93-99. Noah cumple su palabra y los Bulls eliminan a los Nets y son semifinalistas

BALONCESTO NBA

Redacción Deportes (EE.UU.), 4 may (EFE).- Los Bulls, a pesar de seguir diezmado por las lesiones, se impusieron a domicilio 99-93 a los Nets y lograron su pase a las semifinales que disputaran a partir del lunes contra los Heat de Miami, actuales campeones de liga y equipo con la mejor marca de la liga.

El pívot Joakim Noah, que advirtió que su equipo iba Brooklyn a conseguir su pase a semifinales, apoyó su predicción con una aportación de 24 puntos y 14 rebotes, mientras que el escolta italiano Marco Belinelli también añadió 24 tantos y encabezaron la lista de cuatro jugadores de Chicago que tuvieron números de dos dígitos.

El pívot titular de los Bulls confirmó que su pie está mucho más recuperado de la fascitis plantar, pero no le ha desaparecido por completo.

Sin embargo, Noah dominó las acciones bajo los aros y fue siempre una pesadilla para la defensa y el ataque de los Nets porque hizo una gran labor bajo ambos aros.

El ala-pívot Carlos Boozer también realizó un excelente trabajo de equipo al conseguir 17 puntos, siete rebotes, una asistencia y recuperó un balón.

El base Nate Robinson, que siguió de titular en el puesto de Kirk Hinrich, baja por lesión muscular, lo mismo que el alero sudanés Luol Deng (enfermo), llegó a los 12 tantos y completó la lista de los que superaron la barrera de los 10 tantos.

La victoria fue la primera que consiguieron los Bulls en un séptimo partido de una serie de la fase final fuera de su campo en toda la historia del equipo (1-6).

Los Nets le dieron todas las facilidades en la primera parte cuando jugaron su peor baloncesto de la serie que permitió a los Bulls llegar al descanso con una ventaja de 17 puntos (44-71) y en la segunda encontraron la manera de responder al intento de remontada de los Nets, que volvieron a ser sus peores enemigos en los momentos decisivos.

Los Bulls durante la temporada regular le rompieron a los Heat su racha ganadora histórica de 27 triunfos consecutivos, segunda mejor en la historia de la NBA.

Tom Thibodeau también fue el gran triunfador de la noche al ganarle la batalla de la estrategia técnica al entrenador interino de los Nets, P.J.Carlesimo, que no tuvo respuesta al plan defensivo de los Bulls y mucho menos al ataque formado por la pareja Belinelli y Robinson.

Como equipo los Bulls tuvieron un 49 (40-82) por ciento de acierto en los tiros de campo y el 33 (7-21) de triples, comparados al 41 (40-82) y 33 (8-25), respectivamente, de los Nets, que ganaron el duelo de los tableros al conseguir 43 rebotes por 40 de Chicago.

El base Deron Williams lideró a los Nets con 24 puntos, siete asistencias y seis rebotes, mientras que el pívot cubano estadounidense Brook López logró 21 puntos y capturó nueve rebotes y el alero Gerald Wallace añadió 19 tantos.

Pero una vez más el escolta Joe Johnson, el jugador que tiene un salario de 20 millones de dólares, estuvo perdido durante todo el partido en el juego ofensivo y no pudo ayudar a los Nets a conseguir la remontada.

Johnson sólo anotó seis puntos, falló 12 de 14 tiros de campo, incluidos 8 de 9 intentos de triples.

El ala-pívot Reggie Evans volvió a hacer su trabajo bajo los aros al capturar 13 rebotes, pero sólo anotó dos puntos desde la línea de personal.

"Pienso que no jugamos con la agresividad que lo hicieron ellos bajo los tableros y en la defensa durante la primera parte", explicó Carlesimo pudo haber dirigido su último partido como entrenador de los Nets.

La cantante Rihanna, que tenía programado para la tarde del sábado su concierto y tuvo que ser aplazado al disputarse el séptimo partido de la serie, lo presenció sentada en una silla sentada al lado de la pista junto al músico y empresario Jay-Z, hasta hace poco accionista minoritario del equipo.