Belinelli se convierte en el campeón sorpresa del concurso de triples

BALONCESTO NBA

Redacción Deportes (EE.UU.), 15 feb (EFE).- El escolta italiano Marco Belinelli, de los Spurs de San Antonio, consiguió 24 puntos en la ronda de desempate de la gran final del concurso de triples del Fin de Semana de las Estrellas y se proclamó nuevo campeón.

El equipo de la Oeste estuvo integrado además de Belinelli, por los bases, Stephen Curry, de los Warriors de Golden State y Damian Lillard, de los Trail Blazers de Portland, además del alero Kevin Love, de los Timberwolves de Minnesota.

La victoria le otorga 100.000 dólares, que serán donados al Proyecto Guerrero Herido y Enseña por Estados Unidos.

Belinelli, segundo en la liga con porcentaje de 44.8 en los triples, y el escolta Bradley Beal, de los Wizards de Washington, que es sexto con 43.0 por ciento, como representante del equipo de la Conferencia Este, fueron los dos mejores tiradores del concurso que se celebró en Nueva Orleans.

El escolta italiano de los Spurs superó a Beal, quien forzó a un minuto más de tiros al empatar con 19 a Belinelli en los tiros reglamentarios del concurso.

Pero Belinelli brilló en la ronda de desempate al encestar 13 de 15 tiros y terminó con anotación de 24 puntos, mientras que Beal se quedó en 18 tantos.

"Al final estuve muy centrado", declaró Belinelli. "Cuidaré este trofeo, porque pienso que es importarte haberlo ganado y formar parte del Fin de Semana de las Estrellas".

Belinelli reconoció que la clave del triunfo fue la elección en la esquina derecha del puesto con más valor en los tiros (dos puntos) y que le permitió anotar 3 de 5 en cada una de las tres rondas por 8 de 15 de Beal, que eligió la esquina izquierda.

"Pienso que era más inteligente poner el puesto de mayor valor en la esquina derecha porque al final sabes cuantos puntos necesitas para superar al rival", explicó Belinelli.

Beal en la primera ronda con el equipo del Este superó a los escoltas Arron Afflalo, de los Magic de Orlando, y Joe Jonhnson, de los Nets de Brooklyn y al base australiano Kyrie Irving, de los Cavaliers de Cleveland, que no pudo revalidar el título de campeón que logró el año pasado en Houston.