Nowitzki mostró su clase de líder y James dejó muchas dudas



Miami (EEUU), 13 jun (EFE).- El ala-pívot alemán Dirk Nowitzki no dejó ninguna duda de su clase y de la capacidad de liderazgo que le ha permitido después de 13 años en la NBA conseguir su primer anillo de campeón con los Mavericks de Dallas, al ganar por 4-2 a los Heat de Miami en la serie al mejor de siete partidos.

Los Mavericks sellaron el triunfo en el American Airlines Arena de Miami al ganar anoche por 105-95 a los Heat, con Nowitzki determinante en el cuarto periodo, en el que anotó 10 de sus 21 puntos.

"Es un sentimiento muy especial el saber que eres el mejor equipo del mundo", comentó Nowitzki, que también se quedó con el premio de Jugador Más Valioso (MVP) después de lograr en las Finales promedios de 26 puntos y 10 rebotes.

El ala-pívot alemán se convirtió en el cuarto jugador nacido fuera de territorio de Estados Unidos que consiguió el premio de MVP después de Hakeem Olajuwon (Nigeria), Tim Duncan (Islas Vírgenes), ambos con nacionalidad estadounidense, y el francés Tony Parker.

Nowitzki, de 32 años, que no había estado inspirado en los tres primeros cuartos del partido, reivindicó finalmente su condición de líder y no dejó caer al equipo, todo lo contrario de lo que sucedió con el alero LeBron James, la súper estrella de los Heat, que volvió a desaparecer en los momentos decisivos.

James, que también había perdido ya las Finales del 2007 cuando los Cavaliers de Cleveland jugaron contra los Spurs de San Antonio, reconoció al final del partido su responsabilidad.

"Fue mi fallo en el 2007 cuando perdimos con los Spurs y lo es ahora", declaró James al concluir el partido, en el que aportó 17 puntos pero estuvo durante 19 minutos sin conseguir ninguno. "No voy a esconder la cabeza, todo lo contrario. El equipo luchó, pero al final los Mavericks se mostraron superiores".

Ese es el pensamiento generalizado entre los jugadores de ambos equipos, al considerar que los Mavericks con veteranos como Jason Kidd, el base que acompañó a Nowitzki en la derrota del 2006 ante los Heat y también perdió dos veces las Finales con los Nets de Nueva Jersey, y el escolta Jason Terry realizaron su mejor baloncesto.

El escolta estrella de los Heat, Dwyane Wade, también reconoció su sentimiento de frustración tras la derrota, pero a la vez dijo que había que darle crédito a los Mavericks.

"Nos sentimos mal y seguro que mañana será peor, pero al final hay que reconocer que ellos jugaron mejor que nosotros y se les debe dar todo el crédito", declaró Wade. "Son un gran equipo...que en los momentos decisivos fue mejor que nosotros".

El ala-pívot Chris Bosh, un nativo de Dallas, admitió igualmente la superioridad de los Mavericks.

Bosh destacó que el reconocer esa realidad les ayudaría a pasar página y avanzar en la buena dirección de cara a la próxima temporada, que no puede ser tan fácil para el presidente del equipo, Pat Riley, si la mayoría de los dueños quieren imponer un estricto tope salarial y reducir los ingresos de los jugadores, incluidos los considerados estrellas.

Si eso se establece en el nuevo convenio colectivo, los Heat tendrán problemas a la hora de retener juntos a James, Wade y Bosh, con lo que el verano podría ser doblemente frustrante para el equipo de Miami.