Los Bulls ya están en semifinales; los Lakers toman ventaja; y los Magic sobreviven

Esta vez no hubo sorpresas ni suspense en la jornada de los cuartos de final de la NBA con los Bulls de Chicago haciendo su mejor baloncesto que les permitió pasar a las semifinales de la Conferencia Este por primera vez desde el 2007.

Mientras que los Lakers de Los Ángeles también ganaron y convencieron ante los Hornets de Nueva Orleans para ponerse con la ventaja en la serie y los Magic de Orlando se reencontraron con su mejor acierto ofensivo para mantenerse con vida ante los Hawks de Atlanta.

El base Derrick Rose anotó 25 puntos y el alero sudanés Luol Deng aportó 24 para que los Bulls jugasen por primera vez su mejor baloncesto y derrotaron por paliza de 116-89 a los Pacers de Indiana en el quinto partido de la serie al mejor de siete que ganaron por 4-1.

Los Bulls pueden respirar un poco después de disfrutar de un desempeño dominante de Rose, su máximo candidato a Jugador Más Valioso (MVP), y de una victoria rotunda que llegó después de cuatro partidos dramáticos.

Ahora, pueden poner su atención en las semifinales de la Conferencia Este, donde se enfrentarán al equipo ganador que salga de la eliminatoria entre los Hawks y los Magic.

Rose no mostró ninguna limitación física después de torcerse el tobillo izquierdo en el cuarto partido y acertó ocho de 17 tiros de campo.

El base estrella dominó al inicio del encuentro y se destacó en el tercer período después de que los Pacers se acercaron a cuatro puntos.

Rose reaccionó con 10 puntos en los últimos seis minutos y los Bulls terminó el cuarto período con un parcial de 23-8 para definir el partido.

Los Bulls anotaron 14 de sus 31 intentos de triple, incluidos cinco del escolta Keith Bogans, que aportó 15 puntos, y tres de Deng y de Rose. Deng también repartió siete asistencias y capturó seis rebotes.

El pívot Joakim Noah aportó 14 puntos y ocho rebotes y los Bulls ganaron una serie de la fase final por primera vez desde que barrieron a Miami en la primera ronda en 2007.

El triunfo de los Bulls fue otro paso más en la reconstrucción del equipo de cara a volver a luchar por el título de campeones de liga que no ganan desde que lograron el sexto cuando jugaron juntos por última vez el base Michael Jordan y el escolta-alero Scottie Pippen.

El alero Danny Granger anotó 20 puntos por los Pacers, mientras que el ala-pívot Tyler Hansbrough logró un doble-doble de 14 tantos y 11 rebotes, pero Indiana estuvo abajo en el marcador todo el partido y registró 21 perdidas de balón.

El escolta Kobe Bryant anotó 19 puntos e hizo dos mates espectaculares con un esguince en el tobillo izquierdo para que los Lakers venciesen 106-90 a los Hornets y se pusiesen con la ventaja de 3-2 en la serie al mejor de siete.

El pívot Andrew Bynum aportó un doble-doble de 18 puntos y 10 rebotes, mientras que el ala-pívot español Pau Gasol llegó a los 16 tantos para que esta vez los dobles campeones defensores de liga ganasen y convenciesen con su juego.

Con la serie a su favor los Lakers mantienen sus esperanzas para obtener el tercer campeonato consecutivo con otro dramático partido de Bryant, quien se había lesionado el tobillo en el cuarto partido.

El escolta-alero de origen dominicano Trevor Ariza anotó 22 puntos y el base Chris Paul aportó un doble-doble de 20 tantos y 12 asistencias para los Hornets, que han perdido tres de cuatro desde su impresionante victoria en el primer partido de la serie.

Los Lakers esperan conseguir el pase a las semifinales cuando el jueves se enfrenten de nuevo a los Hornets, en Nueva Orleans, para el sexto partido de la serie.

La vuelta del escolta Jason Richardson se hizo en el momento oportuno al aportar 17 puntos para convertirse en el líder del ataque de los Magic que vencieron por 101-76 a los Hawks para jugar su mejor baloncesto ofensivo.

La victoria mantuvo vivas las esperanzas del Magic de ser apenas el noveno equipo en la historia de la NBA que gana una serie de la fase final tras ir abajo 3-1.

Si Orlando gana el sexto partido del jueves en Atlanta, recibiría el sábado a los Hawks en el decisivo séptimo encuentro en su campo del Amway Center.

El triunfo de los Magic tuvo doble valor porque lo consiguieron sin que su jugador estrella y franquicia, el pívot Dwight Howard, tuviese su mejor actuación ya que desde el inicio se vio afectado por las personales y se quedó con sólo ocho puntos y ocho rebotes.

Sin embargo, Orlando no lo necesitó en ataque, ya que se despertó de su racha de mala puntería con 11 triples.

El ala-pívot Josh Smith anotó 22 puntos para los Hawks, que encestó menos del 40 por ciento de sus tiros por apenas segunda vez en la serie.

El pívot dominicano Al Horford anotó nueve puntos, capturó 14 rebotes y dio seis asistencias para ser el mejor jugador de los Hawks en las acciones bajo los aros.