¿Se aproxima el final de Kobe?

Incluso si no está listo para decirnos una fecha específica, Kobe Bryant sí sabe donde queda la línea final de su carrera como jugador del Salón de La Fama. ¿Puede ser en dos o tres años a partir de este momento?

Es duro saber cuando la estrella de Los Ángeles Lakers divulgará su plan maestro para apartarse del juego que marcó su vida en las últimas dos décadas, incluyendo los cuatro años previos a que entrara a la liga , justo un par de semanas después de graduarse de su escuela.

Bryant insinuó en julio que estaría listo para decir adiós a los 35 años, cuando expire su contrato actual.

Ahora ya lo dijo en palabras, según Ken Berger, de CBSSports.com, pues al parecer Bryant seguirá con ese plan:

Hablando con CBSSports.com en un momento de tranquilidad después de finalizar una práctica, Bryant admitió que es muy probable que la línea final de su actual contrato pudiera ser la misma de su carrera. A Bryant le quedan dos años de contrato aunque fue cuidadoso y añadió que, “Uno no puede estar del todo seguro”. Aclaró luego que era poco probable que fuera jugar más allá de la temporada 2013-14, la cual sería su campaña número 18 en la NBA.

“Es que tres años más parece ser mucho tiempo para seguir a un nivel muy, muy alto de entrenamiento, preparación y salud”, dijo Bryant. “Esos son muchos años. Para un guardia esos son muchos años”.

Incluso al visitar la fuente de la juventud disfrazada en forma de una cirugía en la rodilla hecha en Alemania que le permitió promediar casi 39 minutos por partido la temporada pasada, Bryant cree que el final está cerca — y no solo por sus rodillas, muñecas, tobillos y otras partes del cuerpo, sino por su incomparable mentalidad competitiva. La ventana de tiempo, según piensa él, es de dos años. Dos opciones más para alcanzar a Jordan.

“No se trata necesariamente de la salud”, destacó. “Se trata de: ¿En verdad quiero hacerlo? ¿Tengo el hambre para seguir preparándome al más alto nivel?’“. Bill Parcells, un competitivo sociópata de otro deporte, solía decir que si uno está hablando de un posible retiro, eso quiere decir que uno básicamente ya está retirado. Escuchar a Bryant, el combatiente más feroz de su generación, hablar del día — del momento — cuando su llameante deseo de ganar finalmente se extinga, era algo que se debía mirar.

Tanto así que la siguiente pregunta — si Bryant cambiaría de parecer y jugaría uno o dos años más como jugador de reparto y promediando 15 puntos para sumar un título más a su hoja de vida— no necesitaba ser realizada.

“Eso no va a suceder”, afirmó Bryant. “Ese no soy yo”.

Conociendo su carácter, Bryant no parece estar interesado en ser el escudero de nadie en la parte final de su carrera. Y podemos respetar esa postura. Cualquier gran competidor lo haría.

Debe ser muy doloroso para un jugador que se rehusó a subyugar su juego y su ego al inicio de su carrera ante Shaquille O’Neal, hacerlo ahora al final de su carrera. Pero si el final de la carrera de Kobe está cerca — y solamente él sabe cuando terminará— es mejor que todos alistemos las crispetas para disfrutar la última parte de su camino hacia la línea final.