James, Wade y Bosh acabaron con el dominio de los Celtics en el Este

La llegada al Sur de la Florida del talento del alero LeBron James y el ala-pívot Chris Bosh no tuvo más objetivo que acabar con la dinastía de los Celtics en la Conferencia Este y eso fue lo que hicieron los nuevos "Beach Boys" de los Heat de Miami, que llegan por cuarta vez a luchar por el título de campeones.

James lideró el ataque arrollador de los Heat en los últimos tres minutos cuando consiguieron una racha de 10-0 y ganaron por 97-87 a los Celtics en el quinto partido de la eliminatoria de semifinales de la Conferencia Este que ganaron por 4-1 al mejor de siete.

Los Heat, que no habían jugado unas finales de conferencia desde el 2006 cuando también llegaron a las Finales de la NBA y ganaron por 4-2 a los Mavericks de Dallas, tendrán como próximo rival al equipo que se imponga en la eliminatoria entre los Bulls de Chicago y los Hawks de Atlanta, con ventaja de 3-2 para los primeros.

Sin embargo, iba a ser el escolta Dwyane Wade el máximo encestador de los Heat al conseguir 34 puntos, mientras que James lograba 33, incluidos dos triples consecutivos en los dos últimos minutos que permitieron a los Heat romper el empate a 87-87 en el marcador y asegurarse la victoria.

Wade fue el que mantuvo todo el tiempo al equipo en el partido hasta que llegaron las genialidades de James, que en la racha de 16-0 conseguida por los Heat en los últimos 4:28 segundos para concluir el partido anotó 13 puntos incluidos tres triples.

El escolta estrella de los Heat jugó 43 minutos para anotar 13 de 19 tiros de campo, falló un intento de triple, y seis de 15 tiros de personal, capturó 10 rebotes, repartió cinco asistencias y recuperó cuatro balones.

James hizo su mejor partido en lo que va de serie y esta vez si surgió en los momentos decisivos al conseguir los triples que iban a cambiar la historia del partido.

El alero estrella de los Heat, que dejó a los Cavaliers de Cleveland después que los Celtics el año pasado los eliminaron en las Finales de la Conferencia Este, reconoció al concluir el partido, que superar al equipo de Boston fue el motivo por el que se formaron los nuevos "Big Three" en Miami.

James también aportó siete rebotes y cuatro asistencias, aunque volvió a tener cinco pérdidas de balón, pero su poder físico iba a ser de nuevo decisivo ante los veteranos "Big Three" de los Celtics, el mismo equipo que durante la temporada regular ganaron tres de cuatro partidos, pero ahora perdieron cuatro de cinco, que es cuando cuentan las victorias.

Como les sucedió el año pasado en el séptimo partido de las Finales de la NBA contra los Lakerws de Los Ángeles, los Celtics en los minutos decisivos se vinieron abajo físicamente ante el poder de James, Wade y el ala-pívot Chris Bosh, que volvió a aportar un doble-doble de 14 puntos, 11 rebotes y dos asistencias.

Bosh anotó la canasta del empate a 87-87 con un mate sobre el marcaje del ala-pívot Kevin Garnett, que al final tampoco pudo ser factor ganador para los Celtics.

Los Heat superaron a los Celtics en la lucha bajo los aros al conseguir 38 rebotes por 30 del equipo de Boston, que volvió a echar en falta al pívot Kendrick Perkins, que lucha con su nuevo equipo de los Thunder de Oklahoma City por estar en las Finales de la Conferencia Oeste.

El escolta Ray Allen lideró a los Celtics al conseguir 18 puntos, pero el alero Paul Pierce se quedó con sólo 12, sin que pudiese ser factor ganador y el reserva Delonte West llegó a los 10 tantos.

Mientras que Garnett hizo su labor para ser el jugador más completo de los Celtics, pero su doble-doble de 15 puntos y 11 rebotes, tres asistencias, dos recuperaciones de balón y un tapón no pudieron evitar la derrota que este año les adelantó las vacaciones.