¿Qué se puede hacer con Pau?

¿Qué se podrá hacer con Pau Gasol? Si no es un intercambio… ¿Qué hacer con Pau? Esta fue la respuesta que contestaron los columnistas de NBA.com:

Steve Aschburner: No, no lo voy hacer. No voy a entrar en el juego de la gente que dice “Pongamos a Paul allí o acá”. Este es un problema de los Lakers, no solamente de él. A Dwight Howard le están dejando pasar sus tiros libres errados y el jugar por debajo de su nivel habitual. Steve Nash no ha podido jugar. Kobe está más dramático que nunca. Algunos problemas en el baloncesto toman más tiempo que otros y voy a colocar a continuación las palabras de Mike D’Antoni por haberlo dejado en la banca todo el último cuarto ante Memphis. “Pau es un gran jugador y siempre lo será”, dijo el entrenador de los Lakers. “Vamos a seguir jugando y trabajando. Muchas de estas cosas también cambiarán cuando los Steves [Nash y Blake] regresen”. La directiva de los Lakers eligió a D’Antoni sobre el gran Phil Jackson – deben tener un gran concepto sobre su manera de revolver problemas. Entonces que arregle este.

Fran Blinebury: Ha sido un jugador estrella en el pasado. Todavía tiene el talento y el nivel de una estrella. Después de que todo el mundo termine de utilizarlo como saco para golpear nuevamente, hay que decirle al nuevo entrenador que involucre a Pau en la ofensiva. O esperar a que el asistente técnico Steve Nash regrese y dejar que él se encargue de eso.

Jeff Caplan: ¿Intercambiarlo? ¿Están locos? Pau no se irá a ningún lado porque los Lakers no obtendrán nunca en retorno a alguien que pueda siquiera acercarse al tamaño y la habilidad que él tiene. Hay que darle tiempo. Está lidiando con una tendinitis en su rodilla y además tiene un nuevo entrenador y una nueva ofensiva esta temporada. Dejemos que regrese Steve Nash para manejar las cosas y Pau tendrá más de las oportunidades en el poste bajo que está necesitando. Ahora paremos esta tonta charla sobre un intercambio.

Scott Howard-Cooper: ¿Cuál es la oferta? Es por mejorar en la posición de delantero de poder o la de delantero pequeño, eso es seguro, pero son pocas las opciones de que un gran jugador esté disponible y con las limitaciones contractuales necesarias son muy pequeñas. No intercambio a Pau Gasol solo por hacerlo. Y más importante aún, los Lakers tampoco. Gasol puede pasar, lanzar y tomar rebotes y su ego le permitiría tomar un papel diferente. Este período de adaptación no ha sido peor de lo que ha vivido antes. Digan un buena oferta y luego hablamos.

John Schuhmann: Hagan un intercambio. Creo que los Lakers, si lo fueran a dejar, mejorarían a lo largo de la temporada, especialmente si Steve Nash regresa saludable antes del fin de año. Pero el activo más grande de este equipo ha sido su tamaño en la delantera y el estilo ofensivo de Mike D’Antoni no toma ventaja de eso. Desde que llegó como entrenador, el 53 por ciento de los tiros de Gasol han llegado fuera de la zona pintada. Bajo el mando de los otros entrenadores de los Lakers (Jackson, Brown, Bickerstaff), solamente el 30 por ciento de los lanzamientos de Gasol se dieron fuera de la zona pintada. Gasol es un gran jugador, pero no encaja bien con el nuevo entrenador. La ofensiva será más potente (y la banca también lo será) si pueden intercambiar a Gasol por un par de delanteros que puedan lanzar triples. No sé precisamente qué tipo de negociación podría darse, considerando que deben pagarle 19 millones de dólares en salario esta temporada y la siguiente, pero me imagino que eventualmente alguna llegará. ¿Qué opinan de la reunión de D’Antoni con Danilo Gallinari y Wilson Chandler?

Sekou Smith: Suena bien en teoría el utilizar a Pau Gasol para negociar y sumar un par de jugadores que encajen mejor en el sistema de Mike D’Antoni que, digamos, ¿uno de los hombres grandes más habilidosos del mundo? Gasol no es el problema. Cualquier sistema que no pueda resolver lo que puede hacer con él me parece un inconveniente más grande. Los Lakers ganaron dos títulos consecutivos jugando un estilo que enfatizó las cosas que Gasol puede hacer mejor que casi nadie. El hecho es que Gasol tiene 32 años y quizás ha perdido un paso de velocidad, pero todavía es capaz de jugar un papel clave en el equipo candidato a un título. Ha tenido problemas para anotar esta temporada, pero sigue tomando rebotes y dando tapones igual que antes. Si los Lakers lo cambian será únicamente para utilizarlo como chivo expiatorio.