Anthony y Prigioni dieron el tercer triunfo a los Knicks

BALONCESTO NBA FASE FINAL

Redacción Deportes (EEUU), 26 abr (EFE).- De nuevo el acierto ofensivo del alero Carmelo Anthony y el factor sorpresa de los triples conseguidos por el base argentino Pablo Prigioni permitieron a los Knicks de Nueva York ganar a domicilio (76-90) a los Celtics de Boston en el tercer partido de la eliminatoria de la primera fase final de la Conferencia Este.

El triunfo dejó a los Knicks con la ventaja de 3-0 y a uno más de conseguir la barrida y pasar a las semifinales por primera vez desde las finales del 2000.

La última vez que los Knicks consiguieron una barrida en los playoffs fue en 1999 cuando eliminaron 4-0 a los Hawks de Atlanta en las semifinales de la Conferencia Este.

El cuarto partido se jugará el próximo domingo, en el mismo escenario del TD Garden, de Boston y los Knicks buscarán ganar por primera vez en 13 años una eliminatoria de la fase final.

Anthony anotó 26 puntos, mientras que el base Raymond Felton y el escolta-alero J.R. Smith lograron 15 tantos cada uno y completaron la lista de los tres jugadores de los Knicks que tuvieron números de dos dígitos.

Felton logró un doble-doble al repartir 10 asistencias que lo convirtieron en el director del juego de los Knicks que, como equipo, tuvieron un 50 (38-76) por ciento de acierto en los tiros de campo y el 41 (11-27) de triples, comparados al 40 (28-70) y el 32 (6-19), respectivamente, de los Celtics.

El novato Prigioni surgió como factor sorpresa en el ataque de los Knicks al conseguir nueve puntos, que logró al anotar 3 de 6 triples, todos en la primera parte que fue cuando su equipo rompió el marcador a su favor y ya nunca más perdió la ventaja.

Prigioni ayudó a los Knicks a silenciar a los seguidores de los Celtics que vieron como su equipo se colocó abajo en el marcador 16 puntos al concluir la primera parte y 31-47, sin tener ya capacidad de reacción.

El veterano base argentino jugó 30 minutos en los que anotó 3 de 6, que fueron todos triples, no fue a la línea de personal, recuperó cinco balones, capturó dos rebotes y dio una asistencia.

La nota negativa de los Knicks fue la acción antideportiva inexplicable que protagonizó Smith cuando con 7:06 minutos para concluir el partido le dio un codazo intencional con el brazo derecho al escolta Jason Terry, de los Celtics, y fue expulsado al señalarles los árbitros una falta flagrante del grado dos.

La NBA revisará la jugada y podrá multar a Smith o suspenderlo por un partido.

Terry, que recibió el codazo en la cara, se iba directamente a responder a la agresión cuando el entrenador de los Celtics, Doc Rivers, lo sujetó para que no lo hiciese.

Mientras que el entrenador de los Knicks, Mike Woodson, se mostró decepcionado con la actitud de Smith, nombrado Sexto Hombre del Año de la Liga, y se lo hizo saber antes que abandonase el campo.

El ala-pívot Jeff Green aportó 21 puntos, nueve rebotes y cuatro asistencias y encabezó una lista de cuatro jugadores que tuvieron números de dos dígitos, pero de nuevo el ataque de los Celtics no tuvo continuidad y el escolta Avery Bradley siguió sin ser factor.

El veterano alero Paul Pierce consiguió 17 puntos, mientras que el pívot Kevin Garnett consiguió un doble-doble de 12 tantos, 17 rebotes, dos asistencias y recuperó dos balones.

Los Celtics, que recibieron todo el apoyo de los seguidores al comienzo del partido por su ayuda a las víctimas de la tragedia del maratón, al concluir la primera parte recibieron los primeros abucheos por el pobre juego ofensivo que estaban haciendo, como sucedió en los dos primeros partidos de la serie disputados en el Madison Square Garden.