Smith impulsa a los Hawks y la serie contra Indiana es más pareja

Las batallas se recrudecen entre el “Josh [ Smith] bueno ” y el “Josh malo”.

El duelo entre el lado enigmático y el lleno de energía en la gran estrella de los Atlanta Hawks se pudo ver claramente y bien había podido servir para hacer un estudio sobre su juego, en el Partido 4 de la serie que ganaron los Hawks 102-91 sobre los Pacers de Indiana, con lo cual igualaron la serie de primera serie de playoffs a dos triunfos por bando el lunes por la noche en el Philips Arena.

Los fanáticos de los Hawks ya están acostumbrados a este reality show, animando Smith violentamente cuando hace una jugada espectacular y, segundos más tarde, burlándose cuando se para en la línea de 3 puntos para intentar un triple que nadie más en el edificio quiere que él tome. Es un ambiente surrealista, uno tiene que presenciarlo para comprender lo peculiar que puede ser.

Así se han ido la mayor parte de los últimos nueve años, donde los seguidores de los Hawks deben buscar una pastilla para la presión sanguínea en un segundo para al día siguiente pasar y saltar de sus asientos. Es una relación de amor y odio con uno de los suyos, la misma que han desarrollado los fans de los Thunder de Oklahoma City con el estelar el base armador Russell Westbrook , aunque Westbrook no debe escuchar esto de una multitud de seguidores en Los Ángeles, su ciudad natal.

Smith no se inmuta, no importa lo fuerte que grite la gente. Y ellos se montaron con él en la montaña rusa llena de emociones el lunes en la noche, después de un partido loco de principio a fin y en el que Smith anotó su cifra récord en los playoffs, 29 puntos, sumados a 11 rebotes, cuatro asistencias y tres robos. Fue su primera actuación de más de 25 puntos y 10 rebotes en un partido de los playoffs y llegó justo en su aparición 50 en la postemporada, un número robusto para un jugador que sigue confundiendo no sólo a los fanáticos, pero también a algunos de sus compañeros de equipo.

“Este fue sin duda uno de los momentos ‘ooh, aah’ con Josh”, dijo Al Horford. “Él produce los ‘oohs y luego los aah’. Es una especie de un “sí” y luego “no”. Así suceden las cosas. Creo que [los fans], obviamente, quieren que Josh tenga éxito. Todo el mundo lo quiere aquí. A veces nosotros cuestionamos su selección de tiros. Pero esta noche encestó algunos tiros grandes en la recta final del choque, hizo algunas buenas jugadas para que otros chicos encestaran en la recta final del encuentro e hizo jugadas para ayudarnos a ganar este partido. Sé que puede volver locos a algunas personas. Pero funciona para nosotros y así es como son las cosas”.

Los aficionados se quedaron para lo bueno y lo malo la noche del lunes, tirándose de los pelos en el tercer cuarto, ya que falló sus seis tiros de campo, incluyendo sus tres intentos de 3 puntos, y encestó solamente la mitad de sus 12 tiros libres cuando la ventaja de 18 puntos de los Hawks se vio reducida a sólo cuatro a finales de ese cuarto.

Esa misma multitud se puso de pie en los momentos finales de tensión del partido. Smith anotó siete de sus 29 puntos en el último cuarto, acertó 3 de sus 4 tiros de campo, repartió tres asistencias, tomó dos rebotes cruciales y bloqueó un tiro. Su triple cuando restaban 3 minutos y y ocho segundo de partido puso la ventaja de los Hawks en 89-81. Su rebote tras un fallo Horford con los Hawks aferrándose a una ventaja de 89-83 fue seguido por un pase sin mirar a un costado para que Kyle Korver metiera un triple crucial que llevó la ventaja a nueve puntos con 2 minutos y 33 segundo por jugar y silenció cualquier posibilidad de regresar al partido que tenían los Pacers.

“Esa fue la mejor jugada del partido”, dijo Horford. “Fue lo suficientemente consciente para encontrar Kyle, quien tenía un tiro sin marca y lo acertó”.

Korver estuvo enorme desde el banquillo, anotando 19 puntos y encestando cinco de sus ocho tiros desde la línea de 3 puntos. Anthony Tolliver también metió sus tres tiros de tres puntos, ayudando a Smith para abrir el juego con un marcador de 35-19, mientras que Horford estuvo en problemas de faltas y en el banco en casi todos los cuartos, a excepción de los últimos tres minutos del partido.

“Tolliver y Korver realmente nos mataron”, afirmó el entrenador de los Pacers, Frank Vogel. “Tenemos que hacer un mejor trabajo defendiendo a estos chicos antes de que se calienten”.

Los tiradores de los Hawks hicieron un gran partido porque Smith era quien estaba maniobrando todo, por dentro y por fuera (anotó 10 puntos en el último cuarto) y controlando las acciones al final (también tuvo cinco rebotes). Mezclen eso con su trabajo defensivo ante la estrella de los Pacers, Paul George, en los Juegos 3 y 4, un ajuste en la serie que hizo el entrenador de los Hawks Larry Drew, y está claro que Smith es una de las razones principales para que la que los seguidores de Atlanta tendrán la oportunidad de ver el Juego 6 aquí la noche del viernes.

“Creo que Josh Smith jugó un partido fenomenal”, dijo Drew. “Era un reto tratar de defender Paul George y él lo aceptó”.

Smith nunca ha renunciado a esos desafíos y tampoco vaciló en su confianza en sus propias capacidades para hacer las cosas que la gente asume que aún no pueden hacer o, que, mejor, no debería hacer en ciertas situaciones. Es lo bello y lo malo de su juego. También es una cualidad que se tiene que ver de cerca para apreciarla, según el guardia de los Hawks Devin Harris, quien no pudo evitar sonreír cuando se le preguntó acerca de su primer año viendo la dinámica de amor y odio de Smith con los fanáticos locales.

“Creo que justo así es Atlanta. Y el estar aquí, siendo de aquí, es simplemente una relación especial la que tienen entre sí“, dijo Harris. “Pienso que hizo un gran partido. Él sólo se puso a cuestas el equipo, por lo que hizo en el Juego 3 y porque fue una fuerza para nosotros. Cuando juega así, somos un equipo muy bueno”.

Un equipo que le dio una vez más otro golpe a los Pacers, venciéndolos para la decimotercera ocasión consecutiva en el Philips Arena. Un equipo capaz de ganar tal vez esta serie, aunque los Hawks tendrán que ganar un partido en Indianápolis para hacerlo. Smith tiene confianza en eso, incluso si otros no lo tienen, como debe ser. Para todo el odio que se le presente, Smith terminará su novena temporada en una compañía de élite. Pasó a Kevin Willis en el cuarto lugar de en la lista partidos de postemporada de todos los tiempos de los Hawk. Él es también uno de los cuatro jugadores en la historia de la NBA en tener 10.000 puntos, 5.000 rebotes y 1.400 tapones, uniéndose a Shaquille O'Neal , Dwight Howard y Hakeem Olajuwon .

“Energía y esfuerzo”, dijo Smith sobre las cosas que los Hawks necesitan llevar con ellos para el Juego 5 en la noche del miércoles. “Si jugamos con esas cosas y jugamos juntos...eso es lo que vamos a necesitar para poder competir allí en esa cancha”.

Sólo habrá burlas hasta allí para Josh...para bien a para mal.