Será solamente cuestión de tiempo antes de que los Cavaliers sean el equipo de Irving

La pregunta era justa y previsible ahora que los Cavaliers tienen un guardia armador veterano con un contrato gigante y guardia armador novato que fue su primera selección en el Draft. La respuesta de Byron Scott fue, también, justa y previsible.

No, dijo, no hay un guardia armador designado entre Baron Davis y Kyrie Irving.

En un increíble momento de compostura entre los cientos de seguidores, dirigentes del equipo y miembros de la prensa en el lugar de entrenamiento de los Cavaliers, no hubo indirectas o risa alguna. Y, técnicamente, el lugar está abierto porque Davis tiene más experiencia, porque se necesitan mejores resultados inmediatos en la tabla de posiciones y porque Irving no debe ser sobrecargado. Pero éste es el trabajo de Irving y solamente el tiempo pone en duda cuándo se hará cargo de su lugar.

Cleveland necesita a Irving para volver a levantar la emoción por el baloncesto.
NBAE/Getty Images
Claro que es su trabajo. Prácticamente éste será su equipo. Los Cavaliers no lo quieren poner de esa manera y dicen que no harán gran publicidad a las individualidades, pero el resto del mundo entiende que esta es la nueva cara de la nómina, que se levantará para llenar el hueco de glamur que dejó la partida de LeBron James. El mismo Irving lo entiende así y, de hecho, él quiere ese papel, que es lo más importante.

Que él llegue a esta ciudad en este momento no parece ser coincidencia, pues Cleveland lo necesita para volver a levantar la emoción por el baloncesto, al igual que requiere al delantero de poder Tristan Thompson, quien es otra señal de un futuro brillante y que fue la selección cuatro del Draft, y esto puede darse tras ver la forma en que Irving mostró la madurez suficiente luego de estar una sola temporada en Duke y manejar bien el hecho de ser el centro de atención. Y también porque Scott es el entrenador acá.

Hablando de alineación de las estrellas.

"Lo pienso todos los días", dijo Scott, "y es como, 'No sé por qué, pero doy gracias por haber sido bendecido de esta forma'".

De esta forma, con Irving. O antes, con dos seguros jugadores del Salón de la Fama y un tercero con un camino despejado para ir a Springfield.

Es más algo de buena fortuna que cualquier otra cosa. La mayor parte de su carrera como jugador Scott se la pasó cargando el fusil con Magic Johnson en el Showtime de los Lakers y ese es un par de guardias armadores bastante decentes para iniciar una carrera en la NBA. Jason Kidd, en su noveno año, aterrizó en las manos de Scott tras su primer año como entrenador, cuando estaba con los Nets. Tampoco hubo mucho trabajo que desarrollar para armar jugadas allí.

Incluso el estar unidos con Irving es pura coincidencia. En realidad, es pura casualidad. Los Cavaliers ni siquiera tenían esa selección en gran parte de la temporada, no hasta que llegó de los Clippers en febrero durante el intercambio Baron Davis-Mo Williams y esa elección tenía la octava mejor opción de convertirse la primera en la noche de la lotería. Pero luego se transformó en la primera.

La “tradición” Scott/guardia armador en realidad se creó con una pareja. Fue fichado por los Hornets en el 2004 y Chris Paul llegó como la cuarta selección del Draft una temporada más tarde y los dos tomaron el mando del equipo. New Orleans se convirtió en una historia inspiradora tras ser forzado por el Huracán Katrina a mudarse y ubicarse en Oklahoma City, donde el entrenador y su concentración recibieron buenas críticas por seguir con el equipo adelante ante esa gran adversidad y donde Paul se convirtió en un jugador estelar y para mucho el mejor jugador en el mundo en su posición. Él le dio crédito a Scott por su progreso cada vez que pudo y cuando Scott fue despedido tras nueve partidos disputados en la campaña 2009-10, Paul le dijo al diario New Orleans Times-Picayune: "Siento que quizás alguien debió haberlo consultado conmigo y preguntarme como me sentía antes de hacerlo. No para que les diera mi aprobación, pero creemos que debemos saber de una decisión así antes de que se realice". A CP3 no le gustó mucho la salida de Scott.

Ahora llega Irving y las comparaciones con... Paul. Esa fue la lectura que hubo alrededor de la liga antes de que la suerte pusiera a Irving con el ex entrenador de Paul, algo que hace aún mejor el argumento.

"Debido al pasado, esto se convierte en una historia mejor", dijo el gerente general de los Cavaliers, Chris Grant. "Pero estoy seguro que él es un gran entrenador y a quien fuera que hubiéramos escogido le irían bien con Byron."

Pero un gran armador con cualidades para ser estrella. En algún momento esto se convierte en una gran historia, con la ironía adicional que Davis y Scott se encontraron en sus días en New Orleans.

"Creo que todos tienen que comparar a los guardias armadores que salen de las universidades con alguien y si tenemos que compararlo a él con otro jugador, ese debe ser Chris Paul", dijo Scott. "Pero obviamente son un poco distintos. Kyrie es un poco más grande, probablemente un poco más fuerte físicamente. Ambos están adaptados a correr y a realizar la jugada de pantalla y desmarque. Y a los dos les importa mucho el equipo. Les gusta el hecho de ganar. Les gusta compartir el balón e involucrar a sus compañeros en los partidos. Esa es la razón por la que los comparan tanto, por el hecho de que juegan un estilo de baloncesto similar".

No hay competencia de trabajo acá, solamente una espera indefinida hasta que Irving sea oficialmente el titular. La afirmación es justa y previsible.