Los dueños de equipos y jugadores presentan propuestas pero siguen sin acuerdo

BALONCESTO-NBA

Redacción EE.UU., 21 jun (EFE).- El comisionado de la NBA, David Stern, por parte de los propietarios dueños de los equipos, y los jugadores realizaron hoy un intercambio de propuestas para avanzar en la elaboración del futuro convenio laboral que desean firmar ambas partes.

Sin embargo, las diferencias en las propuestas presentadas por ambas partes siguen siendo considerables y a partir del próximo 1 de julio se podría llegar a un cierre temporal de actividades dentro de la NBA si antes no se llega a un acuerdo definitivo para elaborar un nuevo convenio laboral.

Los dueños de equipos de la NBA han propuesto un sistema de "topes salariales flexibles", pero los jugadores insisten en que no accederán a un límite en el dinero que pueden devengar, declaró hoy, martes, el comisionado David Stern.

Como estaba previsto desde el pasado viernes, ambas partes presentaron nuevas propuestas durante una reunión de tres horas y media, en lo que fue descrito por Stern como un día importante en las negociaciones laborales de la liga.

El contrato colectivo expira el 30 de junio y a partir de esa fecha no habrá reglamentación laboral que riga las relaciones entre ambas partes.

Stern, tras considerar que la oferta de la liga es "virtualmente la mejor oportunidad que se tiene" para evitar un paro.

El comisionado de la NBA explicó que la propuesta de los dueños garantizaría que la compensación total de los jugadores nunca caiga por debajo de los 2.000 millones de dólares anuales en un contrato de 10 años, ligeramente menos de lo que la liga pagó esta temporada.

Si bien Stern se negó a considerar que ésta es la última oferta, advirtió que las opciones se están agotando.

"Todo está sobre la mesa", subrayó. "Los dueños y yo mismo sentimos que esto es lo que tenemos que ofrecer, que es el margen que nos quedaba para seguir avanzando en la buena dirección".

La oferta del tope flexible había sido presentada antes a los jugadores, pero hasta el martes no se había discutido públicamente.

De acuerdo con Stern, los equipos tendrían como tope para gastar unos 62 millones de dólares, con la opción de aportar dinero adicional mediante varias excepciones antes de llegar a un nivel, no especificado, que no se podría sobrepasar.

Bajo el sistema actual de topes salariales más suaves, los equipos pueden recurrir a varias excepciones para rebasar el límite, con una sanción de un dólar por cada otro desembolsado una vez que llegan a cierta cifra establecida.

Hasta ahora sólo los grandes equipos como los Lakers de Los Ángeles, Knicks de Nueva York, Celtics de Boston, Heat de Miami y Bulls de Chicago han tenido la posibilidad de pagar impuesto de lujo.

Debido a que el nuevo sistema tendría un nivel que no se podría sobrepasar, los jugadores consideran que se trata de un "tope duro", algo que han considerado inaceptable desde el comienzo de las negociaciones.

Tampoco está claro si los propietarios de los equipos siguen pidiéndole a los jugadores una reducción en sus ingresos de al menos 750 millones de dólares para hacer viable el nuevo sistema financiero que la NBA trata de implementar para el futuro.