Bosh robó el protagonismo a Nowitzki y los Heat recuperan la ventaja

Dallas (Texas, EEUU), 5 de Junio del 2011 - Los Heat de Miami no permitieron que los Mavericks de Dallas remontasen de nuevo en los últimos minutos un marcador desfavorable y con una canasta decisiva del ala-pívot Chris Bosh vencieron por 88-86 en el tercer partido de las Finales de la NBA.

La victoria los deja con la ventaja de 2-1 en la serie al mejor de siete y aunque tienen que disputar los próximos dos partidos también en el American Airlines Center, de Dallas, ya se han asegurado al menos volver a Miami para jugar el sexto y séptimo, si fuesen necesarios.

El cuarto lo jugarán el próximo martes y de acuerdo a las estadísticas de la NBA, desde que en 1985 se estableció el formato de 2-3-2, el ganador del tercer partido en las 11 veces que la serie estaba empatada a 1-1 consiguió el título de campeón.

Bosh, con 39,6 segundos, se convirtió en el héroe de los Heat al romper el empate a 86 que el ala-pívot Nowitzki había establecido al remontar en los últimos tres minutos la ventaja de seis que tenían los Heat.

Pero esta vez, a diferencia de lo que sucedió en el segundo partido, cuando Nowitzki anotó los últimos nueve puntos para que los Mavericks remontaran 15 tantos en los últimos siete minutos, el jugador alemán falló el último tiro a canasta ante una gran defensa del ala-pívot Udonis Haslem.

La frustración que sintieron el pasado jueves los Heat con la derrota (93-95), fue la que les tocó vivir hoy a los Mavericks, que se quedaron a las puertas de otra gran remontada.

Los Heat tenían una ventaja parcial de 81-74 con 6:31 minutos por jugarse y volvieron al suspense final cuando Nowitzki anotó 12 puntos consecutivos, pero le faltó el último toque mágico de muñeca para salvar a los Mavericks.

Aunque Bosh fue el jugador que anotó la canasta decisiva, el gran líder y triunfador para los Heat fue el escolta Dwyane Wade, que aportó un doble-doble de 29 puntos, 11 rebotes y tres asistencias.

"Fue un triunfo completo", declaró Wade. "Necesitábamos ganar el partido y lo tuvimos que hacer con la defensa, los puntos decisivos y el saber estar en el campo".

Bosh aportó 18 puntos, incluidos siete en el cuarto periodo, y el alero estrella LeBron James llegó a los 17 tantos para dirigir el juego al repartir nueve asistencias y capturar tres rebotes.

El base reserva Marion Chalmers volvió a ser el sexto jugador al anotar 12 puntos y Haslem realizó una gran labor defensiva para convertir al banquillo de los Heat en clave de la victoria.

Los Mavericks, que estuvieron a remolque en el marcador, volvieron a perder una gran oportunidad de tomar el control de la serie y el doble-doble que aportó Nowitzki con 34 puntos, 11 rebotes y tres tapones no fue suficiente para lograrlo.

El resto del equipo no le dio demasiado apoyo y sólo el escolta reserva Jason Terry, que anotó 15 puntos, junto a los 10 que logró el alero Shawn Marion, fueron los tres que consiguieron dobles dígitos para dejar a los Mavericks con un 40 por ciento de acierto en los tiros de campo, comparado al 44 de los Heat.

El base puertorriqueño José Juan Barea jugó 19 minutos con los Mavericks para aportar seis puntos después de anotar 2 de 8 tiros de campo, incluido 1 de 5 triples, y 1 de 2 desde la línea de personal, capturó dos rebotes y dio una asistencia.

Aunque los Mavericks dominaron en el juego bajo los aros con 42 rebotes por 36 de los Heat, esta vez no iba a ser un factor que les ayudase porque los decisivos cayeron del lado del equipo de Miami.