Popovich afirma que Stern no entiende su "posición de entrenador"

BALONCESTO NBA

Redacción deportes EEUU, 2 dic (EFE).- El entrenador de los Spurs de San Antonio, Gregg Popovich, se mostró contrariado por la decisión del comisionado de la NBA, David Stern, de multar a su equipo con 250.000 dólares por haber dado descanso a cuatro jugadores para el partido del pasado jueves ante los Heat de Miami.

"Me siento desilusionado por la decisión", comentó Popovich antes del partido que la pasada noche los Spurs disputaron ante los Grizzlies de Memphis y ganaron en la prórroga por 99-95. "No creo que mi decisión de dar descanso fuese bien interpretada".

Popovich dijo que no sabía si el equipo tenía previsto presentar algún tipo de apelación. "No quiero decir que eso signifique una confirmación o algo parecido", valoró Popovich. "No tengo idea del asunto. Es algo que está fuera de mi control".

El entrenador de los Spurs también dijo que no quería entrar en ninguna de las competencias que pueda tener el comisionado de la NBA, David Stern, el gran "ofendido" por su decisión de dar descanso al base francés Tony Parker, el ala-pívot Tim Duncan, el escolta argentino Manu Ginóbili y al escolta-alero Danny Green.

"Lo que yo hice desde mi perspectiva es la de un entrenador", comentó Popovich antes del partido contra los Grizzlies. "Pienso que la liga opera siempre desde la perspectiva del negocio y considero que ese es el reflejo de la decisión que ellos tomaron".

Popovich considera que no se puede tener expuestos a jugadores veteranos como Parker, Duncan y Ginóbili a graves lesiones, como ya han sufrido en las pasadas temporadas, al arriesgarlos a disputar seis partidos seguidos fuera de casa, los tres últimos en noches seguidas y cinco en siete días.

Sin embargo, Stern pidió perdón a los aficionados por las ausencias de los jugadores de los Spurs y dijo que el equipo de San Antonio no había actuado bien con la liga ni en el mejor de sus intereses.

El Entrenador del Año de la temporada 2011-12 a la pregunta concreta de si seguiría dando en el futuro descanso a jugadores, no lo descartó y se limitó a decir: "no tengo una bola de cristal".

Popovich sí admitió que ha mantenido conversaciones con la liga antes que diesen a conocer la multa, pero no quiso hacer ningún tipo de comentario sobre el contenido de las mismas.

La actual reglamentación refleja que los equipos den a conocer con anticipación las posibles bajas que puedan tener dentro de sus plantillas y que no van a jugar, algo que de acuerdo al comisionado Stern, los Spurs no hicieron.

Por su parte, el entrenador de los Grizzlies, Lionel Hollins, reconoció que Popovich tenía todo el derecho de dirigir el equipo de la mejor manera que lo considere.

"No digo si es malo o bueno", argumentó Hollins. "Es una decisión de Popovich, y el resto de los equipos de la NBA tienen el mismo derecho. Cada entrenador posee la responsabilidad de cuidar a sus jugadores y proteger los interés del club".