Rivers lamenta el fin de la era de Garnett y Pierce en Boston

Hay ironía en Doc Rivers, el exentrenador de los Celtics, que dejó ese equipo dejando algo de rencor en sus seguidores, cuando dijo que lamentaba el final de las eras de Kevin Garnett y Paul Pierce en Boston.

Rivers, después de todo, está apenas a unos días de distancia de su estreno como entrenador de los Clippers de Los Ángeles, lo que muchos consideran lamentable, pues se suponía que él era el defensor de las tradiciones de los Celtics y también el creador de la ética “ubuntu” en el equipo campeón de 2008.

Pero una persona genuina es quien actúa genuinamente, y Rivers – que regresó al TD Garden para un evento de caridad el miércoles por la noche - habló con mucho afecto sobre el legado de Garnett y Pierce en Boston.

Por ejemplo, según informó Justin Barrasso de la página WEEI.com, Rivers lamentó el hecho de que sólo los que estaban dentro del círculo íntimo del equipo hayan visto y hayan podido apreciar totalmente a Garnett, pues exteriormente su imagen pública es la de un cascarrabias:

“Los seguidores nunca llegaron a ver completamente la personalidad de Kevin”, dijo Rivers. “Me gustaría que la ciudad conociera más a Kevin. Es el mejor atleta que he visto cuando se trata de ser un jugador de equipo. Es el mejor que he visto en mi vida en este sentido...

“Hizo un montón de cosas buenas que la gente no sabe”, dijo Rivers. “Cuando llegaban los novatos, él los llevaba a mi oficina. Los sentaba y luego iba a traer a su sastre y les decía: ‘Si quieres ser un profesional, tienes que vestirte como un profesional’. Y le compraba dos trajes a cada uno, eso lo hizo cada año. Para mí, eso dice mucho de Kevin Garnett como compañero de equipo”.

Mirando hacia atrás, Rivers dijo que el intercambio del pívot Kendrick Perkins a Oklahoma City a cambio del delantero Jeff Green fue un error por la forma en la que impactó a Garnett. “Lo que hicimos cuando perdimos a Perk fue quitarle el protector a Kevin”, dijo el entrenador. "Yo no creo que haya sido una coincidencia que, después de Perk se fuera, Kevin tuviera todos esos pequeños problemas con otros equipos. Perk desviaba todo eso”.

Un tipo diferente de error, en términos del legado del equipo, fue el intercambio que incluyó a Pierce, un Celtic de toda la vida, y a Garnett con destino a Brooklyn, según Rivers:

"Eso fue duro para mí. Incluso cuando yo estaba aquí y cuando se estaba hablando de eso - mi pensamiento era, Kobe [ Bryant ] va a terminar siendo un Laker de por vida. Dirk [ Nowitzki ] va a ser un Maverick. Esa es la única cosa que no hicimos bien por Paul”.

Algunos fanáticos de Boston no están de acuerdo con licencia que se tomó Rivers por usar la palabra “nosotros” cuando habló de los Celtics. La manera torpe como manejó su propia “negociación” para salir a los Clippers, dejando a un equipo y a una ciudad por la que profesó mucho amor después de pasar nueve años allí, todavía irrita y da vueltas en la cabeza de muchos.

Pero el hecho de que Rivers estuviera de vuelta en la ciudad a mediados de septiembre para un evento de caridad, cuando todos esperan que sus responsabilidades en la NBA se vean en la otra costa del país, sugieren que algún pedazo de su corazón siempre estará en Boston.