Nowitzki, Marion y Barea ponen a los Mavericks en las Finales

Los Mavericks de Dallas tuvieron que esperar cinco años hasta volver a unas Finales de la NBA, pero lo consiguieron de nuevo de la mano del ala-pívot alemán Dirk Nowitzki, que fue una vez más la figura en el quinto partido de las finales de la Conferencia Oeste que ganaron por 100-96 a los Thunder de Oklahoma City.

La victoria puso a los Mavericks en las Finales de la NBA al conseguir la cuarta en la serie al mejor de siete con tan sólo una derrota y tendrán como rival al campeón de la Conferencia Este que saldrá entre los Heat de Miami y los Bulls de Chicago.


Los Heat tienen la ventaja de 3-1 en la serie al mejor de siete y si ganan la serie se volvería a repetir las mismas Finales de la NBA del 2006 cuando el equipo de Miami ganó a los Mavericks por 4-2 para conseguir su primer título de campeones.

Una vez más, Nowitzki surgió como el gran líder encestador de los Mavericks que no estuvo brillante, pero sí apareció en los momentos decisivos con los puntos que permitieron a su equipo remontar en los minutos finales del cuarto periodo.

Nowitzki, que aportó 26 puntos, incluidos cinco decisivos en el último minuto y 14 segundos del partido, anotó 8 de 15 tiros de campo, un triple en dos intentos, y estuvo una vez más perfecto desde la línea de personal con 9 de 9.

El ala-pívot alemán, que sólo ha fallado dos tiros de personal en toda la serie, también capturó nueve rebotes, siete defensivos y recuperó dos balones.

La figura de Nowitzki se agrandó cuando con un minuto y 14 segundos consiguió el único triple que encestó en el partido, pero clave al darle a los Mavericks la ventaja parcial de 95-94 para remontar una desventaja de siete puntos que tenían con 5:48 por jugarse (83-90).

Bajo la inspiración de Nowitzki, los Mavericks, como hicieron en el cuarto partido cuando remontaron una desventaja de 15 puntos en el cuarto periodo, esta vez completaron la remontada con una racha de 17-6.

El ala-pívot alemán concluyó la serie de las finales de la Conferencia Oeste con promedios de 32,2 puntos, incluyendo 11,8 en el cuarto periodo de cada uno de los cinco partidos disputados.

Si Nowitzki fue la figura que sentenció el marcador con dos tiros de personal y 13,3 segundos para el final (100-96), el alero Shawn Marion jugó su mejor partido de la serie para ser el factor sorpresa que aportó nada menos que 26 puntos (10-17, 0-1, 6-7), capturó ocho rebotes, dio tres asistencias y puso tres tapones.

Marion también simbolizó la remontada con jugada de tres puntos al completar un mate espectacular y tiro de personal tras una gran acción defensiva de los Mavericks cuando faltaban 48,9 segundos para el parcial de 98-94 que pesó como una losa en el ánimo de los jugadores de los Thunder.

Si Nowitzki fue la figura, Marion el factor sorpresa, de nuevo el base puertorriqueño José Juan Barea se convirtió en el sexto jugador al ser el mejor reserva con una aportación de 14 puntos.

Barea jugó 21 minutos para anotar 5 de 11 tiros de campo, incluido un triple en dos intentos, y 3 de 4 desde la línea de personal, capturó cinco rebotes y dio una asistencia, confirmando su condición de jugador importante dentro del equipo y el que logró que los Mavericks llegaran a las Finales.

Junto a Barea el escolta Jason Terry aportó 12 puntos para ser uno de los mejores reservas de los Mavericks.

El veterano base Jason Kidd, que hizo una gran labor en la dirección del juego al repartir 10 asistencias, capturar siete rebotes y recuperar un balón, al igual que Nowitzki tendrá la oportunidad de volver a vivir el ambiente de las Finales de la NBA que ambos perdieron ante los Heat en el 2006.

De nuevo, el alero Kevin Durant no pudo ser el líder que mantuviese al equipo en los momentos decisivos ni saber administrar las ventajas que dispusieron en la recta final de los dos últimos partidos.

Durant aportó 23 puntos, los mismos que tuvo el escolta reserva James Harden, pero ninguno de los dos estuvo acertado en los minutos finales al no poder conseguir contrarrestar los tantos anotados por Nowitzki y Marion.

Mientras que el base Russell Westbrook iba a ser el líder encestador y el que luchó hasta el final por el triunfo al conseguir 31 puntos (11-28, 0-3, 9-9), ocho rebotes, cinco asistencias, dos recuperaciones de balón y puso un tapón.

Ambos equipos estuvieron igualados en todos los apartados del juego, menos en el de las personales, que los Mavericks consiguieron 31 puntos de 36 lanzamientos por 21 de 25 de los Thunder, con la Nowitzki de verdugo y de héroe para el equipo tejano que vuelve a soñar con luchar por su primer título de liga en su historia. EFE