ¿cuándo un hombre que salió del banco de suplentes de los Bulls para producir una jugada más sensacional que cualquiera que hubiera hecho Derrick Rose, el MVP de la liga, en el primer partido no estarían un poco alarmados si fueran Miami en este momento?

No solamente fue la clavada de Gibson sobre Wade la que puso a los Heat en alerta roja. Fue la actuación de sus jugadores – en defensa, pero más que nada bajos los tableros y las segundas oportunidades que lograron (que terminaron en 31 puntos) – que inmediatamente hicieron que Chicago subiera a una velocidad que Miami no había visto en el resto de lo que ha sido en suave camino en los playoffs.

El resultado fue una derrota de 21 puntos ante Chicago y ahora no se trata únicamente de que los Heat traten de detener al mejor jugador del año, sino también al entrenador del año, quien quizás sea la mejor arma que tengan los Bulls para esta serie.

Tom Thibodeau era más merecedor de su premio que Rose del suyo. Y digo esto porque es discutible que Rose se incluso el mejor guardia armador de la liga (Chris Paul), al igual que es debatible el hecho de que sea el jugador más peligroso en las finales del Este. Entre tanto, con Phil Jackson fumando peyote en algún lugar en Montana -- ¿es eso lo que se hace con el peyote? ¿Hay alguna duda de que Thibodeau sea el mejor entrenador de baloncesto en este momento?

Al igual que lo hicieron toda la temporada, los Bulls ganaron el domingo por su defensa, una marca registrada de Thibodeau, permitiendo que Miami lograra apenas 82 puntos. Pero esa no fue la única razón por lo que dominaron los Bulls. Chicago marcó 103 puntos ante el segundo mejor conjunto defensivo de la NBA. Los Bulls quizás no tengan tantas figuras, pues son el Gran Trío vs. El Único, pero dejaron claro que no serían superados por falta de trabajo o esfuerzo.

Únicamente Chris Bosh, quien atacó la canasta toda la noche para terminar con 30 puntos y nueve rebotes, pudo destacarse en Miami. ¿Y en los Bulls? Estuvo Rose, obviamente, pero además Luol Deng, quien fastidió a LeBron James para que apenas marcara cinco cestas y produjera cinco pérdidas de balón. Y Gibson, quien dejó en un afiche a Wade. Y Joakim Noah, quien logró ocho rebotes ofensivos, dos más que el equipo entre de los Heat. Y Carlos Boozer, quien sumó nueve rebotes. Y C.J. Watson, quien dio cinco asistencias.

Esencialmente, los Bulls son un grupo más profundo que Maya Angelou y por ende más peligrosos para los Heat que los inexperimentados Sixers o los golpeados Celtics. Más importante todavía, los Bulls se han involucrado a la filosofía de Thibs de ser un equipo con agallas, de gran defensiva y de actuar bien en sus roles específicos.

"Cuando lo contratamos sabíamos que era alguien que hacía mucho énfasis en la defensiva", dijo Gar Forman, el presidente de operaciones de baloncesto de los Bulls. "Pero también descubrimos que es un entrenador muy completo. Tom era la persona indicada para el grupo que teníamos".

Mientras tanto, tras sentirse frustrados en el último cuarto, cuando el partido se terminó de definir, Wade y LeBron (que anotaron 11 puntos entre los dos en la segunda mitad) recurrieron al juego uno-contra-uno. Y allí fue cuando peor les fue y cuando los Bulls sabían que tenían el partido en sus manos.

"Teníamos que asegurarnos que LeBron y Wade vieran cuerpos alrededor de ellos", afirmó Boozer. "Hacer que tomaran disparos difíciles. Meterían algunos, pero entre más incómodos estuvieran, esos sería mejor para nosotros".

Eso es lo que Thibs hace mejor que nadie: encontrar la manera para limitar o detener al mejor jugador del conjunto rival. Joe Johnson, de los Hawks, no pudo sumar nada en los dos choques finales de las semifinales del Este porque los Bulls lo forzaron a entregar el balón a sus compañeros de equipo que no estaban acostumbrados a tomar un volumen tan alto de disparos, o de lanzamientos importantes. Y esa fue la opción que tuvieron que tomar LeBron y Wade en el primer partido: Lanzar ante dos o algunas veces tres defensores, o, simplemente, pasar el balón. Solamente Bosh sabía que hacer con esos pases.

Los Bulls quieren ver como los vence James Jones, o Mike Bibby, o Mario Chalmers, o Mike Miller o Joel Anthony. Buena suerte con eso. Los Heat estaban tan desesperados por encontrar rebotes que pusieron en la cancha a Jamaal Magloire, quien apenas había disputado tres minutos en la postemporada y que en sus 10 minutos el domingo apenas logró en un rebote ofensivo: fue uno que sumó tras fallar una clavada.

Gracias a Oprah Winfrey, quien utilizará el United Center los próximos días para grabar su último show, Spoelstra tiene pocas horas para descifrar cómo superar al mejor entrenador del año. ¿Podrá sacar algo de un banco de suplentes de Miami que no puede ser siquiera comparado con el talento sentado en el otro banquillo? ¿Cómo hará Anthony para mantener a Noah (14 rebotes) lejos de los tableros? ¿Podrá Jones, o Bibby o Miller emerger como un lazador de triples lo suficientemente efectivo para castigar a los Bulls cada vez que le hagan doble marca a Wade y LeBron? Y, en serio, ¿es Magloire el mejor hombre grande que les queda en el banquillo?

"Los más importante es recuperarnos de esta derrota", dijo Spoelstra. "Debemos hacer ajustes y seguir adelante".

Sabiendo que una derrota el miércoles los pondría en un gran aprieto ante Rose y Thibs, los Heat debe encontrar la manera de salvar...su limpieza facial.