Para Ayón, de los Magic, su familia y el orgullo nacional lo esperan en el primer partido en México

Gustavo Ayón puede parecer un hombre internacional misterioso para la mayoría de seguidores de los Orlando Magic. Si no saben español, probablemente nunca lo han escuchado hablar. Si no vieron a los New Orleans Hornets la temporada pasada, se perdieron su año de novato en la NBA.

Pero Ayón, el tercer jugador nacido en México en la historia de la liga, dejará ver algo de su personalidad después de que el entrenador Jacque Vaughn afirmara que Ayón sería titular en el primer partido de la pretemporada de los Magic el domingo en la tarde en Ciudad de México.

Ayón explicó que quería ser titular solamente si en verdad se lo merecía.

“Estaba feliz por escuchar la decisión, pero quería que se diera por las razones adecuadas”, afirmó Ayón en español. “Si es porque juego bien y porque les gusta lo que hago, entonces estoy feliz. Me gusta más la decisión porque fue por eso, no por el hecho de que vamos a jugar en mi país”.

Uno espera que ningún jugador en el estadio de la Ciudad de México — ni Jameer Nelson, de los Magic, ni siquiera el novato de los Hornets Anthony Davis — reciba una ovación más fuerte el domingo que Ayón. Aunque la NBA ha disputado un total de 19 partidos de pretemporada y temporada regular en México, Ayón será el primer mexicano en jugar para un equipo de la NBA en su país.

Creció a 460 millas de distancia de Ciudad de México. Ha jugado para la Selección Nacional de México. Y jugó en la liga profesional en México durante tres temporadas.

Y el hombre de 2,08 metros tiene otra cosa a su favor: Es un jugador muy sólido.

“Pensamos que ‘Goose’ tiene una mentalidad muy positiva y pegajosa”, afirmó el gerente general de los Magic, Rob Hennigan. “Hace varias jugadas ganadoras que, pienso yo, algunas veces no se ven reflejadas en las estadísticas o en los artículos de prensa. Pero sí en triunfos para el equipo”.

Ayón seguramente competirá por su titularidad en el puesto de pívot con otro recién llegado al club, Nikola Vucevic, quien mide 2,13 metros.

“’Goose’ es un jugador muy físico, juega duro, corre muy bien la cancha y hará un gran trabajo extendiendo nuestra defensiva”, destacó Vaughn.

Lo que no se sabe aún es si los Magic se recriminarán algún día por la negociación que llevó a Ayón hacia Orlando.

En una de sus primeras grandes decisiones en su trabajo, Hennigan decidió no igualar la propuesta por cuatro años y 35 millones de dólares que le hizo New Orleans al delantero de poder Ryan Anderson. Hennigan envió a Anderson hacia los Hornets en un intercambio por Ayón.

Hennigan estaba muy preocupado pensando si Anderson podría o no volver a realizar la misma gran campaña que tuvo en la temporada 2011-12 sin tener a su lado a Dwight Howard. Si Anderson hubiera tenido problemas sin Howard, el valor de Anderson en una futura negociación declinaría y el equipo podría afectar su flexibilidad y espacio salarial.

Sin embargo, Anderson apenas tiene 23 años y ganó el premio como Jugador que Más Mejoró en la liga. Además, es uno de los mejores delanteros de poder de la NBA abriendo espacios, tanto en defensa como en ataque. Nadie espera que Ayón tenga la misma destreza para anotar que tenía Anderson.

Ayón ganará solamente 1,5 millones de dólares esta temporada y los Magic tienen la opción de retenerlo la próxima campaña.

No podría pedir más para el comienzo de su carrera como jugador de los Magic.

Las emociones correrán por su sangre, desde adentro y desde las tribunas.

Espera que 60 familiares asistan al partido de exhibición.