Los Bulls esperan a las estrellas de los "Beach Boys" en Chicago

La lógica se impuso en las semifinales de la Conferencia Este con los Bulls de Chicago y los Heat de Miami como ganadores de sus respectivas eliminatorias, que les permitirá decidir a partir del próximo domingo quien será el nuevo campeón que ocupe el puesto dejado vacante por los Celtics de Boston.

El equipo al que los Heat con sus estrellas del alero LeBron James, el escolta Dwyane Wade y el ala-pívot Chris Bosh eliminaron en semifinales al ganarle la serie por 4-1 y demostrando que fueron mejores en los momentos decisivos.


Ahora los nuevos "Big Three" de la Conferencia Este, que ocuparan el puesto de la versión veterana de los Celtics que representan el ala-pívot Kevin Garnett, el alero Paul Pierce y el escolta Ray Allen, tendrán el reto de superar al equipo que concluyó la temporada regular con la mejor marca de la temporada (62-20).

Pero ha tenido problemas e inconsistencia en las respectivas series que han disputado, primero contra los Pacers de Indiana, y luego frente a los Hawks de Atlanta, a los que la pasada noche en el sexto partido vencieron por 93-73 para ganar la serie 4-2.

Los Heat son un equipo muy diferente y mejor al de la recta final de la temporada regular como demostraron tras eliminar por 4-1 a los Celtics, que era el equipo a batir en la Conferencia Este desde el inicio de la temporada.

La manera como los Heat consiguieron un parcial de 16-0 ante los Celtics en los últimos cuatro minutos del quinto partido para ganarlo por 97-87 debe ser una referencia que tengan en cuenta los Bulls si no quieren perder de inmediato la ventaja de campo.

El entrenador de los Bulls, el novato Tom Thibodeau, que ganó el premio de Entrenador del Año, es consciente que los Heat no tienen nada que ver con los Hawks y que por lo tanto está será su verdadera prueba de fuego en lo que va de la fase final.

También lo piensa así el base estrella de los Bulls, Derrick Rose, quien a sus 22 años ya tiene en su poder el premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la liga, el más joven en conseguirlo en la historia de la NBA, y clave para que el equipo de Chicago vuelva a las finales de la Conferencia Este por primera vez desde 1998.

"Se dará una batalla muy divertida", declaró Rose al concluir el sexto partido de las semifinales ante los Hawks, en Atlanta. "Será un duelo muy especial y entretenido. Los Heat son un gran equipo. Están jugando muy bien y creo que nosotros también.

Si hay que guiarse por los resultados entres ambos equipos y estadísticas de la temporada regular, los Bulls son los grandes favoritos al haber ganado los tres enfrentamientos que tuvieron.

Sin embargo, en ninguno de ellos el marcador reflejó diferencia mayores de cuatro puntos, lo que significa que los Heat también tuvieron todas las opciones para conseguir la victoria.

Además, los Bulls tuvieron la mejor marca de la liga en su campo con 41-6, pero los Heat se quedaron con la segunda como equipo visitante al conseguir un registró de 30-15, algo que no puede pasar desapercibido para Thibodeau.

Además del apartado deportivo, la serie también estará llena de aspectos de interés que la harán más atractiva como ver que Wade llega a su ciudad natal, lo mismo que Rose.

Los directivos de los Bulls se reunieron dos veces con él durante el verano para convencerlo que firmase con ellos y vistiese el uniforme del equipo que siempre dijo había "admirado".

Pero la oferta que le tenía el presidente de los Heat, Pat Riley, de ponerle de compañeros a James y Bosh, pudo más que el llegar para unirse a Rose y los jóvenes talentos que ahora tienen los Bulls, que también quisieron a sus dos compañeros de los "Beach Boys" antes que se decidiesen a llevar su talento al Sur de Florida.

Además los duelos individuales entre Rose y James, que siente que la nueva figura de los Bulls le quitó el premio de MVP, estarán garantizados, lo mismo que Bosh cuando se enfrente al ala-pívot Carlos Boozer, el agente libre que si dijo si al equipo de Chicago para dejar a los Jazz de Utah.

Rose le rompió a James la racha de ganador del premio de MVP que había conseguido las temporadas del 2009 y 2010 con los Cavaliers de Cleveland.

James tuvo ya su pequeña compensación cuando se dio a conocer el Primer Equipo de la NBA y fue elegido al mismo de forma unánime con un voto más que Rose (118 de 119).

A nivel de equipo, los Bulls tienen ante si la gran oportunidad de conseguir el pase a las Finales de la NBA por primera vez desde que el base Michael Jordan y Scottie Pippen lograron el sexto título en la temporada de 1998.

Mientras que los Heat buscaran su segundo título desde el 2006 cuando ganaron el primero ante los Mavericks de Dallas en lo que serán sus cuartas finales de conferencia en su historia.

James sigue buscando su primer título de liga como profesional y de ahí que dejase a los Cavaliers, a pesar que los llevó a las Finales de la NBA para perder por barrida de 4-0 ante los Spurs de San Antonio en el 2007.

La estrella de los Heat es consciente de todos esos desafíos individuales y de equipo que tienen ante si los Heat y es por eso que a pesar de haber eliminado a los Celtics -campeones defensores en la Conferencia Este-, James recordó que los retos no habían hecho más que comenzar.