123-78. Griffin logró un doble-doble en la vuelta de Paul

BALONCESTO NBA

Redacción Deportes (EEUU), 9 feb (EFE).- La jornada fue completa para los Ángeles Clippers al ver como primero tenían de vuelta con el equipo al base estrella Chris Paul y luego en la pista del Staples Center ganaron por paliza de 123-78 a los devaluados Sixers de Filadelfia.

La diferencia de 45 puntos es la mayor que han logrado los Clippers en la historia del equipo contra cualquier equipo de la NBA.

La anterior mayor diferencia de puntos había sido de 37 después que ganaron por 125-88 a los Cavaliers de Cleveland, el 5 de diciembre de 1975, cuando los Clippers eran la franquicia de los Buffalo Braves.

El ala-pivote Blake Griffin, que antes del partido dijo que no tiene ningún interés en participar en otro evento del 63 Fin de Semana de las Estrellas que no sea el All-Star Game, con el equipo de la Conferencia Oeste, aportó un doble-doble de 26 puntos y 11 rebotes.

Los Clippers (36-18), con dos triunfos seguidos, se afianzan líderes en la División Pacífico, con cuatro juegos de ventaja sobre los Suns de Phoenix, que son segundos.

El escolta Jamal Crawford logró 21 tantos y el base Darren Collison, que volvió al banquillo con el regreso de Paul, agregó 12 puntos que también ayudaron a los Clippers a conseguir el séptimo triunfo en los últimos 10 partidos disputados.

Pero si el equipo de los Clippers hizo una buena labor, el centro de atención y todas las miradas estuvieron puestas en Paul, que en su vuelta recuperado de la dislocación del hombro derecho, comenzó brillante al dirigir el ataque de los Clippers y darles parcial de 13-0, incluidos dos triples de Crawford tras dos perdidas de Sixers.

Los Clippers ampliaron su diferencia a un parcial de 30-5, mientras que los Sixers fallaban 17 de los 19 tiros de campo que hicieron.

Paul, que se perdió 18 partidos y el equipo tuvo marca ganadora de 12-6, jugó 23 minutos y aportó siete puntos (3-6, 0-0, 1-2), capturó dos rebotes, repartió ocho asistencias y recuperó cuatro balones.

Los Sixers (15-37) sumaron seis derrotas seguidas y nueve en los últimos 10 partidos y se mantienen últimos en la División Atlántico.

El equipo de Filadelfia fue guiado por el ataque del escolta-alero reserva Tony Wroten que aportó 21 puntos, mientras que el ala-pivote Thaddeus Young aportó doble-doble de 15 tantos y 11 rebotes.

El base novato Michael Carter-Williams logró 14 puntos, siete rebotes y cinco asistencias, pero no pudo evitar tampoco la derrota del equipo de Filadefia, que en la primera mitad logró sólo un 15 por ciento de acierto en los tiros de campo, el más bajo en la historia de la NBA desde que los Hornets de Nueva Orleans tuvieron un 14, precisamente ante los Sixers, el 12 de diciembre del 2010.