Los "Beach Boys" de Miami y los "Big Three" de Boston están listos para el duelo

BALONCESTO-NBA

Houston (EEUU), 28 abr (EFE).- Si había algo seguro dentro de la organización de los Celtics de Boston con la llegada del alero LeBron James a los nuevos "Beach Boys" de los Heat de Miami era que había surgido el peor rival que se iban a encontrar en la Conferencia Este y al que tendrían que superar si querían defender el título de campeones.

Esa realidad se hizo sentir durante toda la temporada regular en la lucha por tener la mejor marca hasta que surgieron los nuevos y sorpresivos Bulls de Chicago que se la iban a arrebatar y a condicionar que su enfrentamiento no fuese en la final sino en las semifinales.

Los Heat, que quedaron con la segunda mejor marca, sufrieron y tuvieron que trabajar duro para ganar por 4-1 la eliminatoria de los cuartos de final ante los Sixers de Filadelfia.

Mientras que los Celtics después de sufrir en los dos primeros partidos disputados en su campo ante los Knicks de Nueva York, llegaron al Madison Square Garden para barrer con facilidad la serie y ser los primeros semifinalistas de la NBA.

Ahora el esperado y anticipado duelo entre los Heat de James y Celtics en la fase final estará listo a partir del domingo cuando ambos equipos, en el American Airlines Arena, de Miami, comiencen el primer partido de la serie al mejor de siete.

Los jugadores de ambos equipos están preparados para el reto y mentalizados de que el ganador tendrá muchas opciones de poder estar en la lucha por el título de la NBA.

"Por fin ha llegado el momento del enfrentamiento que vale", declaró el alero titular de los Celtics, Paul Pierce. "Nadie cuestionaba el potencial de los Heat con la llegada de LeBron James y Chris Bosh".

Junto a ellos también estará el escolta Dwyane Wade para completar los nuevos "Big Three" de la Conferencia Este, donde la pasada temporada reinaron los que también tienen los Celtics con Pierce, el ala-pívot Kevin Garnett y el escolta Ray Allen.

Reforzados con un gran base como es Rajon Rondo y la experiencia del pívot Shaquille O'Neal, ex jugador y compañero de Wade con los Heat durante la temporada (2006) cuando ganaron el título de liga y de James la pasada con los Cavaliers de Cleveland, donde llegó para tratar de conseguir el quinto anillo que no fue posible por culpa de los Celtics.

James intentará evitar que los Celtics lo eliminen por tercera vez en cuatro años como les sucedió cuando era la gran figura en solitario con los Cavaliers.

O'Neal buscará destruir la ilusión de los Heat a la vez de buscar el quinto anillo que tanto desea para igualarse con el escolta Kobe Bryant, de los Lakers de Los Ángeles.

"Esta va a ser una serie de verdad", destacó Garnett después del entrenamiento del jueves. "Nos enfrentaremos dos equipos con potencial ganador y cualquiera pueda conseguir el pase a la final por lo que la serie será muy disputada".

Hasta que los Heat no eliminaron a los Sixers nadie quiso hablar del enfrentamiento que todos también sabían que se iba a dar, y ahora simplemente ya tienen asumido y se preparan intensamente para afrontarlo.

"Creo que siempre pensamos que ocurriría en un momento dado el enfrentamiento con los Celtics, por lo tanto no es algo que nos pille de sorpresa", admitió James. "Lo importante es llegar a la serie en la mejor forma y eso creo que lo hemos logrado".

Por su parte, los entrenadores de ambos equipos son conscientes que también han trabajado desde el comienzo de temporada con la proyección que el duelo era algo inevitable.

"Cuando reforzaron el nuevo equipo, en un momento dado asumimos que si queríamos ganar otro banderín probablemente tendríamos que superar a los Heat y eso es lo que ahora nos toca hacer", comentó Doc Rivers, entrenador de los Celtics.

Mientras que Erik Spoelstra, el entrenador de los Heat, también reconoció que desde el inicio de temporada el equipo a batir en la Conferencia Este eran los Celtics dada su condición de campeones defensores y todo el potencial que tenían dentro de la plantilla.

Aunque nadie quiere hablar de las estadísticas, las mismas le son todas favorables a los Celtics, que en los 91 partidos disputados durante la temporada regular tienen ventaja de 55-36, incluida 3-1 en la del 201-11, y en la fase final de 4-1.