Bryant hizo su trabajo y los Lakers pasaron a semifinales

Los dobles campeones de liga, los Lakers de Los Ángeles, con su estrella el escolta Kobe Bryant al frente, vencieron 98-80 a los Hornets de Nueva Orleans para ganar por 4-2 la serie al mejor de siete de la Conferencia Oeste y lograr el pase a las semifinales.

Los Lakers, que no habían comenzado bien la serie al perder en su campo el primer partido, y siguieron sin convencer en los tres siguientes, a pesar de dos triunfos, no dejaron ninguna duda de su superioridad en el quinto, disputado en el Staples Center (106-90) y el sexto, que se jugó en Nueva Orleans Arena.

Bryant, a pesar de las lesión del tobillo izquierdo y las molestias en las rodillas, volvió a ser el líder indiscutible del equipo con 24 puntos, incluidos 22 en los tres primeros cuartos del partido cuando los Lakers se pusieron con un parcial de 62-82.

El pívot Andrew Bynum dominó por completo bajo los aros para aportar un doble-doble de 18 puntos y 12 rebotes, mientras que el ala-pívot español Pau Gasol apoyó con 16 tantos, anulando en todo momento a Omeka Okafor, el hombre alto de los Hornets.

Gasol jugó 34 minutos en los que anotó 5 de 12 tiros de campo y estuvo perfecto desde la línea de personal con 6 de 6, además de capturar ocho rebotes, dio tres asistencias y puso dos tapones.

El ala-pívot reserva Lamar Odom ejerció también una vez más su misión de sexto jugador del equipo para aportar 14 puntos, ocho rebotes y cuatro asistencias, siendo el tercer hombre de los Lakers que tuvo dobles dígitos.

El partido fue dominado de principio a fin por los Lakers con parcial de 34-40 al descanso, 62-82 al concluir el tercero y el cuarto fue de puro trámite, con la entrada de los jugadores reservas para que tuviesen sus minutos de cara a la próxima eliminatoria.

Los Lakers tendrán que esperar esta noche a conocer el resultado del sexto partido de la eliminatoria que disputan los Trail Blazers de Portland frente a los Mavericks de Dallas, con ventaja de 3-2 para el equipo tejano, porque el ganador será su próximo rival en las semifinales.

"Todo el equipo estaba mentalizado que había que concluir la eliminatoria en el sexto partido y eso fue lo que sucedió al trabajar duro desde el inicio y sin ningún tipo de concesión", declaró Bryant. "No estoy completamente recuperado, pero he podido hacer mi trabajo y ayudar al equipo, que de eso se trataba".

Mientras, los Hornets, que antes que concluyese la temporada regular sufrieron la baja del ala-pívot estelar David West, no tuvieron presencia bajo los aros y por ahí se les fue la opción de intentar conseguir el triunfo.

Los Lakers tuvieron 43 rebotes por tan sólo 30 de los Hornets, que anotaron 17 de 18 tiros de personal, pero los dobles campeones de liga lograron 25 de 26.

El base Chris Paul, que fue clave en los cuatro primeros partidos con dos actuaciones individuales claves para los triunfos de los Hornets, esta vez no pudo hacer posible el tercero a pesar que consiguió 10 puntos, 11 asistencias y ocho rebotes.

Mientras que el ala-pívot Carl Landry lo apoyó al anotar 19 puntos, el escolta-alero de origen dominicano Trevor Ariza llegó a los 12 y el escolta italiano Marco Belinelli encestó 11 tantos, siendo los cuatro que tuvieron dobles dígitos para los Hornets.

El gran mérito para los Hornets fue conseguir dos triunfos, uno nada menos que en el Staples Center, y convertir la serie en mucho más emocionante y competitiva de lo que realmente se esperaba.